La relación entre Rocío Robles y el hijo de "La Bomba" Tucumana, Tyago Griffo, fue una de las más escandalosas del verano. Hubo muchas idas y vueltas entre ellos, hasta que finalmente se dio por terminada. 

En comunicación con "El Show del Espectáculo", el ciclo radial de  Ulises Jaitt y Gastón Samá en Radio UrbanaBA, la bailarina dio más detalles de su ex: "Tyago se cree tan importante que piensa que me hago amiga de su ex, Azul, para hablar mal de él y perjudicarlo. Es su parecer, no me hice amiga de ella. Sí me solidaricé cuando le hizo una denuncia por violencia de género. Hablé con ella y me cerraron muchas cosas. Entendí por qué ella había publicado mensajes suyos cuando él ya estaba conmigo. Él la agarró del cuello, no es una boludez".

Robles anteriormente lo había acusado de violento y acosador, cuando contó que el "Bombito" le había roto una puerta de placard y que en ese momento estaba "como transformado": "Lo del placard pasó. Me lo arreglaron y quedó como el culo. Sigue roto. Eso sucedió. Le pedí que se vaya de mi casa y le dio un portazo fuerte a la puerta y esa puerta da contra el placard. Entiendo que fue sin querer. También admito que nunca me pegó. También conté un acoso que sentí durante todo el verano. Fui a ver a un abogado y le pusimos un límite".

"No sé si es un psicópata. No sé si para tanto. Algo no está bien. Cuando lo escucho por tele es una persona y cuando me escribe es otra", dijo la bailarina. 

Además, aseguró: "Todo lo que él me mandó lo tengo guardado en una carpetita que le mandé a mi abogado".