@Rfilighera

"El hecho de ser hijo único, jugar en la vereda y entrar en casa sin tener hermanos con quienes seguir jugando, hizo que la tele se convirtiera en mi gran aliada. De esta manera, me permitió crear mundos imaginarios en mi cabeza ya que debía entretenerme conmigo mismo”, arranca la charla José María Muscari

Toma su té de hierbas y se alimenta con un complemento de clara de huevo. Quiere adelgazar y, en este sentido, está realizando una dieta equilibrada y rigurosa. El dramaturgo es disciplinado, tanto en el arte como en la vida.

Muscari, íntimo (Hernán Nersesian/Diario Crónica)

Un coqueto bar de San Telmo, cerca de su domicilio, es el espacio de reunión para una charla abierta con el también actor y director. Sin agenda, contestó todas las preguntas de DiarioShow.com. Le propusimos que nos contara, a modo de síntesis, su vida. "En la época en que yo era chico, las ficciones ocupaban, de la mano de Alejandro Romay, un lugar de privilegio. Me crié viendo a los actores en mundos imaginarios. En ese entonces los veíamos sólo en la actuación y no, quizás como ahora, hablando de sus vidas privadas", evoca. Muscari afirma que "el mundo del espectáculo y de la ficción viene enraizado en mí desde ese lugar”.

-¿Cómo fue tu infancia?

-Tuve una infancia muy feliz. Hijo único muy deseado y con dos padres siempre muy atentos a mí pero con su bagaje de trabajo que les demandaba a ambos una cantidad de tiempo grande. Mi viejo era carnicero y verdulero y mi mamá realizaba tareas de limpieza en casas particulares. Por otra parte, tuve una familia muy grande y las reuniones de Navidad y Año Nuevo se convertían en verdaderos acontecimientos.

(Hernán Nersesian/Diario Crónica)

-Sospecho que la mujer ocupa un rol muy importante en la toma de decisiones de tu familia.

-Sin lugar a dudas. Ha sido una familia muy matriarcal; en consecuencia, la mujer ocupa un rol decisivo en mis obras, en mi fascinación y es fuente de inspiración permanente.

-¿Y cómo se ubica el rol de papá en esta mesa mayoritaria de almas femeninas?

-En mi historia, el personaje del hombre siempre ha sido secundario en mi vida, por lo que venimos comentando. Y entiendo que esto se traslada también a mi producción artística.

-¿De chico tuviste más amigas que amigos?

-Tanto en la primaria como en la secundaria siempre tuve perfiles de liderazgo. Y siempre me relacioné muy bien tanto con hombres como con mujeres.

Ninguna crisis

A modo de reflexión íntima, José María destacó que “tengo 40 años y no asocio ninguna etapa de mi vida a una situación de crisis o conflicto. El paso de la niñez a la adolescencia y a la adultez ha sido siempre con marcada naturalidad”.

Por otra parte, opinó que “trato de no relacionarme con gente conflictiva en mi vida laboral así como tampoco en mi mundo personal. Esto me construye como individuo y se traslada a la profesión. Contra los tabúes".

(Hernán Nersesian/Diario Crónica)

-La identidad sexual que asumiste en un momento de tu vida se convirtió en un punto de inflexión, ¿no?

-La sexualidad nunca fue para mí un tema prioritario. Hasta los 20 años me gustaban y salía con mujeres. Tuve novias. En cambio, a los 20 estuve por primera vez con un hombre que se convirtió en mi novio durante tres años. Cuando estuve con ese hombre, no me asumí como gay, sino que estaba convencido de que se trataba de un eventual enamoramiento con alguien de tu mismo sexo y que nadie está exento de esto. Pensaba, entonces, que cuando terminara esa relación, mi naturalidad era volver a relacionarme, sentimentalmente, con mujeres.

De hecho, sucedió. Volví a estar con mujeres después de esa relación pero me di cuenta de que no tenía feeling ni atracción ni enamoramiento con ellas. Había algo que no se completaba en mí. Por lo tanto, a partir de esto me asumí como gay, con el antecedente de haber estado con un hombre sin conflictuarme por ese hecho. Como dije antes, nunca he tenido crisis y, además, la sexualidad no ha sido un problema para mí. Es decir que nunca hubo un conflicto familiar por mi sexualidad así como tampoco en el terreno laboral o de amistad. La sexualidad nunca ha sido un tema para mí y forma parte de mi discurso cotidiano sin que eso genere fractura.

-¿Cómo reaccionó tu mamá?

-Cuando descubrió una foto abrazado a mi novio de ese entonces me dijo: 'Hijo, yo te voy amar por siempre, hagas lo que hagas'. Ahora me encuentro en pareja y mi mamá es más fanática de mi novio que de mí. Habla con él por teléfono todos los días y tiene un vínculo muy fuerte.

-¿Y tu papá?

-Mi viejo falleció hace 8 años y nunca me preguntó, y yo tampoco le conté. Asimismo, no le dije lo contrario ni le mentí. Hay que tener en cuenta que mi viejo le llevaba 20 años a mi mamá y era de otra generación. La sexualidad no está en lo que uno elige sino en algo que te viene legado entre un montón de otras cosas. Después uno puede negarlo y conflictuarlo. Yo lo despejo y lo expulso.

-¿Te sentiste discriminado en alguna oportunidad?

-Tuve suerte pero creo que he trabajado mucho para que la discriminación no forme parte del ideario cotidiano de alguien contra mí. Si a alguno le produce un conflicto mi sexualidad, es un problema del otro. No afecta mi vida de relaciones, ni mi trabajo, ni el universo doméstico del vecino. Quién se acuesta en mi cama o con quién construyo mi vida es un tema muy personal.

-¿Sufriste acoso en alguna oportunidad?

-Nunca. Y si lo sufrí, te soy honesto, no me di cuenta. Todo lo que me molesta lo eyecto. Para los hombres, es más fácil este medio y la vida en general. Para las mujeres, en cambio, es más complejo. Hay que ser consciente de que existe un machismo heredado que viene de antaño y nos va a costar mucho tiempo sacarlo del lomo.

Muscari está comprometido con su novio, Guillermo D'Anna

-¿Qué opinión te merece la movilidad de “parejas abiertas”?

-Yo soy convencional, monogámico, y la fidelidad forma parte de mi cotidianeidad y valores.

-¿Tendrías relaciones, otra vez, con una mujer?

-Ya tengo muy definido que, en mi caso, el amor tiene que ver con los hombres y los hombres generan en mí un estado abarcativo que las mujeres no.

-¿Te gustaría ser papá?

-Me encantaría. En este momento estoy desbordado de trabajo y en algún momento va a llegar, ese remanso seguramente, en donde el deseo de paternidad se convertirá en realidad.

-¿Qué opinión te merece la fertilización de óvulos?

-Yo creo que cualquier método es bueno para ser padre o madre. En mi caso personal estoy seguro de que cuando sea padre va a ser por adopción. Es el formato que más me gusta y, además, habiendo tantos niños que vinieron al mundo y no tienen familia, lo mejor es construir con la ley del amor.