@sofialioto

Corría 1995 y “Caiga quien caiga” ("CQC") desembarcaba en América para cambiar la manera de hacer televisión de actualidad. Mario Pergolini, creador del formato, impuso un estilo irónico e incisivo para criticar la cuestión social pero también generó complicidad con la clase política de la época: menemismo puro.

El programa fue un éxito durante cuatro temporadas seguidas, luego tuvo regresos intermitentes, cambios de canal y plantel, pero pasó a la historia como semillero y renovación del periodismo televisivo.

El equipo original de "CQC".

Sin embargo, una entrevista de Daniel Malnatti -ex movilero de “CQC”- a su exjefe removió una vieja interna entre aquellos hombres de negro. “¿Por qué, de todos los que salían al aire, sólo Andy y vos son millonarios?” inquirió Malnatti en y Mario respondió: “Supongo que... ¿Andy es millonario?”.

La gastada evidenció el hecho siempre sospechado de que Pergolini, Juan Di Natale, Eduardo de la Puente, Nacho Goano, Andy Kusnetzoff, el propio Malnatti, Daniel Tognetti y Guillermo “el Pelado” López distaban mucho de ser amigos.

Andy Kusnetzoff, en medio de la polémica de los ex "CQC".

A esto se sumaron las declaraciones de Goano - “Pienso que tanto Andy como Mario han hecho una posición económica fuerte y valedera y bien poderosa por sus méritos”- y Juan Di Natale: “Dani Malnatti fue cronista de exteriores al mismo tiempo que Andy, fueron compañeros de trabajo haciendo lo mismo y a veces hay tensiones, rivalidades por una nota que vos querés hacer, o que quiere hacer el otro”.

Andy por su lado, apenas hizo un chiste: “Voy al banco a depositar toda la plata que tengo, que es un montón”.

La otra “pata” de “CQC”, Eduardo de la Puente, explicó en diálogo con DiarioShow.com que sus diferencias con Mario empezaron cuando el conductor se volcó a los negocios: “No me llevo bien con los empresarios a ese nivel”.

Sin vueltas, relató que con Pergolini “fuimos muy amigos, hasta vivimos juntos. Fueron muchos años, y nos conocimos de chicos, crecimos, y cuando la gente crece va haciendo un camino, que puede ser el mismo o bifurcarse. Entonces, en algún momento Mario fue para el lado más pragmático, empresarial, económico, y yo me fui para el lado más “hippie”, artístico y creativo”.

Respecto de su rol en “Caiga”, Eduardo aclaró: “Yo era uno de los creativos. En un momento era “el” creativo porque era el único que había. Es una pavada la de ‘sin mí, Pergolini no hubiese sido nada’. Sin mí hubiese sido otra cosa o lo que fuera, pero hubiese sido. Yo no lo inventé a él”.

Eduardo de la Punte, alejado de Pergolini.

Acerca de si hubo algún hecho en concreto que los distanciara, el conductor de “Clásicos del Tasso”, que debuta este lunes a las 22 por el Canal de la Ciudad, admitió: “En un momento me molestaron mucho ciertos movimientos que hizo, no digo para destruir o hundir, pero sí para perjudicar a la Rock & Pop (radio en la que él aún trabaja) sin tener en cuenta que allí labura gente. A eso me refiero cuando hablo de mentalidad empresarial, son personas que se manejan con una moral distinta a la nuestra. Entonces echar a 80 personas ‘es lo que hay que hacer’ porque en realidad están ahorrando dinero, que es lo único que les importa”.

"Antes de manejar una empresa yo prefiero tener mi banda y satisfacciones personales, que a veces dejan algo y otras nada".

Eduardo apuntó además: “Antes de manejar una empresa yo prefiero tener mi banda y satisfacciones personales, que a veces dejan algo y otras nada. Una vez Mario me dijo al aire en la Rock & Pop: ‘Yo no sé cómo hacés para seguir con eso, tomarte una combi con ocho chabones sudorosos y viajar 10 horas para irte a un pueblo de mierda, tocar una hora y después hacer lo mismo a la vuelta y sin un mango'Mi respuesta fue: ‘Es lógico, la parte que vos no vas a entender nunca es la que estoy arriba del escenario. Eso es lo que garpa todo lo demás’”.

"Nunca me incluyeron en el proyecto de Vorterix. Yo lo vi en la tele a Mario decir: ‘Eduardo eligió quedarse en la Rock & Pop’. Pero nunca me llamó".

Y agregó: "Nunca me incluyeron en el proyecto de Vorterix. Yo lo vi en la tele a Mario decir: ‘Eduardo eligió quedarse en la Rock & Pop’. Pero nunca me llamó. Está bien, qué voy hacer... trato de no tener bronca, porque no sirve de nada. Hasta ahora en todos los casos de gente que me ha hecho mal a mí, en lo personal, ví cómo la vida sola se encargó de devolvérselo".