@perez_daro

"Agradezco a Dios siempre, no solo cuando lo necesito. Siento que me acompañó y premió mucho en mi carrera, con todos los trabajos que tuve", exclama Arnaldo André, que se considera un hombre de mucha fe. El actor acaba de estrenar su ópera prima, "Lectura según Justino" en Argentina, lo que considera también una obra de Dios porque "tardó en llegar, en Paraguay la estrenamos hace cinco años, pero pasó cuando tenía que pasar. Es mi historia, pero puede convocar al público argentino y a la comunidad paraguaya local, que se va a sentir identificada".

Detallando lo que ocurre en él con la religión y la espiritualidad, declara que "soy un hombre de fe, creo mucho en Dios, en la Virgen, así me educaron. Siempre digo que Dios está conmigo en los momentos que lo necesito y en los momentos de felicidad. Cuando estoy tan feliz no dejo de pensar en que Dios está premiándome con lo que me ocurre. La gente se olvida de la fe. Recuerdo que un día fui a Pol-ka, en las primeras novelas que hice, venía de estar fuera del país muchos años, en México y Venezuela, y cuando firmé el contrato, lo primero que hice fue compartir con Dios la alegría del trabajo".

El artista anuncia que "contar un año de mi adolescencia me parecía más trascendental que contar cómo me convertí en actor, creo que forjó más mi personalidad ese periodo". Sin embargo, no es para nada aburrida esa decisión de mudarse y dedicarse a cumplir su sueño. André se pone a recordar "en mi adolescencia escuchaba mucho radioteatro de la Argentina. En secundaria, con mi familia nos trasladamos a Asunción. Terminada la secundaria empecé a trabajar y estudiar para ser actor de radio, más ligado a la locución, la voz me ayudaba. Pero ahí fue mi primer contacto con el cine. Trabajaba como locutor profesional, en varias radios, y veía 15 películas por semana. El cine se me empezó a impregnar. No sabía de dirección, solo quería actuar. Las vueltas de la vida hicieron que mi carrera se afianzara en la televisión. Luego hice algunas cosas en la pantalla grande, como actor. Yo vine a Argentina para estudiar teatro, lo mio era la actuación. Dejé buenos trabajos en Paraguay para cumplir mi sueño. En la radio argentina hubiese sido difícil entrar para mí, porque era un medio lleno de estrellas, muy importante. Mi objetivo era hacer cine, pero la profesión me fue llevando a la tele. En Paraguay nunca hubiese podido lograrlo".

Julieta Cardinali, una de las protagonistas de "Lectura según Justino".

Su orgullo

"Lectura según Justino" es una historia de amor, o de amores, como el que el protagonista tiene, platónicamente, con su maestra. Sobre cómo percibe ese sentimiento, Arnaldo advierte que "el amor aparece de golpe, aquel que está en plena búsqueda del amor no lo va a conseguir nunca. Se presenta y hay una conexión tan fuerte que no hay dudas de que es amor, más allá de las circunstancias. A veces no es correspondido. Yo he sido toda la vida muy enamoradizo". Pero también puede transformarse en algo malo, aunque la intención sea la mejor: "De joven me enamoraba de mis maestras, y era muy celoso, entonces cualquier caricia que le pudiera hacer a otro alumno, no lo soportaba. Sigo siendo celoso. No lo digo con orgullo, no es bueno ser celoso, porque uno es preso de ese sentimiento y es demasiado sufrimiento".

Ver más productos

Santo Tomás de Aquino, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a santo Tomas de Aquino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos