El periodismo se encuentra de luto. Falleció ayer el colega Marcelo Zlotogwiazda quien, precisamente, había cumplido 61 años el pasado 6 de octubre. Afectado de cáncer, no cejó un ápice en su actividad profesional y continuó hasta la semana pasada con su habitual ciclo (Desafío 20.19) por la pantalla de C5N.

Con voz entrecortada por la emoción, Gustavo Sylvestre expresó anoche el siguiente testimonio: “Con el último aliento estuvo aquí, en el estudio, y realizó el programa la semana pasada. Ayer (por el lunes) quiso presentarse y realizar el programa, pero el médico se lo prohibió. Murió, en su casa, rodeado de sus seres queridos. Hasta siempre, Marcelo”, destacó con marcada congoja.

LEÉ TAMBIÉNFalleció Marcelo Zlotogwiazda

Como una manera de ponerle firma a sus convicciones profesionales más profundas, y tal como señalamos, Zlotogwiazda trabajó, prácticamente, hasta el suspiro final; precisamente, el
lunes escribió una de sus habituales columnas en el portal Infobae sobre el debate entre los candidatos presidenciales llevado a cabo el domingo pasado en la ciudad de Santa Fe. 

Marcelo Zlotogwiazda perteneció a la camada de jóvenes periodistas que tomaron particular
brillo bajo la égida de Jorge Lanata. En este sentido, junto con Ernesto Tenembaum, Reynaldo Sietecase y María O’Donnell (quienes manifestaron en las redes su profundo dolor), expresaron una búsqueda de investigación y permanente mirada crítica sobre el poder y sus abusos e hicieron escuela sobre una nueva forma de hacer periodismo. También había hecho parte de sus primeras incursiones en el ciclo radial “Sin anestesia” con la conducción de Eduardo Aliverti.

Licenciado en economía, periodista, conductor radial, televisivo y escritor, Marcelo Zlotogwiazda no comulgó con ningún oficialismo y su prédica siempre transitó el camino de la búsqueda de la verdad.

LEÉ TAMBIÉNLos mensajes de los políticos tras la muerte de Marcelo Zlotogwiazda

En cuanto a su mundo doméstico, Marcelo confesó hace algunos años que corría un mínimo de cuatro o cinco veces por semana, y a eso le sumaba alguna actividad en el gimnasio. “Cuando salgo a correr, por lo general lo hago en el Parque Saavedra, porque está a cuatro cuadras de mi casa. Pero voy cambiando: a veces elijo la colectora de la General Paz o el Parque Sarmiento y los domingos, por lo general, que es cuando hago fondos, salgo por Figueroa Alcorta hasta Palermo”, detallaba, aunque su adicción al maldito cigarrillo durante muchos años afectó, en alguna medida, su estructura pulmonar y, lamentablemente, le
hizo pagar caro tributo a la integridad de su organismo.