@Rfilighera

Tiene la estirpe de una verdadera escuela de familia. Llega al teatro con antelación, como lo hacían y lo continúan realizando las personalidades artísticas de toda la vida. Ella lleva el fuego sagrado de dos generaciones que marcaron, cada uno en lo suyo, aportes fundamentales en materia de espectáculos. Su abuelo: Guillermo Desiderio, compositor de tango y guitarrista de Carlos Gardel; Alfredo, su padre, cómico de larga trayectoria en la revista, el cine y la televisión y, ahora, en extensión, su hijo Federico Bal, encargado de continuar con una mística, propia de la época de oro de nuestros escenarios.

Carmen Barbieri charló con DiarioShow.com con agenda abierta, a pocos días del estreno en Capital de su nuevo show “Magnífica” y en el que participa como actriz y directora. “Estoy muy contenta con la repercusión obtenida hasta el momento, habida cuenta de los diferentes avatares económicos que el país vuelve a tener en forma cíclica. Venimos de la temporada marplatense con buena repercusión de taquilla y estamos instalándonos aquí, en el escenario del Astros, una sala siempre dispuesta a albergar la revista, un género tan arraigado en mí y en la historia de nuestro público”.

(Claudio Esteche - Diario Crónica)

En relación a las duras críticas que Luisa Albinoni, integrante del elenco de “Magnífica” en La Feliz, disparó contra ella, oportunidad en que la responsabilizó de haber generado un clima hostil, Carmen realizó su descargo: “Realmente me sorprendió por todo lo que dijo. Más allá de cierto sabor amargo que me deja, no estoy enojada, en absoluto, y la sigo queriendo, ha sido siempre para mí como una hermana de la vida. En esos meses, como se sabe, yo tenía a mi madre agonizando y vivía, en consecuencia, días muy difíciles. Luisa es una mujer muy talentosa, de una gran riqueza de matices arriba de un escenario. Pero me asombra mucho todo esto. No me lo esperaba, aunque si lo dijo, tendrá sus razones”.

En relación a la muerte de Anita, su madre, compañera, amiga y confesora de siempre, Barbieri puntualizó que “todavía, a cuatro meses de su fallecimiento, aún no he podido elaborar el duelo. En el interior de mi casa tengo la sensación de su presencia y el recuerdo siempre está acompañándome. Por otra parte, no he dejado de trabajar y esto me ayudó para seguir intentando superar esta compleja circunstancia”.

La rubia junto a su madre Anita.

Lazos de sangre

Sobre su hijo, Fede Bal (28), quizás en el momento de mayor explosión mediática, sostuvo que “está haciendo lo que más quiere en la vida: actuar y tener proyectos. Filma, en estos momentos, junto a su padre y trabaja junto a su madre arriba de un escenario”.

En relación al ultramediático tema de la separación de Fede con Laurita Fernández confesó que “te soy honesta, no tengo idea de lo que pasó, en definitiva, su mundo afectivo forma parte de su vida. Ojalá que sean felices los dos, juntos o separados. Tiene razón Laurita lo que afirmó en un reciente reportaje: 'Yo salgo con Federico, no con los padres'. La mujer siempre tiene que ser muy segura para estar al lado de un hombre que sabe que es mujeriego o que haya tenido un pasado con muchas mujeres. Te reitero, no puede tener dudas al respecto”.

Sin alejarse del tema, Carmen dijo que “Federico ha tenido muchos golpes en la vida y, a través de los años, ha cambiado mucho. Se ha podido bancar el éxito, todo este tema de la popularidad. Y lo hizo de la mejor manera posible. Ha salido de una casa de artistas y conoce muy bien cada uno de los pormenores de esta actividad”.

Carmen junto a su hijo Fede Bal.

Cuando le preguntamos si, en alguna oportunidad, ha influido en algunas de las decisiones de Federico, nos contestó con su firmeza habitual: “Nunca. El tiene la autoridad suficiente para ordenar las cosas de su propio camino. Si me lo pide, lo escucho y como madre, siempre, va a tener, en todo momento, mi contención. Pero como norma y filosofía de vida, no me meto en su cosas personales y, por otra parte, él vive solo desde los 18 años. La mujer que elija será bienvenida para mí”.

Inmediatamente, le comentamos que, como rara paradoja, más allá del tiempo transcurrido de su vínculo con Flor Marcasoli, la vedette, aunque sea de manera inconsciente, siempre lo trae a colación, lo nombra en la situación que sea. Carmen expuso que “realmente desconozco esto y, en todo caso, el porqué de esta supuesta situación se lo tendrían que preguntar a ella”.

¿En la pista?

