Mientras descansa cuerpo y alma en playas paradisíacas de Uruguay, Oscar "El Negro" González Oro espera con garra y expectativa su retorno al dial de radio Rivadavia, que se llevará a cabo, puntualmente, el próximo lunes 10 de febrero en la franja que irá de las 14 hasta las 17, el mismo horario que tenía hasta hace poco tiempo en Radio 10.

Sin pareja y disfrutando al máximo su condición de soltería, el experimentado hombre de medios despunta su ocio con lectura y música, tópicos que seguramente volverá a abordar en su nueva experiencia laboral.

El Negro le apunta a DiarioShow.com que su regreso a Rivadavia tiene perfiles de singular color en todo sentido: “Es el retorno al barrio, es como regresar a casa, a mi propio terruño, y ese barrio, precisamente, nos dio cosas importantes. Y estamos, entonces, por la vuelta. A modo de ejemplo, te puedo decir que un quiosquero, al volver días atrás a la emisora de Pueyrredón y Arenales, nos dijo con mucho afecto que me estaban esperando con la puerta abierta, como si fuera, precisamente, la llegada de ese familiar, de ese ser querido que nunca se alejó y cuya presencia adquiere, cada vez, más relevancia”.

Destacó que “me fui de Radio 10 dejando muchos amigos y compañeros entrañables. Mi contrato terminó y al comprobar que había gente que no me quería desde el cuerpo directivo opté por no continuar en esa emisora”.

El periodista habló de todo.
El periodista habló de todo.

En esta línea expresó que “más allá de que me vinieron a buscar, a solicitarme mi continuidad, les expresé que, en estas condiciones, no tenía sentido. Reitero, he tenido muy buena relación con uno de sus dueños como Fabián de Sousa, y de hecho su novia, Julieta Camaño, era una de mis columnistas, pero yo me manejo mucho con la intuición y no me arrepiento de ello”.

El federalismo, en los medios de comunicación es para González Oro un factor excluyente: “El concepto de expresión a nivel radial no cubre, solamente, provincia de Buenos Aires y Capital; es todo el país y, en este sentido, Rivadavia cuenta con una perspectiva abarcativa, ya que tiene 80 repetidoras en todo el país, situación que pinta las otras realidades culturales y sociales. Me encanta esta posibilidad”.

En relación con la tan mentada grieta política, el Negro puntualizó que “sigue siendo un problema pésimo y que, lamentablemente, seguimos apoyando. Odio la grieta; ha dividido a la población, a los amigos, a las familias, a los jóvenes. Buenos Aires está violenta y Argentina, también".

Y, en función, de los terribles episodios sucedidos en Villa Gesell y que le costaron la vida a Fernando Báez Sosa, dijo: “El rugby siempre fue violento y ha estado marcado siempre por una actitud agresiva. Más allá de todo esto, mi sobrino, Lucas González, es jugador de rugby, no ha lastimado a nadie ni tampoco anda matando gente en la calle como esas bestias”. 

“No me convence el feminismo convertido en militancia”

En relación con el empoderamiento femenino, el Negro Oro destacó que “la revolución del feminismo no es nada nuevo; mi abuela María Luisa, nacida en 1900, fue un ícono de la defensa de los derechos de la mujer: como mujer independiente, mujer de tópicos transgresores en cuestiones laborales y de educación y en la enseñanza que les brindó a sus hijos, sus nietos y bisnietos. Cuando el pedido de justicia se convierte en abuso y se hace una militancia de todo esto, no me convence en absoluto; sobre todo hasta el punto de tener que evitar decirle algo a una mujer en plena vía pública para no tener ningún problema”.

Con respecto a la televisión actual, el Negro fue, también, contundente: “No me gusta un carajo. Este formato de un conductor rodeado de panelistas que se agreden uno contra uno, me parece lamentable. El tipo de televisión que a mí me gustaría hacer es totalmente distinto. Y parece que no se dan cuenta de que con este tipo de propuesta cada vez miden más bajo”.

El locutor a corazón abierto.
El locutor a corazón abierto.

Sobre el rol del periodismo en los tiempos que corren, dijo: “Yo puedo apoyar a un candidato presidencial y expresar sus convicciones, pero el periodismo militante es otra cosa. A mí me gusta consentir con las ideas de un presidente, marcar sus cosas buenas y malas y respetarlo en sus años de gestión. Pero nunca voy a hacer de esto una cuestión de obsecuencia: hay periodistas que se dieron vuelta en días y la gente no es imbécil, se da cuenta de todo esto”.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a la beata Jacinta Marto

La Iglesia recuerda a la beata Jacinta Marto

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos