@tomasdv55

En materia de farándula, Daniel Ambrosino es un experto. El panelista y notero de "Intrusos" se desempeña con profesionalismo y versatilidad desde hace 17 años. A fuerza de constancia y dedicación, se ha convertido en "el" cronista indiscutido de la temporada de verano en Mar del Plata, donde entrevista a las principales figuras de cada año.

En ese sentido, su visión sobre el desarrollo de una nueva serie de espectáculos presentándose en el estío de "La Feliz" cobra suma relevancia. "Hay mucha expectativa. Los teatros arrancaron llenos y hay fe de una temporada muy buena. Veo una nueva apuesta de los productores por llevar sus obras a Mar del Plata, acompañado de un apoyo importate de parte del gobierno de la provincia. Ojalá el bolsillo de la gente que vaya pueda bancarse ver dos o tres espectáculos", opinó el periodista.

Además de su labor en la pantalla chica, Daniel se ha volcado a la actuación, una actividad que lo cambia de lado del micrófono y del escenario. Aunque el sostiene su reserva a la hora de autodenominarse actor, ya tiene años de experiencia en la materia, desde su debut en "Bravísima", de Javier Faroni y con Carmen Barbieri, en 2011.

Ahora, junto a Mariquena del Prado, hará un espectáculo llamado "La chica del verano", donde hará de sí mismo y tendrá el deber de armar una situación de prensa para que Mariquena logre convertirse precisamente en chica del verano. Aunque a principio de año, el cronista llena su agenda de trabajo, logró hacerse de un tiempo para hablar con DiarioShow.com y develar todo sobre su necesidad por la TV, sus incontables tatuajes y su descuido por las tareas hogareñas.

-¿Qué hacés en tu tiempo libre?

-Soy muy vago. Me gusta estar en mi casa. Miro mucha televisión, repito películas y series aunque ya me sepa los diálogos.

-¿Y qué miras?

-Me gusta mucho la actualidad. Los magazines, los noticieros y los programas de espectáculos o chimentos. A la noche sí me pongo alguna serie en Netflix o algo así. Para dormirme necesito sí o sí que esté la tele prendida, si no pienso y pienso en todo lo que hice durante el día y me hago la cabeza.

-¿Cocinás?

-Nada. Un omelette. Más que eso no. Tampoco me doy bien con las cosas de la casa, soy un desastre. Si nadie me ayudara, estaría todo desordenado.

-¿Qué género te gusta para ver en teatro?

-La comedia musical. La revista también. Lo que tiene que ver con los sketches, cuadros musicales, bailarinas, el show de la vedette, brillo, plumas, me gusta mucho. También la comedia. El drama en teatro no me gusta mucho. Creo que para drama tenemos demasiado con lo que vivimos en Argentina, como para ir a encerrarme a llorar con un espectáculo.

-¿Cuidás tu estado físico?

-Desde que nací, al segundo día, le dije a mi mamá: ‘Quiero hacer dieta’. Estoy en una constante dieta y siempre rompiéndola. Siempre me trato de cuidar pero me tiento y soy un desastre. Me mata lo dulce. Voy al gimnasio 2 días y abandono, no tengo constancia. No tengo voluntad para ir, odio el gimnasio.

-¿Sos adicto a las redes?

-No, no estoy publicando todo el tiempo. Me distraigo con ellas, paso el tiempo viendo lo que publican otros. No subo cosas de mi vida privada porque además sería un gasto de energía excesivo manejar además de mi trabajo, mis propias redes sociales.

-¿Tenés tatuajes?

-14 o 15, no me acuerdo. Pero ninguno visible. Igual ahora estoy tentado en hacerme todo el brazo. El primero me lo hice el primer verano que trabajé en temporada, un delfín, lo hicimos con un grupo de amigos de la revista Gente. Dos fotografos, un periodista y yo, nos lo hicimos en conjunto. Después cada verano me fui haciendo un tatuaje. Tienen todos un significado espiritual y la mayoría son celtas. Tengo de todo: un sol, un tribal, un ying-yang, palabras, un infinito. Son tantos que les pierdo el rastro.