@RFilighera

Su partida nos dejó un sabor amargo, extraño y abrumadoramente difícil de poder digerir, luego de transitar sus últimos años con un duro padecimiento físico, donde no contaba, para colmo de males, con el menor atisbo de lucidez. A esto se le sumó la pérdida de bienes materiales y de una serie de ahorros, producto de una estafa en la que la Justicia no ha podido, hasta el momento, encaminar la causa. Beatriz Bonnet murió el 19 de febrero pasado en un geriátrico aquejada por Alzheimer y demencia senil y víctima, insistimos, de una estafa que la llevó a perder su casa, fruto de varios años de ahorros y esfuerzos.

Pesar y dolor

El coche fúnebre trasladó los restos de la actriz hasta el panteón de Actores del cementerio de la Chacarita en absoluta soledad. Hasta ahí llegó, solamente, el conductor del vehículo y un cura que bendijo el féretro en el momento de arribar. No hubo una sola flor y menos una corona. Tampoco se brindó la misa ni el responso. Solamente un móvil televisivo y el fotógrafo de un sitio periodístico. Manos anónimas se acercaron al lugar para portar el cajón hasta la morada final de la Asociación Argentina de Actores. Ese viernes de agradable temperatura y sol trataba de poner un marco de generosidad a esa impotente jornada de dolor e incomprensión. Nadie, absolutamente nadie, en aquel escenario frío e incomprensible. Aquella mujer que había convocado salas y auditorios colmados y que había recibido ramos florales por doquier, en las funciones de debut, se despedía sin alma alguna que la acompañara, ni rosa ni clavel para esa partida, ni ese mínimo aplauso que a modo de melancólico tributo pone sello al reconocimiento de una vida volcada al arte, a la sensibilidad y al buen gusto.

Sus raíces

Hija de madre soltera, Nelly Beatriz Auchter Bonnet -tal su nombre completo- nació en Gualeguay, Entre Ríos, el 11 de diciembre de 1930. En charla con este medio la querida actriz comentaba, en un reportaje realizado en el quinto piso de nuestra redacción (marzo de 2003), que “Yo soy la comedia. Humildemente creo que no tengo que aprender ya nada, porque fui dotada para este rubro con la mano de Dios. Nací para darle alegría a la gente, me divierto con mi trabajo y esto el público lo recibe de buena manera, con mucha felicidad”.

Canto y estudio

Precisamente, esos comienzos plagados de sueños y expectativas por abordar eran recordados por la emblemática actriz de esta manera: “Por aquellos años de descubrimiento de la actividad, estudiaba canto con el maestro Linares en un establecimiento de la calle Callao. En una oportunidad, Alberto Dalves, que fue uno de los galanes de Lolita Torres, me escuchó cantar y me sugirió que fuera al teatro Astral porque estaban tomando una prueba para un espectáculo musical que capitaneaba Mariano Mores. Tenía 17 años y tuve la suerte de ser elegida, finalmente. Ahí comenzó mi carrera en ese elenco del maestro y que estaba capitaneado por Enrique Serrano y Elena Lucena”.

Desde joven, fue una actriz de calidad. (Fotos Archivo Crónica)

Junto a Sandrini

En ese devenir de grandes obras y personajes del espectáculo nacional, Beatriz también puntualizó que “tuve la suerte de trabajar con Luis Sandrini en la pieza ‘El diablo andaba en los choclos’ y compuse a una chica rebelde, muy malcriada, rol que me encantó poder personificar. Aprendí una enormidad de Sandrini, un ser estupendo y adorable. Por esos tiempos, había estado en la inauguración del teatro Caminito con la dirección de Cecilio Madanes. Hice ‘La zapatera prodigiosa’ y ‘Anfitrión’, de Moliere. De esta manera, tuve la posibilidad de poder ir aprendiendo sobre el escenario mismo y, por otra parte, iba realizando cursos de grandes maestros como Heddy Crilla”.

