@Rfilighera

Es el actor (de origen paraguayo) que hizo suspirar a miles de almas femeninas. Personajes varoniles a ultranza pusieron, desde sus diferentes roles, marca de fuego en la historia de la telenovela argentina. Ahora, en la madurez de su ciclo artístico, impone experiencia, ductilidad y visión muy firme en cualquier hecho creativo.

Arnaldo André protagonizará junto a Ana María Picchio la obra “Plaza Suite”, del consagrado en nuestras playas y emblemático autor norteamericano Neil Simon. Con producción de Aldo Funes, este espectáculo se conocerá en el teatro Santa Fe, de Mar del Plata, en la próxima temporada veraniega.

"Soy un actor profundamente agradecido a la comedia", nos dijo el actor en el comienzo de la charla. A lo que agregó: "Y es un género al que le dan tan poca importancia... porque el buen actor o la buena actriz parece que se destacan únicamente en el drama”.

En este sentido, Arnaldo sostuvo que “el hecho de hacer comedia se ha bastardeado muchísimo porque da la impresión de que el objetivo más importante que tendría este rubro es que la gente se ría y, en este sentido, se utilizan todos los recursos, hasta los más burdos y chabacanos. Otra cosa es la sonrisa que proviene de una situación y de la capacidad del intérprete para transmitir eso que se escribió. Con esto es más que suficiente para que la gente la pase muy bien”.

Según la visión de tantos años de experiencia en el medio, la crisis que atraviesa nuestra ficción, en realidad es pasajera. “No tengo dudas de que esto se va a revertir porque al público argentino le interesa ver a los actores locales. Creo, en este sentido que los productores deben cuidar mucho más el producto en cuanto a las ideas. Tenemos muy buenos guionistas pero hay que generar mejores ideas y saber lo que vamos a contar”.

“Si salimos del código y la esencia de la telenovela, es muy probable que vayamos camino al fracaso”. Expuso que “la línea argumental es la relación de amor y hay muchos productores que tienen vergüenza de vender el amor. A esto le sumamos que no debe faltar la venganza ni tampoco la aparición del malo de la historia, así como también un poco de humor”.

La etapa de oro de nuestras telenovelas fue definida por André de esta manera: “Se trataba de instancias artísticas en donde nuestros actores eran muy codiciados, desde los protagónicos hasta los de reparto. Yo creo que vamos a volver a esta dinámica”. Ante nuestra consulta, el artista expresó que “yo no siento nostalgia por el pasado. Vivo y disfruto el presente con mucha fuerza y miro con mucha alegría lo que se viene. Muchas cosas del pasado están inmersas en el interior de una valija. El día de hoy es el que me moviliza y lo asumo con mucha intensidad. En la actualidad tengo otros objetivos y otros retos. Esa etapa que me dio mucha alegría en cuanto a popularidad y convocatoria hoy la capitalizo. Si no hubiera sido por eso, hoy no estaría disfrutando de este hermoso presente. A medida que pasan las etapas surgen cosas nuevas y hacen, de una y otra manera, que no me quede anclado en lo mismo”.