@perez_daro

"No me voy a casar”, repite una y otra vez Abel Pintos. Tiene que decirlo en plena promoción de sus conciertos sinfónicos, debido a una nota que publicó una revista sobre su relación con una joven llamada Mora. Pero no se lo nota cansado de tener que aclarar algo sobre su vida privada, a pesar de que siempre fue muy hermético con su intimidad.

En charla con DiarioShow.com explica que entiende la situación: “Mi público, que me conoce más íntimamente por haberme visto en conciertos, entrevistas, por haberme sacado miles de fotos, entiende perfectamente. Pero más allá de ese público, se sabe que soy una persona reservada. Como artista que tiene el privilegio de tener la atención que se podría llamar popular, entiendo cómo son las cosas. Por ser reservado y un artista con repercusión, eso funciona como un atractivo más respecto de la curiosidad”.

Siendo uno de los músicos más convocantes del país, con las consecuencias que ello acarrea, su calma para analizar lo que ocurre con los rumores es especial. Pero nuevamente aclara que “sea cierto o no lo que estén diciendo, la gran mayoría de los periodistas y el público me tratan con gran respeto. Yo nunca sentí que me hayan faltado el respeto, y eso lo agradezco”.

Abel habló de su presente con DiarioShow.com

Además de su talento, Abel es reconocido por su personalidad bondadosa, aunque él ignora que ese respeto esté relacionado con eso. “No sé con qué tiene que ver. De algún modo tiene que ver con cómo yo veo las cosas. Yo soy reservado, no es una postura artística, entonces no tengo que sostenerlo, porque es una filosofía. No fue un efecto de que me haya convertido en famoso. Hablo de lo que quiero hablar, hasta donde quiero hablar. Pero siento que en órdenes generales el respeto hacia los demás, es una regla general. No porque alguien es artista, o porque te cae bien, debés rendirle algo en especial, todos debemos hacerlo”.

Su gira “Universo sinfónico” comenzó ayer, continúa hoy y terminará mañana en el Movistar Arena de Buenos Aires. Según él, más que un paso hacia adelante en su carrera es “un gusto que quise darme, de llano”.

Respecto de este recreo a pura música, a Pintos se le viene a la cabeza un recuerdo muy particular de su infancia. “Recuerdo con mucha claridad algunos momentos musicales. La primera vez que escuché música y sentí que se me movió algo adentro fue con Mercedes Sosa. Fuimos con mi padre a una disquería y estaba sonando Mercedes, y pedí eso que estaba sonando, porque me había pegado en un lugar que estaba más allá del cuerpo. No me separé nunca más de esa voz. La canción es 'Cuando yo me empiece a quedar solo' de Sui Generis, que Mercedes canta con Charly García. Esa canción es la única de este concierto sinfónico que no me pertenece, y estuve esperando una vida el momento indicado para hacerla”. Recuerdos de la infancia.

El artista admitió que "vive para la música".

Entre sus memorias, el cantante también tiene presente el momento en el que decidió que dedicaría su vida a la música: “Cantaba en un coro en el que tenía varios momentos solistas. Un día el director decide llamarnos a los solistas y hacernos pasar al frente cuando tocaba nuestra parte. Cuando me bajé de aquella grada y canté frente al público, dije ‘quiero hacer esto todo lo que pueda’. Pero nunca me aferré a lo bien que pudiera cantar. Me halaga cuando me lo dicen, pero siempre quise sentirme cómodo. Cuando era chico cantaba muy fuerte todo el tiempo, sin matices. No me importaba ser más afinado. Lo sentía de esa manera. Naturalmente vas cambiando y empezás a elegir. Hoy tengo más recursos vocales porque estudié, pero eso no te garantiza que seas un buen cantante. Lo más importante es que lo que canto me tiene que identificar. Pero nunca me quitó el sueño ser el mejor cantante".

Ver más productos

El beato Marco Antonio Durando, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Marco Antonio Durando

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos