@tomasdv55

Casi nada se escapa de la lupa de Adrián Pallares. El periodista de espectáculos se destacó desde sus comienzos en la televisión como productor del programa "La linterna", allá por finales de la década de los ’90, por su profesionalismo, ojo crítico y determinación.

Antes que chimentero, y obsesionado con develar los secretos de la vida privada de los famosos, Pallares se define como “periodista”, con todas las letras, y defiende con uñas y dientes el género de espectáculos como uno de los "más difíciles y exigentes de la profesión".

Luego de pasar por la radio y la gráfica, Adrián se instaló del otro lado de la cámara y conformó el panel de "Los profesionales de siempre", con Viviana Canosa. Así y a fuerza de trabajo, se hizo de un lugar en el medio y ahora es miembro inamovible en "Intrusos", donde además de ocupar su lugar en el panel, reemplaza a Jorge Rial en la conducción durante su ausencia.

Pero hay un nuevo desafío en su camino, ya que ahora conduce su propio programa, "¿Quién sabe más de los famosos?", todos los sábados a las 22 por América. Allí oficia de maestro de ceremonias en un juego que pone a prueba a los distintos invitados en su conocimiento de la farándula. Adrián habló en exclusiva con DiarioShow.com y abrió las puertas de su intimidad.

-¿Qué hacés en tu tiempo libre?

-Estoy con mis hijas. Soy un padre presente y me apasiona. Tengo una de 14, una de 11 y una de 9. Si pudiera, en el pasaporte pondría, de profesión, "padre". Aparte de eso hago ejercicio y voy a clases de inglés.

-¿Vas al gimnasio?

-Hago actividad física, pero no en el gimnasio. Tengo un profesor con el que vamos a una plaza y hago abdominales mirando el cielo. No me gusta encerrarme con más gente, no por fóbico, pero no me gusta tener a alguien corriendo al lado mío, prefiero correr solo (ríe).

-¿Por qué estudiás inglés?

-El año pasado en un viaje nos quedamos varados en Dallas, Estados Unidos, y mi hija mayor, con su inglés de colegio, nos salvó la vida. Estuvimos tres días en el aeropuerto y es un lugar con un inglés muy yanqui, no es Miami. Cuando volvimos dije: "La próxima vez que vaya a Estados Unidos tengo que saber un poco más de esto para poder manejarme". No quiero depender tanto de mi pobre hija, a la cual le cargué una responsabilidad inmensa en esa ocasión.

-¿Cuál es tu relación con tus informantes del espectáculo?

-Hablo con mucha gente en el ambiente, hace 13 años que trabajo en la televisión, eso te da una gimnasia fuerte. Hay que mantener los códigos y respetar cuando algo es "off the record" y te piden que no se publique. No me enloquezco por los audios filtrados y esas cosas y no he tenido grandes problemas con nadie. Por supuesto, tengo mucha información de muchos temas que no puedo o no quiero contar más.

-¿Te gusta cocinar?

-Sí, somos de familia de varones que cocinamos todos, mi padre cocina muy bien. Yo no hago grandes platos, pero me encanta hacer asados. Justo ahora me mudé a una casa en la que no tengo parrilla, así que lo extraño. Soy de los que resuelve rápido la cena: en 20 minutos tengo todo listo para los cinco. Práctico.

-¿Qué te gusta ver cuando vas al teatro?

-Elijo reírme. Veo todo, soy un gran consumidor de teatro. Lo último que vi fue "¿Qué hacemos con Walter?" (N. del R.: con Miguel Ángel Rodríguez, Campi y Karina K), y me parece un fenómeno teatral que va a crecer de una manera increíble y se va a convertir en un fenómeno popular. Veo comedia musical, veo teatro de texto, de todo. Cuando era más joven buceaba más en el circuito under, pero ahora me cuesta más.

-¿Qué personas notás, de las nuevas generaciones del medio, que tengan un carisma especial?

-A Lizy Tagliani la conozco desde su época como peluquera y la verdad que es alguien que ha crecido mucho y se ha dado cuenta de cómo es el negocio rápidamente. Jey Mammon lo mismo, en cuanto al humor. Y me parece que más allá de su físico, Sol Pérez tiene una chispa, una gracia que va más allá de su belleza.

-¿Qué tipo de libros preferís leer?

-Mira, lo último fue "La noche de la usina", de Eduardo Sacheri, que me enteré hace poco que (Ricardo) Darín compró los derechos para hacer una película, y es una novela divina, sobre todo para película. Soy fanático de los cómics también, lo básico, pero me gusta DC y Marvel. Batman, Superman, Flash, esos son mis favoritos, incluso fui a la Comic-Con en Nueva York, que fue tremenda.

-¿Tenés tatuajes? -¡No, querido! Cómo les diría a mis hijas que no se tatúen si estuviera tatuado. Si quieren, ellas tendrán sus tatuajes, pero no les voy a dar ese argumento tan fácil (ríe).