El proyecto plantea que “la caracterización de los personajes cuestionan y desnaturalizan ciertos estereotipos asignados a los géneros y las familias”, al tiempo que “abre discusiones que se corresponden con los tiempos que corren”, entre los que se destaca la sexualidad, la identidad de género, la diversidad, la parentalidad y temas de salud como la obesidad y el cáncer de mama.


“Nos parece importante destacar el aporte a la integración, la inclusión y la diversidad que hace ‘ 100 días para enamorarse’. Que la ficción argentina tenga una perspectiva de derechos y que se construya ciudadanía desde nuestra cultura es un hecho para ponderar y tomar como ejemplo”, sostuvo Recalde.


"El miércoles vivimos una jornada histórica, donde cientos de miles de mujeres y jóvenes salieron a la calle a exigir un nuevo derecho: el de interrumpir de manera voluntaria un embarazo. Aunque el Senado decidió darle la espalda a esta demanda, mas temprano que tarde el proyecto será ley. Desde nuestras bancas vamos a acompañar este movimiento y todos los que impliquen más derechos para los ciudadanos y ciudadanas”, agregó.

El proyecto contó con el acompañamiento de todos los bloques que integran la Legislatura Porteña.