Su padre era de origen libanés y su madre, de origen croata. Su hermana menor lo incentivaba a que hiciera teatro, incluso quiso que participara en una obra de la escuela, pero Carlitos era muy tímido. No obstante, hacía bromas en los colectivos de la línea 39 de Chacarita, donde trabajaba para vencer su timidez. En sus comienzos participó de un concurso que ganó, bajo el nombre de Carlos Valdez.

Su padre estaba escuchando la radio cuando salió ganador, pero no lo reconoció porque Carlitos había cambiado su apellido por miedo a que lo retaran. Ya enterado de que había ganado y de que su padre no sabía que era él, decidió cambiar y llamarse Carlos Balá. Distintas generaciones lo recuerdan por sus programas infantiles y sus frases tan pegadizas, como “un kilo y tres pancitos” o “¿qué gusto tiene la sal?”.

El humor de Carlitos, intacto. (Foto: Hernán Nersesián/Crónica).

Siempre se destacó por el buen trato y cariño brindado a los niños fuera de escena, siempre dispuesto a firmar autógrafos o posar para fotos familiares, por ejemplo en las playas de Mar del Plata durante el verano. Hizo cine, teatro y televisión, es amado por sus colegas y hoy celebra los 94 con su flequillo espeso, su don de señor con mayúsculas y su veta solidaria que no divulga pero en más de una oportunidad visitó a niños enfermos de cáncer. Hincha del club de fútbol Chacarita, en varias oportunidades se puedo ver una bandera en las tribunas del estadio de este club con la cara de Balá. Un grande con todas las letras.

Trabajó en filmes como “Canuto Cañete, detective privado”, “Canuto Cañete, conscripto del siete”, y “Canuto Cañete y los cuarenta ladrones”, todas en los 60 con guiones de Abel Santa Cruz ,y en otras películas familiares que por lo general se estrenaban al inicio de las vacaciones escolares argentinas. Fue compañero en varios filmes de Palito Ortega en los 70 e hizo grandes giras teatrales por Argentina. Durante algunos años, las acciones actorales se desarrollaban en su propio circo.

Carlitos, con Panam. (Foto: Hernán Nersesián/Crónica).

En los años previos a la televisión por cable, Balá tenía un programa semanal, llevándolo al estatus de top en el entretenimiento infantil junto con el Capitán Piluso y Pepitito. El líder del grupo de rock Los Piojos sale a bailar con una careta de Carlos Balá en la canción titulada “El balneario de los doctores crotos”. Carlitos es de todos. ¡Feliz cumple, maestro!

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos