@AnaliaCab

Actor, músico, conductor: todo eso es Jey Mammon, que sabe moverse en sus diferentes roles con un desparpajo muy personal, un sello propio. Su personaje de Estelita lo consagró como artista, y tan alto es el vuelo de su diva trash que tiene un espectáculo a dúo con otra grosa: la famosísima sexóloga Alessandra Rampolla. En charla con DiarioShow.com a propósito del show que ambas darán en el Teatro Ópera este viernes 22, su alter ego Jey cuenta que esta sociedad se dio “luego de que en un espectáculo de Estelita que hacía en el Chacarerean ella vino de invitada, y enseguida pegamos una amistad fuerte. Luego cada vez que venía a la Argentina nos veíamos y fantaséabamos con replicar esa química en el escenario y al fin lo hicimos hace unos meses, porque venimos haciendo gira por distintas ciudades del país”.

"Estelita" y Alessandra Rampolla en el Teatro Ópera.

Acerca de cómo se amalgamaron sus personalidades, Mammon cuenta que “ellas se nutren una a la otra. Alessandra de repente se encuentra habitando el humor y Estelita se pone seria, baja línea. Son el yin y el yang, se retroalimentan. Ella es la que más sabe de sexo y Estelita la que más lo practica, jaja”. Tras muchas funciones por el interior, Mammon concluye que “si bien el show se formatea según el lugar al que vamos y cada función es distinta, la gente tiene más o menos las mismas inquietudes con el sexo. Estelita actúa como filtro, entonces nadie se siente en ‘offside’, preguntan sobre autosatisfacción, vienen parejas hetero y chico-chico, chica-chica... es una fiesta”.

La mala educación

En sus distintos espectáculos, Jey suele criticar el hecho de que, por pertenecer a su generación, no tuvo demasiada información sobre el sexo cuando era chico. “No se hablaba de esas cosas. Hoy que la Educación Sexual Integral sea una ley, que se trate como lo importante que es que en una escuela se hable, es genial. A los shows a veces vienen pendejos que te dan cátedra. El otro día una señora muy grande hablaba con mucha libertad de su sexo, fue re interesante. Me parece muy importante saber sobre sexo y matar los prejuicios y temores”. Acerca de los que rechazan la ESI, apunta que “quizás no saben bien de qué se trata, porque si te interiorizás, no podés estar en desacuerdo, ¡es tan importante!”.

A propósito de su experiencia recorriendo ciudades, y la visión porteñocentrista que tienen los medios nacionales, Jey analiza que “los porteños creemos que todo pasa acá. El hecho de hacer gira a mí me fascina, recorrer el país es encontrarte con la realidad, que es una sola. Somos bastante ombliguistas en todo. Hay mucho ‘show’ de lo que creemos que somos. Obviamente para mí es mas fácil vivir mi homosexualidad siendo conocido, que la gente me quiera como soy, pero eso pasa acá en Palermo, no en La Quiaca. Creo que tenemos muchas conquistas pero falta para hacer todavía”.

Cuando era chico, Jey fue monaguillo. ¿Cómo percibe hoy a la religión? “Me pasa como en los duelos, en que uno atraviesa etapas de negación, bronca, etc. Bueno yo ya pasé por todas y la última fue asumir que era yo el que estaba en el lugar equivocado. Hoy ya no tengo sentido de pertenencia, veo a la religión desde afuera. No me gusta que se inmiscuya en asuntos de Estado, por ejemplo. Pero hoy para mí es como ver una película de lejos”.

Acerca de su futuro laboral, admite que “estoy en un momento en que no sé si hago verano en Carlos Paz, si sigo en la radio... De lo que sí estoy seguro es que quiero reconectarme con la música y estoy grabando canciones para volver a tocar en vivo”. ¿Y la tele? “Me gusta pero no me vuela la cabeza. En teatro y radio hago lo que me gusta, pero en televisión tenés que subirte al viaje de otro. Conducir me copa, me acuerdo que en 2015 con Rocío Marengo condujimos en Crónica ‘Decisión´, un ciclo de política, una locura, no lo podía creer. Un día ella estaba entrevistando a Patricia Bullrich que aún no era funcionaria y yo me aburría, entonces aparecí con la peluca de Estelita a hacerle preguntas, jaja, una bizarrez total”.

Ver más productos

El beato Marco Antonio Durando, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Marco Antonio Durando

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos