@perez_daro

Se llama igual que El Potro. Tiene un notable parecido con él y también es su fan. Y como si fuera poco, además es cordobés. Rodrigo Romero parecía tener el destino signado a convertirse en “Rodrigo” en la pantalla grande. Este albañil de Río Cuarto cambió su vida cuando vio que buscaban a una persona para personificar al cantante.

Al poco tiempo, le avisaron que iba a protagonizar “El Potro, lo mejor del amor”. “Me abrió la cabeza esto. Yo no agarraba un libro para leer desde los 12 años cuando dejé la escuela. De repente me dan un guión, lo tuve que memorizar, tuve que trabajarlo y se convirtió en mi fiel amigo. Ahora estoy entre artistas todo el tiempo y está buenísimo. Me gustaría vivir de esto, actuando o cantando”.

Sobre las semejanzas que tiene con el Rodrigo que todos conocen, declara que “más que buscar un parecido, quisimos hacer la interpretación, nunca se busco imitarlo. Leyendo el guion vi que tenemos algunas cosas similares, que me pasaron a mí también. Hay una cuestión mediática de Rodrigo que la conocemos todos, de ese Rodrigo íntimo, Rami sabe muy poco, entonces yo en lo personal no tuve a nadie que me diga cómo era. En ese sentido estuvo bueno porque se fabricó el personaje. Que entiendan que está hecho con amor y con el respeto que Ro se merece“.

Rodrigo, en su mejor momento. (Foto: Jonatan Moreno/Crónica).

Sobre su visión del ídolo, expresa que “yo me crié con su música y él conquistó al país. Rodrigo es de todos, desde el norte al sur, Rodrigo es patria”. Asegura que le gustaría hacer cuarteto porque “es lo que llevo en la sangre, pero no quiero ser el doble de Rodrigo, me ofrecieron alguna cosa ya, pero no quiero ser imitador suyo. Es un camino largo con mucho que aprender, quiero estudiar canto. Empecé a escribir algo pero me falta, ya veremos como sigue mi vida”. Además, aclara sobre la relación con la familia de Bueno, que “trabajé con Rami, su hijo y ahora somos amigos. Es un gran chico. Y hoy lo sigo al Uli (Ulises Bueno). Hace poco tocaba en Río Cuarto y alguien hizo una movida para que suba a sacarme una foto y me invitó a cantar. Casi me meo. Canté “Infiel”; un tema de él, una experiencia inolvidable”.

Su vida antes de llegar al cine, fue también de película: “Soy un pibe bien, nunca me faltó nada, mis viejos me dieron la posibilidad de estudiar, pero no estudié por pelotu..., ahora me doy cuenta. Dejé la escuela, me puse a laburar, a ayudarla a mamá. Era hijo único, a los 15 míos nació mi hermana, entonces fue un poco mi primera hija también. He sido albañil, pintor, vendedor de autos, de bolsas de consorcio, de todo lo que te puedas imaginar. Mi vida en particular fue una preparación de alguna manera, tuvo que ver con ese Rodrigo Bueno que vino a Buenos Aires. En mi hábitat siempre fui un chabón muy caradura y eso es lo que me trajo acá. Pasé muchas cosas, no soy pendejo. Tengo 30 años, tres pibes, Rubí, de ocho, Ryan de cinco que es mi fan y me imita a mí haciendo de Rodrigo, hace gestos y canta, y el más chiquito, Romeo, tiene un añito”.

Amor mediático

Mientras filmaba la película, Rodrigo tuvo tan buena química con Jimena Barón que el romance de la pantalla se transformó en real y salieron durante unos meses. Ahora, cuando muchos rumorean que están juntos de nuevo, aclara: “Ya no pasa nada con Jime. Somos amigos, tenemos una relación bárbara y hablamos todo el tiempo. Es una bomba, divina. Tuvimos un romance lindo, fugaz, de meses intensos. No tengo que decir más que buenas cosas de ella. A medida que iba empezando esto, ya me hacía una idea de lo que iba a pasar con los medios, entonces estuve preparado y no lo padecí. Nos dejamos en un momento justo para no pasarla mal. Y seguimos teniéndonos cariño y amor. Sigo enamorado, pero bueno, yo la adoro y ella a mí así que mejor que sigamos así, compinches”.

La familia de Rodrigo Bueno y el filme

En estos días previos al estreno del filme se intensificaron las diferencias entre los familiares de Rodrigo Bueno. Desde que se decidió filmar la historia del cantante, que murió el 24 de junio de 2000, se desató una interna familiar. Por un lado, Ramiro Bueno, hijo del “Potro”, dio el visto bueno para escribir el guión del fi lme que dirigió Lorena Muñoz, la misma de “Gilda”. Además, es productor de la cinta.

Por el otro, la mamá de Rodrigo, Betty Olave y su hermano, Ulises Bueno, se quejaron por no haber sido consultados para reconstruir la historia del cantante. Ulises hizo pública la declaración de su madre de no emitir opinión sobre la película, incluso luego de haberla visto. Y ahora, el cantante le mandó un mensaje a su sobrino: “Rami querido, nosotros somos tu familia y estamos dispuestos a acompañarte en todas, no estamos enojados, te amamos mucho!!! Déjalos que hablen, nosotros nunca vamos a dejar de ser una familia!!! Te amamos!!!”. ¿Qué quiere decir el artista con el mensaje para Ramiro?

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos