@Rfilighera

Es una referencia fundamental en el mundo de la movida tropical. Su relación afectiva con el cantante El Polaco, de la que nació Sol Celeste, acrecentó su presencia mediática y, luego, su pareja con el Kun Agüero la catapultó aún más, gracias a esa particular simbiosis entre fútbol y bailanta.

Bajo el mágico y espectacular diseño escenográfico del Teatro Colón, en ocasión de anunciar sus presentaciones en el ciclo “Únicas” que fue un gran éxito hace unos días, Karina charló con DiarioShow.com.

 

Con sus pujantes 31 años, Karina Jésica Tejeda (tal su verdadero nombre) ha transitado una carrera musical, desde la interpretación y la autoría, con marcada respuesta en los sectores populares. Con anclaje en el género de la cumbia santafesina, Karina ha generado verdaderos hits musicales como “Corazón mentiroso”, clave en su trayectoria, y “Sin vergüenza”, favoritos en su amplio terreno de seguidores.

La posibilidad de estar nuevamente en el Teatro Colón como marco de los espectáculos gratuitos (antes había participado en el ciclo “Elegidas”) es para la cantante una circunstancia de enorme felicidad.

“Pertenecer a la música tropical y ser convocada para este ámbito y estar junto a artistas importantes a nivel local e internacional, es una situación muy gratificante”, afirma la intérprete.

Sin alejarnos del tema, Karina sostiene que “por un lado se trata de algo que nunca me lo imaginé, pero tampoco me lo propuse. Y está bueno, realmente, ir sorprendiéndose a través de las cosas que nos van pasando en la vida”.

-¿Existe con el género tropical una suerte de discriminación musical?

"Fijate qué detalle tan importante: a la cumbia no se le reconoce la importancia que tiene a nivel nacional, en todo el país. Y no hablo de mí, pero hay artistas tropicales que convocan mucho más que otros géneros, y también que algunos internacionales. Por otra parte, tomemos conciencia de que aquí se consume mucha música tropical, con toda una estructura que se moviliza y que pone en funcionamiento fuentes de trabajo. Este no es un detalle menor. Y no tenerla en cuenta como género importante entiendo que sería una falta de respeto grande. Las letras ya te llevan a dibujar historias que forman parte de nosotros. Hay países donde se consume más un género musical que en otros lugares. Y, reitero, en nuestro país, la cumbia se escucha muchísimo".

-¿Y en lo personal cómo te afecta?

"Durante muchos años me costó ser parte del mundo tropical y hoy, en los tiempos que corren, felizmente no se siente tan así".

 

“No reconocer a la música tropical sería una verdadera falta de respeto”.

-¿Cuál es tu búsqueda personal en lo artístico?

"Yo vengo del karaoke, donde hacía un repertorio melódico y también me animaba al tango y al jazz, incluso temas en inglés. En consecuencia, en mis shows te vas a encontrar, además de la cumbia, con temas de tango, la salsa, el rock o melódicos. Con esto te quiero decir que bajo ningún aspecto me olvido de mis raíces".

-Por este abordaje amplio de géneros musicales, en alguna oportunidad fuiste criticada.

"Claro, porque hay algún sector que nunca consumió un solo minuto de música y asegura que yo me quise cambiar de bando musical. Todo una enorme mentira. Calculo que uno es ignorante cuando opina de cosas que no sabe. Y, en el caso puntual mío, hay también gente ignorante que opina sobre mí y no está al tanto de mis cosas".

-¿Sos muy exigente en tu disciplina laboral?

"Por supuesto. A mí me va muy bien porque trato de no quedarme ni conformarme. Soy una persona que no se cree 'la mejor'. Al contrario, reconozco mucho mis fallas, entonces esto me ayuda para ir adelante. La trayectoria, la experiencia, el oficio se van adquiriendo con el paso del tiempo. Y bienvenida sea esta circunstancia. Te confieso que en mi segundo disco tenía muchos vicios y como cantante era horrible. Entonces, a partir de ahí, me dije: 'Yo quiero superarme', y hoy estudio piano, guitarra, voy a clases de canto, aprendí a respirar, manejo mejor mi voz".

 

-¿Cómo está tu vínculo sentimental con el Kun Agüero?

"Lamentablemente, se habla de ciertas cosas porque no queda otra. Salir con una persona que es muy importante hace de este tipo de especulaciones algo muy normal y no puedo renegar de ello. Aunque sí puedo poner límites; hasta qué punto quiero hablar del tema y hasta dónde puedo abrir las puertas de mi intimidad. No lo hice en ningún momento de la relación, ni cuando nos separamos ni ahora (¿reconciliación?) tampoco. Es una linda forma de cuidar lo que una quiere".

-Entonces...

"Hablamos, pero eso no quiere decir que volvimos".

-¿Es muy difícil tener una pareja cuando ambos están marcados por las actuaciones y los viajes, de manera permanente?

"Es complejo en la discontinuidad del tiempo compartido, pero el amor supera todo tipo de circunstancia que pueda ser adversa. No es fácil, tampoco imposible".

 

-¿Que nos podés decir de tu rol de mamá?

"Estoy muy feliz en esta etapa de mi vida. No bien uno cruza tres palabras con Sol se dará cuenta de cómo es criada. Recibe muchísimo amor y es una nena muy educada y, gracias a Dios, es muy inteligente".

-¿Te gusta dedicarte a las tareas domésticas?

"Todo depende del tiempo con que uno pueda contar. A mí me gusta la casa, me gusta cocinar, pero los tiempos que exige el trabajo del día a día te insume una parte importantísima del día. No obstante, trato de multiplicarme en todas las tareas que pueda", finalizó.