@perez_daro

A Juan Ponce de León lo conocimos en “Verano del 98”, donde interpretaba a un músico de Costa Esperanza, uno de los protagonistas de la historia. Pero tiempo después dejó la televisión, y se fue a vivir a la Patagonia. Transitoriamente en Buenos Aires, el 30 de noviembre presentará nuevas canciones en Makena Club de Palermo, en lo que él asegura que “se trata de mi otro yo. Lo que hacemos con mi banda, son temas propios que hablan de mi alter ego”.

-¿Cuál es tu alter ego?

-Lo que todavía muchos no sabían de mí y voy a mostrar. Hasta ahora lo que sabían de mí es que yo trabajaba como actor y tuve cinco años de ostracismo en Villa La Angostura y ahora vuelvo con mi otra verdad.

-¿Ostracismo real?

-Me refiero a la libertad de encontrarse con uno mismo. Me vino muy bien para componer estas canciones. Al principio fue shockeante ir al Sur. Si bien nací en Capital, la verdad es que después de Villa La Angostura es muy difícil volver. Está mi familia, mis amigos. Si bien me fui para quedarme, las cosas se dieron como para que yo vuelva, y de nuevo me shockeó la ciudad.

-¿Por qué?

-Soy fóbico a los ruidos, y tengo una obra en construcción al lado. Me fui acostumbrando y las cosas lindas de Buenos Aires, los lugares para conocer, y saber que existe Villa Langostura, me tranquiliza, porque sé que puedo volver en cualquier momento. Me fui buscando silencio y lo encontré.

-¿No es paradójico eso en un músico?

-Es un punto de partida. Primero con la vibración personal. El silencio te invade en el Sur, y es un punto de partida de tonalidad, donde estás vibrando en ese momento y ves qué color tiene tu aura. Desde ahí podés encontrar nuevas facetas tuyas, que decantan en una melodía natural, no algo buscado.

-¿Tu viaje al Sur estuvo relacionado con la fama?

-Cuando yo actué en “Verano” hacía de mí mismo. Entonces me sacó personalidad en la vida real, me pasó eso. Armé un personaje para no entrar en la mirada de los otros. Fue un éxito el programa y fue incómodo tener por un lado mi banda, Argos, de rock, de tocar en bares y boliches de Buenos Aires, y de repente tener que defender una música que no era la que yo componía. Fui generando un personaje de la tele, cuando en realidad soy un poco más que eso. Me corrí para encontrarme.

-¿De qué vivías en el Sur?

-Me abrí un pub irlandés donde tocaba todas las noches. Allá terminó tocando Fito, Cachorro López, Los Tipitos, Martín Zorreguieta, que es hermano de la reina Máxima y vive ahí. Es un lugar chiquito, trabaja solamente en enero y febrero, y a veces en julio porque siempre hay un volcán erupcionando, o no nieva, o nieva y la gente no puede llegar. Es maravilloso y acojonante. Me recibí de hombrecito allá, tuve que hacer de todo. Me tuve que reinventar, y aprendí que puedo valerme de mi inteligencia y de mis manos para sobrevivir. Era un bicho de ciudad, y ahora soy 4x4.

-¿Nunca dudaste en seguir en la tele, en el camino del “éxito”?

-Un día conocí al Flaco Spinetta y me dijo si querés dormir tranquilo, hacé tu música. En ese momento me decían que siguiera con “Verano”... , me ofrecían estar en Mambrú, o hacer música de Cris Morena. Esa frase del Flaco fue un regalo. Nunca más dejé de componer.

-¿Quedó en el pasado la actuación?

-Nunca se sabe, quizás pueda volver. Pero lo que importa es el aquí y ahora. Nunca me interesó demasiado pensar hacia adelante, y obviamente no me movilizan las cosas que tengan exposición, ni siquiera me vi en “Verano del ‘98” cuando actuaba.

-¿Por qué?

-Me daba vergüenza, porque me salía más o menos bien hacer de mí mismo. Entonces, me perdí de mí mismo, como decía Facundo Cabral, no estaba deprimido, estaba distraído, y me pasó con la tele. No era lo mío. Una tira diaria es muy esclavizante.

Juan Ponce de León: Alejado de los medios, "atado" a la música.

PING PONG

-Definite en pocas palabras.

-Somos nosotros.

-¿Un talento oculto?

-Me gusta dibujar. Estoy pintando también. Y sé que juego bien al fútbol.

-¿Una actividad al aire libre?

-El surf.

-¿Comida favorita?

-Mariscos.

-¿Bebida favorita?

-Jugo de manzana.

-¿Con qué plato te lucís?

-Ceviche.

-¿Qué te pone de mal humor?

-Un mosquito en el oído.

-¿De buen humor?

-Cantar desde el alma, me calma toda la ansiedad.

-¿Qué serías si no fueras músico?

-Todo el mundo sabía que iba a ser músico siempre. Pero podría haber sido deportista.

-¿Un artista favorito?

-Luis Alberto Spinetta. Es fundamental en la música.

-Una virtud que tengas.

-Mucho instinto de supervivencia.

-¿Y un defecto?

-Me meto en situaciones difíciles. Crear situaciones complicadas, por creativo, para componer.

-¿Qué buscás en una pareja?

-Empatía. El resto viene de eso.

Ver más productos

El beato Marco Antonio Durando, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Marco Antonio Durando

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos