Por @TomasDV55

Es extraño ver a Migue Granados lejos de la alegría que siempre muestra en sus apariciones en televisión o radio, pero de un tiempo a esta parte el humorista no puede esconder su lado más vulnerable y sensible.

El triste fallecimiento de su madre, hace unos 3 meses, lo hizo atravesar un amargo momento en su vida, que hoy se refleja en el enojo por una temática controversial que lo dejó en el ojo de la tormenta: la religión.

La muerte de la pequeña Justina Lo Cane, la nena que esperaba un corazón para que se le realice el trasplante, afectó a Migue de una forma muy particular. Conmovido por la tragedia, compartió su opinión a través de las redes sociales. "En una de las últimas fotos de Justina internada vemos un montón de estampitas en su cuarto. Ni Dios, ni Jesús ni María la salvaron. Dejemos de rezarles a estos putos de mentira y donemos los órganos. Adiós", escribió el conductor radial en su cuenta de Twitter.

La polémica frase le consiguió respuestas de todo tipo, desde duras críticas a palabras de apoyo. Entre los detractores se encuentra nada más ni nada menos que su propio padre, Pablo, quien usó el mismo medio para presentarle su postura: "Vos si querés no reces, @miguegranados Pero no te cagues en la fe de todos los que pensamos distinto. Dejá que cada una haga con sus creencias y su fe lo que quiera. Beso te amo".

El cruce familiar que parecía asomar por el debate fue rápidamente descartado por Migue, en diálogo exclusivo con DiarioShow.com, alegando la buena relación que sostiene con quien además es su compañero de trabajo. "Lo que me dijo mi papá es algo que me podría haber dicho en el living de mi casa. Así como algunos me criticaron, muchos otros piensan como yo", contó Granados hijo.

Migue con su mamá y su papá

Luego se encargó de aclarar el motivo de sus dichos: "Expresé lo que pienso. Estoy muy enojado y decepcionado con la idea de la religión. Yo fui católico, incluso fui a un colegio religioso, y recé mucho por mi mamá cuando estaba mal pero igual la perdí. Hay gente que cree que rezando se va a salvar y lo que salva es donar órganos. Igualmente pedí disculpas a la familia de Justina porque respeto su pérdida y lo que piensa cada uno, pero estoy muy enojado".