@AnaliaCab 

La barra brava del ficticio club Ferroviarios ingresa al estadio a pura fiesta. Es un partido importante, en el que se juega el campeonato, y los hinchas cantan, tocan el bombo, se abrazan con optimismo. Pero ese ritual, a primera vista alegre, y filmado con el reconocible sello de Adrián Caetano, pronto desnudará lo que en verdad se cocina tras el negocio del fútbol en Argentina: transas, aprietes y tráfico ilegal de todo tipo.

"Puerta 7" se estrenó hace pocos días en Netflix, y si bien se trata de una serie hecha en nuestro país, podría suceder en cualquier lugar del mundo donde la redonda es pasión y la política mira hacia otro lado. Pensada para un público internacional, Martín Zimmerman (ver aparte) es su showrunner, un experimentado en esto de fabricar éxitos a partir de historias del "bajo mundo".

Sus protagonistas hablaron con DiarioShow.com sobre la experiencia, que promete extenderse en el tiempo por algunas temporadas más. Resulta inevitable relacionar lo que esta ficción cuenta con los hechos ocurridos en el Club Independiente hace unos años, con un presidente (Javier Cantero) acorralado por la pesada del Rojo y dividido en mil internas, que intenta limpiar la institución contratando a Florencia Arrieto como jefa de seguridad.

Puerta 7
ARRIBA, CARLOS BELLOSO COMO EL LÍDER BARRA JUNTO A SU SEGUNDO, ESTEBAN LAMOTHE. ABAJO, ANTONIO GRIMAU PRESIDE EL CLUB, SECUNDADO POR JUAN GIL NAVARRO Y DANIEL ARÁOZ.

Dolores Fonzi es Diana, la mujer en cuestión. Convocada por Guillermo (Antonio Grimau) para sanear Ferroviarios, se enfrentará a lo más enquistado de la mafia en el club y sus alrededores. Ella es abogada y trabaja activamente en una ONG que ayuda a los más necesitados del barrio, un reconocible paisaje porteño de casillas precarias y pibes peligrosamente cerca de la calle y lejos de la escuela. "Tuve en claro que Diana, con audacia y coraje, está muy segura de lo que va a encarar: la impunidad de ese lado B del fútbol. A la hora de componerla, pensé en alguien que encajara fácilmente en su ámbito. Me costaron bastante los textos largos, aunque es un trabajo del actor, ¿no? (risas), pero la impronta de Caetano es onda: llegaste con un texto pero de repente algo cambió y tenés que aprenderte otra cosa, con vértigo. Está bueno, fue un desafio ese sistema de trabajo que te obliga a estar atento todo el tiempo durante el rodaje", cuenta sobre su rol.

"Siento que Diana toma el poder que le dan en el club como una libertad para cambiar las cosas. Pero no lo siento como una responsabilidad con el feminismo por ese lado", advierte la actriz. Su personaje tiene una pareja mujer, y en ese sentido sí, plantarse ante el clásico patriarcado futbolero le da "una satisfacción enorme".

Esteban Lamothe es Fabián, segundo al mando de la barra liderada por Lomito (Carlos Belloso), y quizás el personaje más complejo, quien puede dar alguna sorpresa. "Me gustó esto de trabajar con Caetano, en la cosa tipo western del conurbano que él hace tan bien, como ya lo demostró en Bolivia o Un oso rojo. Fabián puede estar ahora matando un tipo y luego teniendo un gesto bondadoso con alguien. La historia de amor suya es con ese chico al que adopta (un joven necesitado de trabajo para ayudar a su padre y que de a poco se irá metiendo en el submundo de los barras) y a quien necesita proteger. Tiene muchas contradicciones mi rol, me encanta", señala.

Puerta 7
La historia argentina que llegó a Netfix

Tanto Fonzi como Lamothe admiten no saber casi nada del deporte nacional por excelencia, pero según el actor, que es fan del boxeo, "entendí la pasión, de todas formas. Si bien estos barras se mueven por dinero, en mi caso también hay amor por el club. Hay una cosa de familia y pertenencia". Su compañera, cuya Diana también es hincha de Ferroviarios, acuerda: "Para ella este trabajo es un regreso a esa familia que era el club en cuanto a factor de inclusión social, sin la parte sucia". Ambos coinciden en que en nuestro país "tenemos naturalizado todo lo relacionado con el fútbol, la violencia, la cosa heredada, las batallas entre barras". "Lo vemos en los noticieros todos los días", acota Dolores. "El aporte de esta serie, como otras varias de Netflix, es evidenciar estas redes de poder que hay que erradicar", analiza.

¿Buenos y malos?

Antonio Grimau y Juan Gil Navarro encarnan, respectivamente, al presidente y el tesorero del club eje de la acción. "Es como una religión el fútbol, pero, como dice el slogan de la serie, la pelota sí se mancha. Se mata en su nombre incluso", reflexiona Gil Navarro. Grimau considera que "la temática que se tratá acá es muy necesaria, el echar una mirada seria y cuestionadora sobre este submundo del fútbol, esa violencia que se agrava y desvirtúa la naturaleza maravillosa del deporte. Creo que esta ficción va a deslumbrar a todos".

