Agustín Casanova ingresó al Bailando 2017 como reemplazo de Pedro Alfonso, pero no soportó la presión, las críticas del jurado y los celos de su novia. Todo este combo derivó en que decida apartarse del show, tal como hizo el año pasado.

Desde que tomó la drástica decisión, el cantante de "Márama" no explicó sus motivos ni habló con los medios al respecto. Pero finalmente, Casanova rompió el silencio y contó todo. 

"Me encerré en el hotel y me quedé pensando después de renunciar. Estaba muy mal y fue una imagen muy depresiva", expresó en una entrevista para El Trece y agregó: "No dormí. Me revolcaba en la cama. Ni bien salí del Bailando, me sentía muy mal y sabía que no podía seguir".

"Mucha gente me aconsejó que abandonara, pero pasó más por mí. A la primer persona que escuché y le pregunté cómo estaba fue a mí mismo", agregó además.

Luego, hizo mención sobre su relación con Sofía González: "Se han encargado de agrandar todo. No era así como la gente piensa. No era así como los medios hablan". Además, remarcó que "Sofi es una persona divina, la única que me apoya acá en Argentina. Yo la entiendo a ella en un montón de cosas, y ella es una persona muy comprensiva".

Luego, reveló que se reencontró con su novia recién una semana después de la renuncia, y que durante todo ese tiempo estuvieron en contacto: "Ella se preocupó mucho por mí".