La verdad salió a la luz, y con ella estalló la polémica. Esta semana, Barbie Vélez confesó que su enigmático novio es quien todos sospechaban. Lucas Rodríguez es su "hermanastro", con quien no hay vínculo sanguíneo, pero si comparten un hermano en común, Thiago, hijo de Nazarena Vélez y Fabián Rodriguez.

En medio de las habladurías y las opiniones cruzadas, la hija de Nazarena habló en "Los ángeles de la mañana" sobre el tema y defendió su relación: "Me lo estaba guardando porque sentía que necesitaba el momento indicado, creo que toda relación necesita su momento y que no hay que apresurar las cosas".

Barbie y Lucas Rodríguez

"Nunca me interesó el prejuicio y sé que van a hablar de todas formas”, dijo refriéndose a quienes la juzgan por considerar que ella y Lucas tiene un lazo familiar, aunque no sanguíneo.

"Pero él (Lucas) no es una persona conocida y, si bien yo estoy acostumbrada a entender y a que no me afecte tanto lo que dicen, una persona que no trabaja de esto no tiene por qué entenderlo y le puede afectar más… Entonces, sí, era una forma de cuidarlo, obviamente", señaló.

Por otro lado, reveló que no era su intención blanquear la relación de la manera que lo hizo, pero en medio de la nota para la revista "Gente", en la que confesó su amor, tuvo un desliz y se le escapó: "La nota no estaba pautada para decir quién era. Iba a decir, como siempre, que estaba de novia y que estaba bien. Pero me pisé, dije el nombre y ya estaba grabado… Y fue una forma de decir: ‘¡Y bueno! Ya fue, ya está blanqueado...".

 

 

Además se refirió a la reacción de Thiago, el hermano que la modelo y Lucas tienen en común: "Súper natural la reacción de Thiago, y me parece que los niños terminan siendo más inteligentes que todos nosotros. Lo primero que dijo fue 'pero ustedes no son hermanos'".

Por último reveló que todavía no hay convivencia ni planes a futuro. "Vamos bien, vamos lento, no quiero quemar etapas como hice muchas veces. Hay que respetar los tiempos que una relación necesita"