También, Antonio se mostró sorprendido por el lanzamiento de la serie. "¡No sé como lograron que Diego Maradona se sume!", dijo en relación a una escena emotiva que el Diez grabó como parte de la promoción de la serie.

Santiago (Gil Navarro) suelta desde los primeros episodios, varias veces, la icónica frase "todo pasa", sin dudas una clara referencia grondoniana sobre la esencia de su personaje. Tras una fachada calma y amable se esconde un tipo que conoce a la barra desde adentro y hace todo tipo de transas ocultas con ellos. "Yo puse parte de mi imaginario en esto, porque no sé nada de fútbol, pero tengo amigos y familiares apasionados hasta el punto de la pelea. Acá se habla de poder, no tanto de ganar, sino de que el otro la pase mal cuando pierde. Eso es muy nuestro", cuenta sobre su actuación.

Puerta 7
Fonzi es Dina en "Puerta 7"

Y agrega: "Hablar de fútbol en Argentina es tratar de desenmarañar la cadena de ADN que nos constituye; cosas que nos enorgullecen y otras que nos dan mucha vergüenza".

Por el contrario, Grimau se define como "futbolero de toda la vida. Y es más; los exteriores se grabaron en el estadio de Huracán, mi club, imaginate; haber ido tantos años a la cancha y ahora poder meter la nariz en todos lados fue un sueño maravilloso, me calzó como un guante este proyecto". Y cuenta: "Yo sabía desde hace muchos años sobre los aprietes de las barras bravas, atestigüé los horrores que rodean al fútbol. Muchos intereses hay que desvirtúan a este deporte maravilloso". Para rematar, su colega agrega: "Pero, si hay violencia, no es amor".

Caetano y Zimmerman, magia detrás de las cámaras

Todo un personaje es Martín Zimmerman. Nacido en Estados Unidos de madre argentina, habla perfecto español y a pesar de ser muy joven ya ostenta un CV envidiable como showrunner en el que se encuentran joyitas como “Ozark” y “Narcos”. ¿Cómo se le ocurrió hacer una serie sobre barrabravas argentinos? “Para sostener un drama de una hora hay que buscar un mundo. Yo sabía de las barras, pero un día leí un artículo sobre una interna entre facciones de un club de Rosario y ahí pensé que había material para una serie. Me interesaba iluminar el fenómeno y quizá cambiar el punto de vista sobre ellos; que son todos malos por ejemplo” explica. Y enfatiza: “Me interesa destruir ese mito de que hay gente buena y gente mala, entendiendo que todos somos parte de un sistema que sostiene cosas que no nos gustan”.

Maradona
MARADONA, PRESENTE. UNA PERLITA. “YO ME EQUIVOQUÉ Y PAGUÉ, PERO AHORA SE EQUIVOCARON VARIOS Y LO ESTÁ PAGANDO EL FÚTBOL. YO CREÍA QUE NO, PERO SÍ, LA PELOTA SÍ SE MANCHA”. LA FRASE (ALTERADA POR EL GUION) QUE CITA A LA INOLVIDABLE DESPEDIDA DE DIEGO MARADONA EN LA BOMBONERA FORMA PARTE DE LA PROMOCIÓN DE “PUERTA 7” Y SE PUEDE VER EN YOUTUBE

Caetano es reservado, y se le nota. Lo suyo no es la exposición sino el hablar a través de sus elecciones a la hora de elegir un plano, una secuencia, un aspecto del cuadro. Pero cuando tiene que hablar de sus trabajos, destaca: “Está bueno que se ve que todos los personajes pertenecen a ese mundo de Ferroviarios, y es divertido crear ese mundo, desde los colores, la fotografía. Que nadie desentone. Había muchos desafíos, lo más fácil era ir por el lado de los prejuicios: que son borrachos, todos barderos. Y hay matices; algunos son reconocidos, viajan... Más que nada había que desentrañar cuáles eran los amores y las pasiones. Los barras están metidos en la sociedad, es complejo”.

A diferencia de lo que sucede en muchas series, aquí todos los capítulos fueron dirigidos por el mismo realizador, lo cual permitió una comunión óptima entre Caetano y Zimmerman. Este apunta que “yo también vengo del mundo del teatro, y quise que el público sienta físicamente lo que era estar ahí con los protagonistas: creo que Caetano lo logró a la perfección, esa representación del ritual”. Acerca de si hay riesgo de romantizar al barrabrava, Caetano asegura que “lo marginal no es ajeno a ninguno de nosotros y la idea acá no es juzgar a nadie”. Zimmerman concluye que “yo tengo respeto por ellos, tienen una vida más difícil que la mía, no sé cómo hacen para sobrevivir, por eso tengo esta mirada de respeto, pero no hay que disculpar la violencia, eso lo tenemos claro”.

Ver más productos

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Día del niño con historia

Día del niño con historia

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

Ver más productos