Por @Rfilghera

El reposo del guerrero. Una temporada importante en proyectos de diverso origen ha generado, ahora, un descanso de perfiles casi obligatorio. Luis Brandoni acaba de filmar "Mi obra maestra", de los exitosos realizadores Gastón Duprat y Mariano Cohen, ("El ciudadano ilustre" y "El hombre de al lado"), en la que comparte protagonismo con Guillermo Francella.

"Se trata de una preciosa comedia. Guillermo es el galerista y yo el pintor. Ahonda en una vieja relación entre ambos personajes, en momentos en el que el artista plástico que me toca en suerte componer se encuentra de capa caída, muy enojado consigo mismo", destacó a DiarioShow.com el intérprete y también ex dirigente gremial de la Asociación Argentina de Actores.

Siendo hombre de cine desde el comienzo de su trayectoria, le consultamos qué ha sucedido con su participación, en este sector, en los últimos tiempos. "Tengo que ser honesto, hice muy poco cine durante los 12 años del kirchnerismo. Estuve alejado y me dediqué más al teatro. Por otra parte, en la televisión estuve únicamente en ‘El hombre de tu vida’, de Juan José Campanella. En cambio, ahora, del teatro voy a descansar luego de haber hecho ‘Parque Lezama’. Me voy a tomar un pequeño respiro".

En relación con el panorama político social del país, Brandoni manifestó: "Veo con cierta esperanza la proyección de Argentina, sobre todo una particular mejoría que resaltan algunos signos económicos".

En correlato con este tema, le consultamos sobre qué reflexión le merece la detención de ex funcionarios como Julio De Vido y Amado Boudou"Tengo expectativa respecto de estos episodios y espero, en consecuencia, que la Justicia actúe con energía y dinamismo. Ahora se tendría que venir el juicio definitivo a Carlos Menem. Quiero llegar a creer que estamos ante la presencia de un ‘punto final’ sobre hechos de corrupción pública en nuestro país".

En forma sintética, los años gobernados por Néstor y Cristina Kirchner fueron analizados en este orden: "Las diferencias estimagtizadas han sido una marca indeleble que dejó el kirchnerismo y que va a costar, muchísimo, desde lo cultural poder erradicar. Han sido 12 años de diferencias irreconciliables".

En este tono, Brandoni agregó que "no recuerdo ni durante la dictadura militar, ni durante Raúl Alfonsín, ni durante (Carlos) Menem una antinomia, una grieta tan fuerte. Se perdieron amistades, vínculos de familia, el odio y la intolerancia ideológica tiró al tacho de basura cualquier tipo de convivencia racional".

El actor cerró su idea recordando que, en esos años, "el que pensaba distinto se convertía en un acérrimo enemigo. De esta manera, ese populismo no disimulaba su alto grado de intolerancia. Si no pensábamos como ellos, nos convertíamos en verdaderos enemigos naturales".