@Rfilighera

Fue un año especial para Guillermo Francella. Varios desafíos artísticos han ido jalonando una trayectoria que va en permanente recta ascendente. Panorama que también se cierra con los aportes muy valorados en la profesión de sus hijos, Nico y Johanna.

En el último tramo de 2017, el actor filmó "Mi obra maestra", de Rafael Cohen y Gastón Duprat, y luego "Animal", de Armando Bó (hijo de Víctor), historia que subyugó al artista muy firme y lo expone en estos términos.

"Es un filme que me permitió explorar desde lo interpretativo perfiles diferentes. Me gustó la temática y como experiencia personal, única, ya que pude verme en un rol diferente. Me sentí muy a gusto con Armando (Bo) ya que tenía muy claro lo que quería y necesitaba de mí. Intenté dárselo de la mejor manera y generamos un vínculo y una química fantástica con él, no sólo en la relación humana, sino desde lo laboral.

-La historia se desarrolla en Mar del Plata, una ciudad que tiene, desde lo profesional, lazos muy afectivos a tu historia.

-Es verdad. Soy fanático de Mardel ya que tiene un componente muy afectivo desde mi infancia hasta la actualidad. La amo desde la época que iba de vacaciones con mi familia hasta de adulto, ya como actor. Sigue siendo una ciudad que elijo todos los días.

Guillermo y Luisana Lopilato en "Los que aman odian".

-Momento de balance. ¿Estás contento?

-Muy satisfecho. Hice "Los que aman odian", filme ya estrenado, basado en la novela del matrimonio de escritores Bioy Casares y Silvina Ocampo. Me gustó mucho. En tanto, "Mi obra maestra", que la vi hace poco en una función privada, me encantó.

-¿Asignatura pendiente?

-Realmente no la tengo. Disfruto el momento y la alegría que me da el hecho de plasmar una oferta de trabajo que tenga vínculo desde el plano estético y la sensibilidad con mis convicciones. Trato de pasarla bien con los guiones que me van llegando, leo mucho y elijo aquello que realmente me convence.

-Te vas a poner, nuevamente, en el rol de director teatral.

-Estoy muy contento con la obra que vamos a realizar: "Perfectos desconocidos", que a partir de febrero próximo empiezo a ensayar. Recuerdo haber presenciado, en cine, la versión italiana y la española de Alex de la Iglesia. El elenco va a estar integrado por Alejandro Awada, Mercedes Funes, Alejandro Heredia, Agustina Cherri, Peto Menahen, Magela Zanota y Carlos Portaluppi. Yo había dirigido en "La cena de los tontos", pero estuve también allí como actor. En esta oportunidad, voy a dirigir únicamente.

-¿Cómo ves el futuro inmediato de Racing con la incorporación de Chacho Coudet en la dirección técnica?

-Estoy con mucha ilusión y expectativa. Que vuelva a estar Diego Milito (mánager) con nosotros es algo fantástico y me llena de alegría, ya que nos regaló dos campeonatos: 2001 y 2014. Por otra parte, su presencia, de por sí, alimenta cualquier ilusión. En tanto, que venga el Chacho Coudet nos llena de sueños, porque esa energía que tiene y esa garra que les pone a sus dirigidos en Racing van a caer muy bien. Es un técnico que va para adelante y este no es un dato menor.

-¿Tenés el mismo espíritu positivo para la Selección en Rusia?

-Sí, también tengo mucha ilusión y estoy totalmente convencido de que vamos a hacer una gran campaña. Las Eliminatorias fueron muy duras, pero que hayamos podido pasar fue una satisfacción gigante.

-¿Cómo lo ves a (Leonel) Messi?

-En un gran momento deportivo y estimo que nos va a regalar muchas alegrías.

-En la últimas semanas, vivimos duros enfrentamientos sociales. Cómo ves el destino de Argentina y tus deseos para estos momentos.

Mi deseo para estas fiestas es que haya paz entre todos los argentinos. Que podamos terminar, por Dios, con estos enfrentamientos, este contrapunto que hay de manera permanente por pensar diferente entre todos nosotros. Que se pueda acabar finalmente con estos quiebres entre amigos y familias. Que se termine de una vez por todas. Mi rezo y mi sueño es que en Argentina haya unión, que haya paz. Que haya ilusión por sobre todas las cosas para que esto mejore. Lo deseo fervientemente desde el corazón, para que podamos tener todos los argentinos el país que, en definitiva, nos merecemos tener.

Tras los pasos de papá

Era casi inevitable que Nicolás (27) y Johanna (23) no siguieran los pasos de su padre. Luego de estudiar, se metieron en el medio y mal no les fue: hoy forman parte de las dos fi cciones más vistas de la televisión: “Las Estrellas” y “Golpe al corazón”.

Nico Francella forma parte de "Las Estrellas"

Estoy contento con lo que me pasa y, sobre todo, con lo que le sucede a mis hijos, Nico y Johanna, en el plano laboral. Me llena el alma. Pero es importante también que ellos tomen conciencia de que esta no es una constante en nuestra profesión. Los altibajos son dolorosos y hay que estar preparado para ellos. Se los advierto en cada momento. Y esto no es para nada caprichoso. Sucede que nuestro trabajo es así de inconstante y muy duro, en este sentido.Yo confío plenamente en ellos porque tanto Nico como Johanna tienen un grado de responsabilidad enorme sobre el oficio de la vida como el de la actuación”, cuenta el actor.

Johanna Francella junto a sus compañeros de "Golpe al corazón" 

Sobre si alguna vez influyó en ellos para acentuar la vocación, Guille lo niega: “Nunca. Ellos siempre han tenido decisión y análisis propio. Eso sí, ayudarlos y orientarlos con mi humilde visión de recorrido por la actividad siempre se las he dado y se las voy a dar. Se han manejado, desde que comenzaron, con sus alas y han apostado a una carrera metódica, pausada y observando los pasos que han ido dando. Te reitero, estoy orgulloso de ellos”.

"Es lógico que me vean como espejo, pero no es la realidad, no es el común denominador de los actores. Nuestra carrera es divina, pero tiene tantos paréntesis... la continuidad es un privilegio; de golpe la novela que hiciste no anduvo y te la levantan", afirma.

Sus “nenes” casi compiten porque las ficciones en las que trabajan ocupan el prime time de sus respectivos canales -El Trece y Telefe aunque no se emitan en el mismo horario. "Están muy bien los dos, es un momento muy atractivo y estamos con la madre haciendo zapping. Nos gusta verlos en vivo y estoy feliz. Estoy feliz porque son verosímiles como actores, están formados", cerró el orgulloso padre.