Por @tomasdv55

Fuera del escenario, Ángela Leiva se muestra igual de alegre y agradable que cuando está arriba de él, interpretando sus canciones para su público. Con una risa extremadamente contagiosa, la renombrada cantante de cumbia tropical responde a las preguntas de DiarioShow.com con la serenidad de quien tiene años de experiencia haciendo entrevistas, algo que en el caso de Angie, como le dicen desde muy chica, es difícil de creer debido a sus jóvenes 29 años.

No obstante, el éxito llegó a su vida hace mucho tiempo, casi desde que era niña. Cantando baladas pop llegó desde Tandil a la ciudad de Buenos Aires con su familia, donde un grupo de amigos músicos la incentivaron a superar su gran timidez y compartir su talento con la gente.

-¿Cuántas horas dormís por día?

-Varía, porque los fines de semana no duermo casi nada. Trabajo en boliches de noche, entonces salgo un viernes, llego el sábado temprano a la mañana, desayuno, me voy a dormir un rato y de ahí vuelvo a trabajar el sábado a la noche.

-¿Cómo es tu rutina fuera de lo laboral?

-Soy muy casera, pero también me gusta salir con mis amigos y recuperar el tiempo que pierdo el fin de semana. Digamos que tengo una vida al revés de todos, en la semana estoy con muchas ganas de hacer cosas y el resto está trabajando, y los viernes y sábados al revés. -¿Cocinás?

-Me gusta mucho hacer guisos. Hago salsas, más que nada salsa roja o bolognesa, esa es mi especialidad.

-¿Un plato que sea una debilidad?

-No puedo con la pasta. Los ravioles de verdura con bolognesa son mi plato favorito.

-¿Mirás televisión?

-En el momento que puedo veo algo de chimentos a la tarde. El "Bailando" para chusmear y después soy bastante novelera, pero ahora no estoy enganchada con nada. No me gustan las series de Netflix, veo sólo cosas argentinas. "El marginal" y "Fanny, la fan" fue lo último que vi y me gustó mucho.

-¿Qué música escuchás?

-De todo. Desde la cumbia hasta el pop latino, el rock nacional. Muy poca música en inglés porque como no hablo inglés, no me llega. Yo soy muy de interpretar, de prestarle atención a la letra, entonces no me transmiten tanto.

-¿Cómo te llevás con las redes sociales?

-Manejo yo mis propias cuentas. Chusmeo Twitter porque te enterás de todo. Instagram también, pero no soy adicta. No estoy todo el día con las redes, más con WhatsApp que otra cosa.

-¿Cómo cuidás tu figura?

-Voy al gimnasio pero casi obligada (risas). Soy un bicho bastante raro porque no me gusta ir a lugares donde hay mucha gente. Pero ahora estoy yendo porque lo necesito, por el ritmo de mi trabajo. Por lo menos tener alguna constancia de entrenamiento. Ahora estoy haciendo electrofitness; que son 20 minutos que supuestamente valen por 3 horas de trabajo.

-¿Pero no tiene que ver con algo estético?

-Un poco de estética también, pero soy muy vaga con el tema de las dietas, entonces lo tomo más como un trabajo para estar bien y para mis shows.

-¿Cómo sería tu cita ideal?

-Soy muy relajada. Mientras me esté riendo está todo bien. Me gusta que la otra persona tenga humor, pero soy muy simple. Puedo estar tomando una cerveza, no necesito algo muy ostentoso.

-¿Tenés tatuajes?

-Me hice unas estrellas en la mano cuando era chica, porque estaba encaprichada, pero ahora un poco lo odio. Porque a veces uno quiere pasar desapercibido en algún lugar y el que me conoce te mira la mano primero, entonces si me quiero esconder, no puedo. Después tengo una frase en inglés en la espalda para mi mamá, y el nombre de ella en la muñeca, pero quiero hacerme más. Mi mamá dibujaba todo el tiempo, y lo hacía muy bien. Y tengo un pedacito de papel donde dibujó un osito arriba de una estrella, hermoso, y desde que falleció hace cuatro años me lo quiero hacer y no encuentro quién o cuándo.