En los últimas días se habló de la posibilidad de contar en la nueva edición del “Bailando”, con Laurita Fernández en el jurado y Federico, otra vez, como protagonista en la pista. Para completar este círculo se barajó la alternativa de ofrecerle a Carmen la invitación a que compita, nuevamente, como bailarina. Nos contestó que: “Otra vez, no. Ya lo hice tres veces y me dejó una rica experiencia. Esta vez, no he recibido propuesta alguna, salvo la posibilidad de participar en un programa satélite de la empresa, compartiendo la conducción con Marcelo Polino. Se trataría del abordaje de un tema, distinto en cada emisión, para debatir y en el que formarían parte de panelistas de renombre”.

(Claudio Esteche - Diario Crónica)

En la estructura de la televisión actual, “la gente se maneja de otra manera, la palabra código muchas veces no encaja en la mecánica cotidiana y cada uno forma sus propias reglas”, completó.

Sobre el tan expuesto tema del abuso en la estructura del mundo del espectáculo, Carmen sostuvo que “a mi nunca me faltaron el respeto ni tampoco pasé por la experiencia de un acoso. Probablemente, haya influido en este tema el que haya sido la hija de un actor muy popular. Y esto, quizás, me ha servido como un resguardo, una barrera para impedir que me sucediera este tipo de cosas”.

Ante el cuadro de situación que se vive con las denuncias, dijo que “siempre es bueno denunciar este tipo de cosas, sin embargo, creo que estamos exagerando determinadas circunstancias. Probablemente, hay que pasarse un poco de la raya para que todo, luego, vuelva a equipararse y nivelarse. Existen, por otra parte, terribles situaciones de violaciones y femicidios. No estoy de acuerdo, en este sentido, con la pena de muerte pero sí en ponerle un coto a esta terrible forma de criminalidad. Algo así como 'tolerancia cero', a lo (Rudolph) Giuliani (Alcalde de Nueva York que bajo su administración redujo el crimen en un 65 por ciento). Vivir con una condena de por vida es como agonizar lentamente y ser testigo de ello”.

La vida

En relación a legalización del aborto, destacó: “Lo ideal siempre sería la posibilidad de salvar dos vidas. Yo apuesto por la vida pero hay que ser conscientes de que los abortos clandestinos dejan terribles saldos para todas aquellas mujeres que se lo practican. También, no podemos dejar de citar los trágicos episodios de nenas violadas y embarazadas a los 10 años. Yo creo que para esto, como para otras cosas debe haber leyes que estén muy atentas a las necesidades de la gente. A modo de ejemplo, ¿cuánto tiempo se tarda en anotaciones, papeles y aceptación final en los pedidos de adopción? Toda una vida. ¿Es lógico esto para aquellas personas que quieren darle cobijo a una criatura desamparada que no tiene padres?”.

Otro tema en la polémica: “El cannabis, a modo de citación de todo lo que venimos hablando, tiene un aspecto medicinal y beneficioso en la lucha contra determinadas enfermedades. Sin embargo, preconceptos, tabúes y posturas de mentes no abiertas dificultan cualquier tipo de tratamiento a nivel leyes. ¿Entonces? Pueden más determinadas corporaciones de los laboratorios que promueven, únicamente, determinado tipo de tratamiento. Esto me sigue dando mucho malestar”.

(Claudio Esteche - Diario Crónica)

Otro tópico que ha vuelto a instalarse en intimidad de cada uno de nuestros hogares es el referido a la situación económica del país y Carmen, en este sentido, sentó su posición. “Es muy triste lo que estoy observando, es, realmente, un desastre. Yo estoy cumpliendo una “probation” ( modo de resolver los casos penales sin ir a juicio) por el problema que tuve por una serie de cheques que denuncié por extravío. Cocino y limpio en el refugio “El polo de Asis” y tambien en un hogar para indigentes y gente que se encuentra en situación de calle en la Villa 31. La realidad que observo es terrible y, por otra parte, lo compruebo dia tras día en aquellas personas que se encuentran viviendo en la calle.”

¿Existe tiempo para el amor? Carmen confesó que “por el momento, no hay lugar para los afectos. En estos momentos vivo para el trabajo y me dedico a esto sin pensar, siquiera, en lo otro. Es mi cuadro de situación por ahora y en este momento”. Como observa, le preguntamos el caso de su ex pareja, Santiago Bal (80), saliendo y vinculándose con mujeres cuyas edades oscilan entre los 25 y 30 años. Dijo, sin eufemismos: “Me parece bien, porque parece que este tipo de relación lo hace sentirse mejor y con la mente más despejada”.

Otros tiempos, cuando Santiago y Carmen estaban juntos.