Desde hace tres meses es papá de Pedro. Una bendición de la vida que asumió a los 54 años. “Esta criatura fue muy buscada junto a mi señora (segundo matrimonio) y llega en un estado personal de gran placidez, felicidad, tranquilidad. Un hermoso desafío”. Gustavo Guillén, por otra parte, es padre de Valentino, 14 años, fruto de su primer vínculo de pareja.

-¿Cambiás los pañales con asiduidad?

-Sí, por supuesto. Hemos aprendido a hacerlo de manera ordenada y muy prolijo, por cierto.

El actor sostuvo en diálogo con DiarioShow.com que “la llegada del bebé viene en esta etapa de madurez con una suerte de camino transitado que nos aportó momentos lindos y también dificultades. La huella que vamos dejando nos va recordando todo esto”.

-¿Ayudás en todos los quehaceres de la casa?

-Siempre lo he hecho. Cuando tengo que cocinar lo hago, y también cuando me corresponde lavar los platos. Aunque convengamos que las tareas domésticas son asumidas, en líneas generales, por mi mujer y de manera muy efectiva.

En la actualidad, Gustavo Guillén se encuentra abocado, por sobre todas las cosas, al universo musical. Es que la música ha formado parte de su vocación inicial, desde muy pequeño. Así las cosas, el intérprete es integrante del grupo rockero Fuera de Peligro, y lo viene haciendo en varias de las presentaciones de Tecnópolis por todo el país y en diversos centros culturales de Capital. “Se trataba de una asignatura pendiente y ahora pude cristalizar este sueño y dedicarme casi con agenda completa”, dijo con énfasis.

Guillén disfruta de su segundo hijo, Pedro. Foto: Pablo Villán

-No me digas que estás abandonando al actor...

-No, para nada, en absoluto. El juego de la interpretación siempre se encuentra presente. Simplemente que con el paso del tiempo uno se vuelve más exigente y selecciona más los trabajos. De todas maneras, me encuentro muy satisfecho con mi última labor, Quiero vivir a tu lado, que más allá de la irregular convocatoria que tuvo, se trató de una labor bien popular y que rescató, en alguna medida, la esencia de la telenovela.

La crisis de la ficción nacional fue definida por Guillén en estos términos: “Elegimos el camino equivocado para contar una historia. Priorizamos, generalmente, un elenco colmado de estrellas y no las historias. Y la ficción, la telenovela, tiene que tener un conflicto de amor, con aquellos personajes buenos y también los malditos. Como esto no pasa, la gente, lamentablemente, se identifica más con los noticieros que con las telenovelas”.

Foto: Pablo Villán

-¿Sentís que son tiempos de desplazar al galán?

-El galán es algo accesorio, secundario y nunca estuve pendiente de esto ni tampoco de ninguno de los roles. Lo importante es actuar y saber cómo insertarse en una historia y que se convierta en atractiva para el espectador.

Consultado por este medio, el intérprete recuerda sus participaciones junto a Andrea del Boca en las tiras Perla negra, Mía, mía, mía; con Susana Campos en Dulce Ana y con Patricia Palmer en Los ángeles no lloran.

A modo de detalle anecdótico, el actor rodó una coproducción argentino-israelí que generó un enorme éxito en Europa, Rostro de una venganza (1995), que por razones políticas no se exhibió en nuestro país.

Otra de las grandes pasiones de Gustavo es la realización del programa radial Todo un clásico, que conduce por FMx5 Radio 91.3, los sábados de 11 a 13. “Me encanta hacer radio y me instala en un lugar de privilegio para poder expresar mis inquietudes de vida y también laborales”. Y la animación, precisamente, pretende encararla con un envío televisivo: “Por ahora se trata de un proyecto, una onda magazine donde se abordan temas centrales como la música y la sociedad en general. Es un desafío único que me permite explorar en todos los terrenos”.

Foto: Pablo Villán

A todo rock nacional

El grupo Fuera de Peligro se integra con Gustavo Guillén en batería y coros, Alejo Álvarez en guitarra acústica y eléctrica, Seba Franco en bajo y coros, y Elian David, voz líder y guitarra electroacústica y teclados. Acaba de editar su primer CD y se encuentra en la preparación de su siguiente producción. Mezcla el rock con el pop y abreva en las fuentes del grupo británico Coldplay y de nuestro emblemático Soda Stereo.