@TomasDV55

"Había arrancado muy nervioso. Ahora estoy un poquito más tranquilo”, asegura Franco Rizzaro, con una actitud que busca demostrar que lo que dice es cierto. Para un joven de 19 años que, sin previo aviso y sin trabajos anteriores en el rubro, arribó a la tira más exitosa de la pantalla chica local actual para interpretar a uno de los personajes principales, la serenidad es un valor realmente admirable.

Estaba muy pendiente de cómo iba a salir, cosa que es normal porque es la primera vez que hago algo en la tele. Ahora estoy empezando a disfrutar de cada escena, de cada día nuevo que voy a grabar. Estoy cada vez más suelto y más confiado”, explica Rizzaro. El cambio que él describe, se percibe realmente del otro lado de la tv: cada vez que su personaje “Rodrigo” aparece en 100 días para enamorarse, su interpretación se mimetiza con naturalidad entre las de Juan Minujín y Carla Peterson, que hacen de sus padres.

Franco Rizzaro

“Trabajar con gente tan capa fue lo que más me sorprendió”, dice Franco, y suma: “A Carla y a Juan, que son con los que más grabo, los disfruto muchísimo. Los veo todo el tiempo e intento nutrirme de cada escena que hacen. Voy tratando de incorporar todo lo que puedo porque son talentosos de verdad”.

La vida de Franco dio un vuelco de 180 grados en sólo un par de meses. Antes de llegar a “100 días..”, el flamante actor era estudiante de ingeniería y artista aficionado. En 2016 entró en “Cast”, el programa de entrenamiento para jóvenes talentos de Telefé y cuando Underground acudió al “semillero” para incorporar un intérprete joven a las filas de su nueva ficción, lo eligió a él. El resto es historia.

Franco Rizzaro , Carla Peterson y Juan Minujín

“De chiquito actuaba en los actos del colegio y ya sabía que me gustaba mucho. Siento que me lo veía venir esto, pero no de tan joven. Eso fue lo que más me sorprendió, estar tan joven en la tele es algo que vi como una experiencia muy linda. Me llena de orgullo y de honor. Ahora estoy disfrutando y queriendo mejorar”, cuenta con el brillo en los ojos, de quien está transitando un sueño despierto.

Franco Rizzaro (Fernando Pérez Re - Diario Crónica)

En la novela, su personaje es un muchacho tímido y bueno, que está dando sus primeros pasos en su vida sentimental con las mujeres, comete tantos aciertos como errores y aprende de todos por igual. Mimetizado con su personaje, Franco recibe las miles de propuestas amorosas que le llueven por las redes sociales, con cierta sorpresa y mucha humildad: “Recibo bastantes mensajes y a veces no sé cómo manejar la situación, pero no me incomodan. Me gusta y los leo casi todos. Es divertido... pero el día que esté de novio no sé si va a ser divertido”, agrega entre risas y despeja las dudas de una posible relación en el futuro cercano con un simple “estoy muy tranquilo, cero búsqueda”.

El cambio que significó la fama en su vida todavía lo tiene acomodándose. “Al principio mis amigos estaban locos. Me gastaban mucho pero cuando vieron que mejoraba en lo actoral y yo estaba más contento se pusieron felices y me felicitaron mucho”, cuenta sobre las reacciones de sus allegados.

Franco Rizzaro y Maite Lanata

“La verdad no pienso en la plata. Me la administro yo y mi viejo -que sabe más- me da una mano, pero no lo veo como un trabajo para ganar plata. Es en lo último que pienso”, reconoce sobre otra de las grandes modificaciones que experimentó en este breve tiempo. No obstante, e incluso con su corta edad, Franco tiene muy en claro lo que debe conservar para sí, pase lo que pase: “Mis compañeros me aconsejaron que conserve la humildad y nunca me crea más. Pienso mucho en eso”.