Gladys "La Bomba Tucumana" está en el centro de la escena mediática por sus constantes peleas y cruces con todos los participantes del "Bailando". Pero también por sus declaraciones personales.

Invitada al programa de Mirtha Legrand hizo una escalofriante confesión jamás revelada hasta el momento: "Tuve una niñez muy horrible con un padre golpeador, fui una chica muy humilde y vi todo lo que mi padre le hacía a mi mamá, la mataba a golpes y con todos mis hermanitos la mirábamos por abajo de la puerta", confesaba.

A casi un mes de esas fuertes declaraciones, Olga Jimenez, hermana de a cantante tropical, decidió contar su versión de los hechos, alegando que la repercusión de la visita de Gladys a lo de Mirtha le estaba causando mucho daño.

"No me parece bien el lugar que eligió para contar lo que le pasó, ahora salgo a la calle y la gente me pregunta cosas sobre mi padre, cosas que yo no había contado ni a mis hijos ni a mi marido. Estoy dolida, me parece mal que haya ventilado la vida privada nuestra. Ya pasaron 42 años de la muerte de nuestro padre, no me parece bien que hable de él", disparó desde Tucumán en un móvil para Intusos.

Si bien Olga admitió que era cierto que su padre era golpeador y, tal como había asegurado su hermana, su madre tuvo que retirarse de la casa de la familia por los golpes, intentó defenderlo y lo justificó a toda costa: "Si, era golpeador, pero creo que en esos años las cosas eran asi. Mi padre es como San Martín y Belgrano, hay un busto de él en la plaza, a él lo mataron en un enfrentamiento policial contra los extremistas para mi él es un héroe".

Por otro lado, aseguró que la cantante tropical "siente vergüenza" de su familia y "se mantiene alejada": "En un programa que fuimos a alentarla ni nos enfocaron. Yo siempre estoy cercana, pero ellos (Gladys y Santiago) ni nos hablan, no nos llaman. Pero debería tener vergüenza del novio, no de nosotros", disparó.

Por último, la tía de Tyago Griffo remarcó que siente mucho amor hacia su hermana aunque no está de acuerdo con su conducta en el último tiempo: "Yo estaba orgullosa de mi hermana pero ya no lo estoy  más. Estaba orgullosa porque todo lo que consiguió lo hizo con trabajo y sacrificio. Pero hoy no me siento orgullosa porque no me gusta el papel que está desempeñando. Ya no queda mucho de la Gladys que una vez fue, ella era muy buena y ahora se pelea con todo el mundo".