rfilighera@cronica.com.ar

Conoce bien toda la estructura del mundo del espectáculo. Se podría decir que fue un niño prodigio: tiene 24 años y 18 de carrera; experiencia en el universo clásico de los escenarios e instalación en el mundo de la tecnología y en los nuevos resortes. Asi es Stéfano de Gregorio, alias "Yeyo": la actuación, la conducción radial y televisiva y su búsqueda como instagrammer lo encuentran como un puntual creativo de los tiempos que corren. Actualmente, junto a Florencia Bertotti y María del Carmen Valenzuela realiza la obra del autor español Juan Carlos Rubio: “100 metros cuadrados”, una simpática y emotiva mirada sobre los afectos y las relaciones humanas.

“El trabajo que llevan a cabo María y Flor es estupendo. Yo lo disfruto desde el escenario y me brindan noche tras noche una verdadera lección de actuación”, cuenta al respecto.

-Tu relación laboral con Florencia viene desde hace tiempo ¿no?

-Es verdad. Con Flor trabajé hace 16 años en la novela “Floricienta”. Yo tenía 9 y los recuerdos de ese entonces son muy lindos, momentos que hemos compartido entre juegos e instancias laborales. Ella era la estrella del país ya que protagonizaba el programa infanto-juvenil más importante de la televisión argentina. Hicimos la cancha de Vélez, el estadio Luna Park y muchas salas de la calle Corrientes, así es que volver a reunirnos después de tantos años es una experiencia muy movilizadora.

Sueña con ser capocómico. (Diario Crónica/Nahuel Ventura)

-¿Y tus otras actividades artísticas?

-Estoy en la conducción de un programa que se emite por streaming y Youtube; realmente es un ciclo en el que plasmo parte de mi otro gran costado vocacional. Me encanta la conducción ya que me permite indagar en diferentes cuestiones técnicas de la profesión y, también, además, de la actuación. Soy un novato pero lo hago de manera muy natural, con mucha intuición y tratando, siempre, de incorporar a la gente.

-¿Las redes sociales, a tu entender, facilitan mucho el desarrollo de tu actividad?

-Plenamente. Con apenas un mensajito nos comunicamos con mucha gente y, por otra parte, a mi me ayuda el hecho que me hagan llegar inquietudes y críticas porque me ayudan a cambiar cosas y a mejorar otras. Lo mismo me sucede en el escenario: a mi encanta hacer divertir al público; mis perspectivas no pasan por ser un galán, todo lo contrario, mi objetivo es convertirme en un capocómico, este es mi sueño.

(Diario Crónica/Nahuel Ventura)

Ver más productos

Santa Cecilia, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Cecilia de Roma

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos