@Antoravinale

Con apenas 22 años, Jerónimo Giocondo Bosia trabaja en "100 Días para Enamorarse" una de las novelas más importantes de este último tiempo y ya son muchos los que están hablando de él. 

Jerónimo contó que su primer acercamiento con esta carrera fue a los ocho años cuando su mamá lo insitó a que empiece teatro, pero al parecer no tuvo una buena experiencia. Cuanto cumplió 17, volvió a intentar y se inscribió en un festival de teatro adolescente en donde ganó el premio de actuación destacada. A partir de ese momento,  se dio cuenta que definitivamente estaba por el camino correcto y  que se quería dedicar a esto.

 

En la novela “100 Días para Enamorarse” interpreta a “Tomás” un adolescente popular, galán y canchero que se lleva al mundo por delante. Jerónimo reconoce que el papel que le asignaron es ideal para él y que lo sabe llevar muy bien. Sin embargo, en otros no tanto. “En el colegio siempre fui travieso y revoltoso, no malo. No considero que haya sido una persona mala porque Tomás si hace cosas malas”, aseguró el actor. Y agregó convencido: “Siempre me gustó ser medio payaso, pero considero tener un poco más de registro que algunas cosas que en mi personaje”.

Además, afirmó que nunca hizo bullying pese a haber tenido algún enfrentamiento con compañeros en clase y tampoco recurría al vandalismo. Alguna que otra vez le faltó el respeto a los profesores pero nunca con maldad. ”Nunca se metí con la vulnerabilidad de alguien. Siempre fui travieso a lo Bart Simpson sin llegar a la maldad”, comentó a DiarioShow.com

"Siempre fui travieso a lo Bart Simpson sin llegar a la maldad".

 

La seducción es un aspecto importante de su personaje. Se muestra como un chico atractivo que enamora a las adolescentes. También es medio violento y es por eso que muchas lo repelen. El joven actor, cree que en la vida real es más delicado y cuando se trata de conquistar a una chica, su fuerte es hacer reír.

Lo tradicional me aburre, siento que estoy cayendo en un cliché. Me gusta salir de lo normal y trato de ser ingenioso con los chistes”- manifestó el actor de “Telefé”-. Trato de conquistar a las mujeres con el humor. Es donde más confianza que tengo”.
 

"Trato de conquistar a las mujeres con el humor. Es donde más confianza que tengo".

Jerónimo es uno de los chicos más halagados en la serie por su físico y por ser un conquistador nato. Sin embargo, no todo es lo que parece ya que él no lo ve así. El joven galán siente que le falta mucha confianza con él mismo y se ve enfrentado a ciertos prejuicios. “Nunca me sentí lindo. Hay veces que le iba con problemas amorosos a mi vieja y me dice ‘sos una ferrari que se siente fitito’. Te estigmatizan como el ‘fachero’ y tal vez no reaccionaba como la gente esperaba que reaccione”,sentenció. 

"Hay veces que le iba con problemas amorosos a mi vieja y me dice ‘sos una ferrari que se siente fitito’"


Te juzgan. Yo siempre representé al grandote. Para la sociedad un chico fachero también tiene que enfrentar prejuicios. Sacarme estigmas que me ponían como el hueco, o el que no es muy intelectual y nada que ver. Me gusta leer y me considero bastante sensible”, declaró Jerónimo.

A su vez, certificó que en un futuro cree que en lo actoral puede representar un papel más imponente que el de ahora en el que se ve como el chico “fachero” de la clase. ”Siento que puedo demostrar algo más profundo o de otro matiz de lo que represento físicamente o a simple vista. Y la gente cuando me mire va a decir ‘uh, epa, este pibe no es solamente esto’”.
 

"Yo siempre representé al grandote. Para la sociedad un chico fachero también tiene que enfrentar prejuicios".

Elenco de "100 Días para Enamorarse".


A su vez, el actor de la tira de Telefé habló de las mujeres y de lo que considera que tienen que tener para que lo enamoren. “Lo que siempre más me interesa es la cara. Las caritas lindas y los ojos.Me gusta que me llame la sonrisa, los gestos que tiene. Son muy pequeños los detalles que evaluó pero son de los que me agarro. Y después del sentido del humor”, afirmó Jerónimo. Y agregó entre risas: “Si tiene sentido del humor me mueve el piso. Si tiene todo eso me caso”.

Al parecer, no sólo alcanza con esos aspectos, ya que también exige como condición que las mujeres no sean del mundo del espectáculo. A Jerónimo no le gustan las relaciones que toman un carácter público en donde todos comentan al respecto: “Mi intención no es estar con alguien del medio, no mezclar las cosas. No me considero maduro para llevar una relación mediática, me pondría loco. No lo soportaría”.