@rfilighera

Es el hombre del momento en materia de espectáculos. El suyo es uno de los líderes de la taquilla teatral marplatense. Disfónico y algo afiebrado, Martín Bossi saca fuerzas de flaqueza para hacer frente a las dos funciones que plasmó ayer y que llevará adelante también hoy. Antes de la función del viernes con la voz lesionada pudo responder la requisitoria de DiarioShow.com.

-¿Qué sensaciones te genera lograr una convocatoria tan fuerte como la que lograba el Negro Olmedo?

-No me puedo comparar con Alberto ya que se trataba de otro país, de otra sociedad, de otra Mar del Plata. Estoy sorprendido de la convocatoria que estoy teniendo en esta, mi cuarta temporada, y esto me hace muy feliz, por cierto.

-¿Nos convertimos en autómatas de la tecnología y de las redes sociales?

-Es verdad. Hoy en día las redes sociales nos manejan. En vez de acariciar a tu hijo en el cumpleaños, te fijás en la pantalla si salió bien el video del saludo. Hay que guardar en la retina y en tu corazón el “papá te quiero” de tu hijo. Lo que observo hoy en día es que las redes sociales nos alejan, cada vez más, de los sentimientos y esto yo lo expreso en mi espectáculo.

-El año pasado terminó con graves conflictos sociales. ¿Cómo observar el desarrollo de este tema?

-Yo soy un tipo apolítico y no les creo a los políticos. Para mí los políticos son señores que hacen negocios, tanto sean de una ideología como de la otra. La política, reitero, está alejada de mi vida y soy consciente de que muchos se preguntarán el porqué de esta situación. No los quiero, no los respeto (a los políticos) y pienso que se la pasan actuando todo el tiempo.

-¿El humor nos ayuda a mejorar como personas?

-No tengo dudas de que el humor nos ayuda. Si todos los días te levantás con una sonrisa, la vida te cambia. Si te levantás con enojo, la energía va a ser negativa. La vida hay que tomarla con humor y respeto. La risa, no tengo la menor duda, es la mejor medicina para poder afrontar cualquier tipo de fatalidad. Una sonrisa vale más que mil puteadas.

Un día en la vida de Martín Bossi conlleva un mecanismo de movilidad metódica. El hombre se cuida, a conciencia. Come saludable, no toma alcohol ni fuma, hace ejercicios y gimnasia de manera continua y, por sobre todas las cosas, mantiene, tal como lo señaló antes, un pensamiento rico en actitudes positivas, en buena energía, que le permiten, en definitiva, afrontar con generosidad de esfuerzo las funciones diarias de un espectáculo tan exigente como “Bossi Master Show”.

Admite Martín que “sí, trato de cuidarme bastante y estar acorde con las exigencias de mi actividad y con el tipo de trabajo que realizo puntualmente que plasmo arriba de un escenario. Por lo menos, traté de limitar el riesgo ante las inevitables crisis y dificultades a que nos somete la vida y el destino”.

El respeto con que Martín Bossi se refiere en cada uno de sus presentaciones a esas grandes leyendas del espectáculo nacional son particularmente emotivos. “Sucede que las grandes figuras han sido y son nuestros principales referentes. Ante ellos me manejo con cariño y profunda admiración. Son nuestras raíces y, desde el humor, nos marcaron para llevar adelante estilos y paradigmas que, más allá del paso del tiempo, permanecen vigentes muy fuerte en el corazón de toda la gente. Les debo mucho a Olmedo, Porcel, Portales, Tato Bores, Biondi y también a nuestros próceres como Pepe Arias, Mario Fortuna, Dringue y Castrito. En definitiva, más allá del entretenimiento, nos ayudaron a vivir”.