@perez_daro

Si bien cultiva un perfil bajo, su talento lo lleva a protagonizar comedias y dramas que suelen ser exitosos, lo que le da mucha y constante exposición. Juan Minujín, en charla con DiarioShow, habla de esa diferencia entre el resultado de su trabajo, que difiere de la verdadera búsqueda.

“Es muy interesante que la gente empatice con tu trabajo. Hace unos años hice la novela ‘Viudas...’ en la que era un gay que estaba casado con una mujer y no se animaba a vivir su vida homosexual, y de a poco se fue liberando y rebelando contra la sociedad. Era empático al 100%, todos están a estar a favor de que un personaje así cumpla sus sueños. Pero a pesar de que todo eso está buenísimo, no tengo el rollo de que la gente empatice con mis personajes. No me interesa. No trabajo para eso”. Con esa primera negación, Minujín declara que si bien el trabajo se hace para afuera, porque las ramas artísticas se transforman en arte cuando se comparten, lo que lo hace comprometido como actor va por otro lado: “Quiero que se vea a un ser humano real en la pantalla. Sea comedia, drama. Después el que lo vea sacará las conclusiones que quiera. Pero considero que todas las personas tienen contradicciones. Los buenos, los malos. Ese es el campo en donde yo trabajo mis personajes, las contradicciones, porque ahí es donde aparece el costado más vulnerable y ese es el lugar donde se libra una batalla consigo mismo. Es consciente o inconsciente, pero el enemigo es siempre uno mismo”.

(Crónica/Paredes)

Las mujeres de su vida

Juan fue uno de los famosos en tomar posición del lado del feminismo, incluso participando de las marchas del Ni una Menos. Por ello, explica que, si bien se avanzó mucho para lograr la igualdad de género, “es un momento para escuchar, tratar de entender. Que se explique de qué se trata el feminismo y todas las cosas que consiguió a través de los años. Hasta hace menos de 100 años las mujeres no votaban. Entonces es meteórico lo que se está haciendo y súper positivo. Más que para opinar, es un buen momento de escuchar qué tienen para opinar las personas que tienen idea de esto. Me parece genial que se ocupen esos espacios porque estamos todos criados en una sociedad machista y patriarcal, entonces todos tenemos que desaprender algunas cosas y aprender otras. Hay cosas que damos por sentado que son así y no son de esa manera, entonces valoro mucho que venga alguien a abrirte los ojos de algunas cosas”.

Si bien siempre fue reservado sobre su vida privada, su familia se acerca ahora al mundo del espectáculo y por ello está feliz de contar que participó de una película que protagonizan sus hijas Carmela y Amanda. “Es en ‘Las buenas intenciones’ que dirige Ana Blaya. La más grande había hecho un cortometraje, pero es lo primero que hacen. Están muy contentas, explorando eso. Yo acompaño ese proceso, esa experiencia como padre. No lo tomo como un inicio de nada, simplemente una experiencia puntual de esto, por ahora tienen ganas de actuar en esto, mañana, quién dirá”.