Alberto Cormillot y Estefanía Pasquini se convirtieron en padres. Emilio nació a las 00:05 de este viernes 17 de septiembre y se encuentra perfecto, según declaró el doctor: "¡¡¡Somos mamá y papá!!!".

"¡Bienvenido Emilio! Gracias por los miles de mensajes que nos están llegando. A lo largo del día van a tener noticias nuestras. Lo más importante: estamos muy bien y muy felices", escribió emocionado el médico nutricionista de 83 años en sus redes sociales.

Es que después de tanta incertidumbre y deseos de ser padres con su pareja de 35 años, la llegada del niño, su tercer hijo, fue toda una alegría. 

Pero durante todo este tiempo, Stefanía expresó sus temores sobre la posibilidad de quedar embarazada y cómo sería transitar la dulce espera. Así lo manifestó en su cuenta de Instagram tiempo atrás. Al respecto advirtió: "Todos los 15 en la iglesia de José Cubas 3599, Villa Devoto, dan las bendiciones a todas aquellas personas que buscan un bebé por medio del embarazo o adopción. Les quiero contar mi experiencia y por qué cada sábado y cada 15 estoy ahí presente. La quiero contar porque como mujer sufrí por esto que se veía como casi un imposible".

Y continuó a corazón abierto: "Hace unos años decidimos que queríamos ser papás con quien hoy es mi marido, pasaba el tiempo y nada, por ende uno empieza a buscar los motivos, por esto es muy importante hacer controles médicos, ahí pude enterarme qué tenia y por qué no podría quedar embarazada".

"Comencé a hacer lo que los médicos me decían, pero no fue muy fácil, porque más allá de darme un tratamiento me aseguraban que era casi imposible con mi condición. Pese a eso seguimos, pese a las pocas expectativas, pese al manoseo que se puede sentir en éste tipo de tratamientos y la desmotivación por ver que pese a toda la medicación que me inyectaba a diario y todo lo que hacía no lograba nada", sostuvo. 

Pasquini aseguró que volvía llorando a su casa: "Me cortaban a la mitad total. No había respuesta de mi organismo y de más, pero seguimos", manifestó angustiada. Y remarcó: "Un día gracias a Dios una mujer me escribió por acá y me dijo que vaya a esta Iglesia, lo mas loco es que ella es de religión judía, no obstante igual me lo recomendó".

"Fui y ese mes fue cuando me enteré que estaba embarazada. Después de tantos fallidos, acá estaba con Emilio creciendo en mi. Creo que muchas veces necesitamos creer en algo, que necesitamos la paz, más cuando pasamos por tantas situaciones de estrés y también sentir que hoy alguien más me lo cuida, porque cuando cuesta tanto algo... Todo te da terror a perderlo... A que le pase algo, sigo insistiendo, es necesario ver a los médicos y entregarse, pero también es necesaria esta fuerza de la fe", cerró.

Por su parte, el profesional de la salud también expresó sus miedos en base a su edad y se lamentó de no poder verlo crecer: "Por ahí los temores a no poder... ¿Por qué quiero llegar a los 105? Para verlo recibido". 

Sin embargo, ahora el matrimonio vive su presente con alegría y disfruta de la llegada de su primer hijo, Emilio.

¡Felicitaciones!