Visitó la redacción con mucha onda. (Crónica/Carlos Ventura)

@eugeaiello

Mientras Pipo Cipolatti recorre los estudios de Crónica y se mete en la redacción, todos le piden fotos, videos, le hacen grabar saludos y lo miran. “Histriónico como siempre”, comentan. Vestido completamente de negro, con sus dedos poblados de anillos y portando gafas azules, el músico camina y al mismo tiempo da pequeños saltos, quizá porque está apurado, quizá porque sea su forma de desplazarse, distinta de los demás Cipolatti y Los Twist marcaron un antes y un después en la historia del rock nacional.

En un contexto post guerra de Malvinas, sus canciones hacían bailar y alegrar a los jóvenes, que buscaban un refugio de las heridas que había provocado la dictadura en sus letras. “No puedo creer que ‘Juventud divino tesoro’ tenga tantas reproducciones en Spotify”, dice el músico con los ojos saltones y esbozando una sonrisa grande.

Es que Los Twist no se fueron, a pesar de su separación. Sus canciones siguen tan presentes como antes. La fiesta del día del estudiante no es tal sin su himno “El estudiante”, que hace bailar y gritar hasta a los más chicos.

Pipo ya no tiene el pelo de colores. Pero eso no significa que su etapa de músico haya acabado. “Yo no me voy. Los Twist no produjeron más discos. Hicimos uno hace como diez años que no salió nunca”, revela. Cipolatti sigue tocando en fiestas privadas, y tiene muchos shows en el interior del país: “Me sigo presentando como Pipo Cipolatti y después toco con una banda local. Hacemos el repertorio de Los Twist”.

El músico se permite soñar con un futuro reencuentro de la formación original: “No sé si alguna vez sucederá que se pueda hacer un show con la formación, lo que se puede decir la pasta base, con Melingo, Fabiana, Canoli y yo, y tocar el primer disco, que fue el ícono”.

Él jamás dejó de componer, a pesar de estar en su casa y cuidar de sus gemelos Donato y Giorgio. En estos últimos años hizo un disco con canciones de rock para niños junto a Andy Chango. También se presentó en shows con Los Heladeros del Tiempo y en octubre próximo estará en el Buenos Aires Rock.

“Soy un amigo del fracaso” dice ,y explica que Los Twist tuvieron épocas de “garrones”, aunque también de mucho éxito. “Está muy bueno eso porque no planifico las cosas, y si no me salen, no me amargo. Si planificás y no te salen, ¡te querés matar!”, explica entre risas. El cantante supo ser muy amigo de Charly García en los ‘80, pero reconoció que han perdido el contacto: “A Charly no lo vi nunca más, sólo por la tele. Éramos muy amigos, y trato de seguir por la tele lo que está haciendo”. Cipolatti dice no escuchar radio ni comprar discos, por lo que afirma: “No sé si por suerte o por desgracia, no sé cómo está la escena del rock nacional. Me parece que hay más nombres de grupos que grupos”.