“Mi bella dama”

Y así se fueron sucediendo trabajos de particular magnitud hasta que llegó uno de ellos que puso una bisagra: “Se hizo presente ‘Mi bella dama’, en calidad de reemplazante de Rosita Quintana, la actriz principal de dicho espectáculo. Un imponderable se adueñó de mi persona y me vi, entonces, en la posibilidad de llevar a cabo mi debut como actriz protagónica. Todo me salió de maravillas y, luego, se dio cita la televisión, un ámbito que me trajo muchas gratificaciones”.

Otro hito: “Mame”

La profesión, en consecuencia, se fue afianzado, cada vez más, logrando generar Beatriz un camino surcado por bellas experiencias y grandes desafíos. “Luego se presentaron otros trabajos como ‘Mame’. En ese entonces estaba con toda la onda y, por consiguiente, tenía la posibilidad de realizar roles muy competentes. Realmente, es una lástima que actualmente esté perdiendo mucho tiempo, es doloroso, pero la situación se presenta de esta manera. Entiendo que he rendido mucho examen para volver a tener que empezar, casi, de cero. Dios me ha dado la posibilidad de divertir a mucha gente y esto, por supuesto, no lo voy a perder”.

Un papel que marcó su carrera. (Archivo Diario Crónica)

Teatro de texto

Y en esa visión retrospectiva de recuerdos y glorias, Beatriz señalaba que “en ‘Mame’ me sentí muy compenetrada con el personaje protagónico: es un poco loca pero de genuinos y valorables sentimientos. Me sentí muy a gusto, insisto. Después hice otra obra que fue ‘Pipin’, propuesta que tenía bailes algo extraños y que contaba con la coreografía de Bob Fosse. Con la comedia yo me encuentro como en mi propia casa por la amplia variedad de matices que te brinda. Después hice ‘Los árboles mueren de pie’, escrita y dirigida por Alejandro Casona, y así dadas las cosas, el teatro me fue enseñando mucho y todos esos conocimientos que tuve la suerte de aprender los quiero volcar, ahora, hacia los más jóvenes”.

La televisión

En tanto, a nivel televisivo, Beatriz Bonnet tuvo recordadas participaciones en ciclos como “Casino Philips”, junto a Héctor Coire, y también en “Musicalísimo” y “Espectaculares”. Precisamente, en esos ciclos la actriz dio rienda suelta a toda su gama creativa, componiendo numerosos personajes. No obstante, el teatro siguió presente y otro de sus grandes aportes al escenario fue “No me toques el amor propio”, compartiendo elenco con María Aurelia Bisutti, Ernesto Bianco, Osvaldo Miranda, Atilio Marinelli y Alejandra Da Passano.

Única

Por su ductilidad y armonía en el canto, más el plus de tener una muy destacada planta para la actuación, un crítico de la época definió a Beatriz Bonnet como “la Doris Day argentina” en comparación con una de las estrellas más destacadas de la época dorada de Hollywood. De esta manera, Beatriz fue ocupando un espacio más que valioso en la estructura de las comedias musicales y su repercusión generó, también, un valioso reconocimiento del público.

Beatriz Taibo María Garay y Beatriz Bonnet, tres glorias. (Archivo Diario Crónica)

Éxitos en el cine

Triunfos y grandes éxitos coronaron la trayectoria de Beatriz Bonnet también en el ámbito cinematográfico, con una sonrisa de la que no se alejaba nunca y dueña de melodiosa voz que cautivaba y le ponía sello indiscutible a la comedia musical. Sus filmes tuvieron un registro marcado por la sensibilidad y ese toque de creatividad y buen gusto. En 1953 participó en “Mansedumbre” y “El pecado más lindo del mundo”; 1955: “Canario rojo” y, luego, “Novia para dos” (1956). “Operación G”, “Los que verán a Dios” (1962), “El club del clan” (1964), “La pérgola de las flores” (1965), “Con el más puro amor” (1966) y “Necesito una madre”, “Villa Delicia, playa de estacionamiento”, ambas de 1967. Su carrera prosiguió con “Un muchacho como yo” (1968), “El bulín” (1969), “Pasión dominguera” (1970), “El profesor erótico” (1976) y “Sálvese quien pueda” (1984).

Por R.F

Ver más productos

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

Ver más productos