@Rfilighera

La sexualidad y una mirada diferente en el intercambio de parejas, la búsqueda del goce compartido, el fuego sagrado del intéres en aquellos vínculos de muchos años, la fidelidad, la traición, el erotismo en épocas de mundos virtuales, son algunos de los tópicos que se animaron a compartir Eleonora Wexler y Julieta Zylbergber a propósito de la labor que vienen realizando en la obra “Dos más dos” que se puede apreciar en el teatro El Nacional con libro de Daniel Vera y Juan Cúparo y dirección de Marcos Carnevale.

El elenco de "Dos más dos" junto al director  Marcos Carnevale

En primer término, Julieta Zylbergber (quién hace pareja con Luciano Cáceres) destacó que “por suerte, hace tiempo que se viene otro tipo de sexualidad. Nosotros tenemos (en la obra) el registro de una unión tradicional, en tanto, la pareja de Eleonora (Wexler) y Fernán (Mirás) componen el combo más expresivo y que nos invita, de manera permanente, a probar la metodología swinger. Lo que un principio se presenta como una apuesta distinta termina siendo en el pasaje del texto, un verdadero caos y descontrol”.

La actriz sostuvo en charla con DiarioShow.com que "la sexualidad siempre ha sido un tema universal en todas las expresiones artísticas y también en la mesa de debate que recorre el aporte psicológico. Uno puede contar con cierta información, luego, puntuales decisiones dependen de cada uno de nosotros”.

Luciano Cáceres y Julieta Zylbergber

Para Julieta, “cualquier innovación es posible en materia de parejas y en sexualidad. Yo nunca he sido swinger pero si hay contrato de por medio y se respeta, estoy de acuerdo”.

En este sentido, agregó que “hay que tener en cuenta que no toda pareja puede estar preparada para una circunstancia de esta característica. Es algo que se debe evaluar, analizar y coincidir, en definitiva, con la aceptación de ambos. Ciertas reglas hay que respetarlas, de lo contrario, todo lo hablado en este sentido se desmorona de una manera contundente”.

A lo que agregó: "La modalidad del swinger pone en jaque a la institución más clásica del mundo de la pareja. Se rompen mandatos, estructuras y mentalidades ancestrales , que necesitaban una urgente renovación".

Para Zylbergberg es muy bueno que “el feminismo pueda tener un grado de presencia en la discusión de la agenda contemporánea. La mujer está logrando un protagonismo importante para ocupar el espacio que realmente le pertenece”.

Por otra parte, encuentra muy positivo que “todas nos animemos a denunciar casos de abusos y presión sexual. Hemos estado amordazadas por mucho tiempo y esta es una etapa para decir las cosas tal como son y que se nos respete en cualquier ámbito laboral y de la vida misma”.

También se manifestó a favor del aborto legal. “Cada vez son más las mujeres que mueren en oscuros y clandestinos quirófanos, en consecuencia, es un tema que hace a una toma de conciencia alejada de cualquier discusión ideológica o religiosa. Es un tema que, en grado sumo, atañe a la salud pública”.

Ante nuestra consulta, se refirió a su actual estado sentimental, luego de la crisis y separación del actor Esteban Lamothe. “No he sido nunca proclive a referirme sobre temas de mi mundo personal, no obstante, te comento que estoy en pareja y no se trata de alguien que pertenezca a este medio”.

Puntualizó, a continuación, la siguiente reflexión: “Yo creo que en la vida de un ser humano hay tiempos para la pareja y para amar y tiempos, también, para la soledad”.

Mujeres que aman

En tanto, Eleonora Wexler, actriz que estuvo en los últimos meses recorriendo, paralelamente, propuestas para, el cine, el teatro y la televisón, destacó a DiarioShow.com que "es muy bella la repercusión que tenemos en estas primeras representaciones. Cada función siempre es un mundo distinto que nos invita a pensar y a ver como elaboramos cada situación y a enriquecer, por supuesto, nuestro personaje".

Fernán Mirás y Eleonora Wexler

En este sentido, completó: "La obra está muy bien escrita y esta circunstancia favorece sobremanera el pulso, el tiempo, la dinámica del actor. Cada uno de los personajes está muy bien delineado y, las dos parejas, también, con sus perfiles progresistas una y la otra, más clásica y estructurada".

Para Eleonora, "los tiempos actuales están marcando un nuevo paradigma, un cambio de convención del matrimonio y esto pone en juego y acciona sobre mentalidades y dinámicas que se creían, a priori, muy establecidas. Está el matrimonio gay, las relaciones igualitarias, es decir existe un replanteo en los vínculos y, aquí es importante encontrar un acuerdo para seguir teniendo encendida esa verdadera llama de pasión. En consecuencia, esto también se vuelca al mundo de la sexualidad en donde somos conscientes que forma parte de un universo complejo y por el que se necesita tener una actitud abierta a otros compromisos".

En cuanto al feminismo que nos toca observar en los tiempos que corren, dijo: "Hay una fuerza arrolladora, potente y que nos obliga, en algún momento, a encontrar esa posición intermedia para generar espacios compartidos entre el hombre y la mujer, alejados, en definitiva, de cualquier tipo de antinomia posible".

Acerca de la posible sanción del aborto legal, subrayó que "hay que erradicar para siempre esos lugares oscuros, sucios y faltos de cualquier tipo de esterilidad que conduce, inevitablemente, a una muerte segura".

Consultada sobre su estado afectivo, Eleonora dijo que "me encuentro separada y, en este momento, no tengo ninguna relación puntual. Me dedicó de lleno a mi trabajo, a mi hija y disfruto de mis momentos libres con la familia y amigos. El pasado ya sucedió, el futuro siempre es incierto, en consecuencia, vivo con intensidad el presente, es decir el ahora: este mágico e irrepetible momento".