@perez_daro

Termina el año y había que encontrar a la chica que movilizó todo en 2017. Ya sea por su participación en el “Bailando”, los supuestos romances y sus siempre virales publicaciones “hot” en redes sociales, Sol Pérez se ganó un lugar en la farándula argentina y pasó de ser “la chica del clima” a ser “la chica del momento”. Si la vigencia la acompaña, la rubia afirma en charla exclusiva con DiarioShow.com que “ojalá sea la chica del verano, y después del invierno... Si te ponen un mote de la chica de..., trato de disfrutar de eso, porque no sabés qué va a pasar después. Una no quiere ser sólo un momento, pero tenés que disfrutar de todo como si lo fuera”.

Este año comenzó dando el pronóstico del clima en TyC Sports y dando materias de derecho en la UBA, hasta que una tarde “me llamaron para el ‘Bailando’ cuando estaba en el bar de la facultad estudiando. Creí que era una joda. No me imaginaba que iba a pasarme todo esto, pero sé que el ‘Bailando’ es como todos los laburos, hablamos del programa más visto de la Argentina, pero puede abrirte una puerta, que hay que saber aprovechar, sacarle jugo y dejarte allá arriba, o te hunde”.

La modelo es una de las protagonistas de “La isla encantada”, obra en la que comparte escenario en el teatro Del Lago, en Villa Carlos Paz.

Y en sus declaraciones se repite la palabra “laburo”. “Este año me levantaba a las cuatro para ir al noticiero, después iba a ensayar, después a algún programa que me invitaban, a la noche al ‘Bailando’. Y los fines de semana me iba al interior a conducir eventos en boliches, me la paso trabajando, porque mañana no sabés si seguís. El 2018 quizás no tengo lugar en el medio y voy a seguir trabajando o aprovecho para terminar mi carrera, todos son etapas y no me muero por estar en la tele”.

Por sus atributos físicos, Sol es protagonista de notas, pero también es blanco de críticas. Sobre ese qué dirán, explica que “me han tildado de grasa porque tal vez soy más popular. El tema es que la sociedad está muy... si sos flaca, alta, no tenés culo ni tetas, te podés sacar cualquier foto porque es cool, si yo lo hago, soy grasa o estás queriendo calentar. Tal vez es la misma foto que se sacó otra piba. Pero, no. Se ve de distinta manera. El punto de vista es lo cool y la otra ‘mirá qué fácil, qué trola, que quiere calentar’. Casi siempre se habla de cosificación cuando tenés tetas y culo. No se habla de eso cuando es una modelo flaca, alta que no es exuberante. La cosificación es la cabeza del otro. Te sentís bien con vos misma y punto. Yo súper agradezco que me tilden de hot o sexy porque me mantiene vigente. Obviamente, hay notas que no tienen nada que ver, pero, bueno, tengo que divertirme cuando ponen algo”.

Entre esas cosas que “nada que ver”, según explica Pérez, están el ser la tercera en discordia entre Pico Mónaco y Pampita, o el affaire con el jugador de Boca Lisandro Magallán. “Ya me casé, tuve hijos, me pasó de todo según los medios. Me lo tomo con gracia, porque no estoy con nadie como para tener que aclarar”.

Una bomba.
Una bomba.

¿Pero cuál es el estado civil de Sol Pérez entonces? “Una nunca está soltera, soltera. Siempre algo hay. Pero nada serio. Nunca estás del todo sola. Pero no estoy con alguien en una relación, nadie a quien deberle explicaciones. Estoy muy relajada. Quiero poner todo en el laburo. Cuando llegue a Buenos Aires, veré si quiero estar con alguien o tener una relación. Si funciona o no. Mi relación es con el trabajo ahora, ¡qué mina poco interesante soy! jaja”.