Diego Maradona se recuperó luego de descomponerse tras la victoria de Argentina ante Nigeria en la fase grupos y pudo presenciar el partido de la Selección por octavos de final ante Francia, en el Kazán Arena.

En esta oportunidad, el Diez estuvo acompañado de su novia, Rocío Oliva, que el jueves a la tarde viajó desde Ezeiza hasta Moscú.

A diferencia del partido anterior, Diego estuvo  más tranquilo y disfrutó de los goles de la Selección, aunque terminó sufriendo por la derrota.

Sin embargo, testigos aseguran que se retiró muy tranquilo del estadio. ¡Mirá las imágenes!

Diego  y R ocío, felices en la previa. (Foto: Reuters).
Diego y Rocío, a los  besos (Foto: Reuters).

 

Diego alienta (Foto: Reuters).