@TomasDV55

En el spot promocional del regreso al aire del programa que la devolvió a la conducción, Verónica Lozano repasa brevemente y en primera persona los hitos profesionales de su carrera. Modelo a los 17, psicóloga recibida, animadora y actriz dramática y de comedia, la morocha pasó por todos los ámbitos mediáticos.

Si miro para atrás, estoy contenta. Fue todo a base de mucho esfuerzo y constantemente estás revalidando tu título. Un día te mandás una cagada y vas para atrás, el único secreto es laburar constantemente”, cuenta Vero, en diálogo exclusivo con DiarioShow.com.

Su programa, “Cortá por Lozano”, volvió el lunes a la pantalla de Telefe pero con nuevo horario, a partir de las 14.30. La acompañan Mauro Szeta, Connie Ansaldi, Nicole Neumann, Lizy Tagliani, Paola Juárez, Juan Cruz Sanz y Mariela Fernández para aportar su mirada sobre cada uno de los temas del día.

Quiero que me vaya bien y quiero ganar”, asegura Lozano, contundente con sus expectativas, y agrega: “Mi obsesión con el rating empeoró con el tiempo, como cualquier vicio. Es mi forma de trabajar y el equipo lo sabe. El minuto a minuto es lo que impera y yo me rijo por eso”.

El nuevo equipo de "Cortá por Lozano" 2018

Dado el contexto, esa naturaleza le será muy útil para la ardua competencia que le espera en la nueva franja horaria. “Hay varios partidos para ver. Está Mariana (Fabbiani), Pamela (David) en América, Maju (Lozano), después Carla Conte con Rodrigo Lussich, no es fácil. Me da vértigo y algo de miedo porque quiero que nos vaya bien, pero a la vez me estimula a trabajar más, no me abatata”.

Ese espacio en la grilla, además de competitivo, se convirtió en lo que algunos medios denominaron la “franja femenina”, por la alta presencia de mujeres al mando de los programas en los canales de aire.

Está bueno que en épocas de feminismo a full tengamos copada la parada. Es un espacio que hay que saber aprovecharlo y comunicar lo que hay que comunicar”, analiza Vero.

Su postura sobre el crecimiento del movimiento feminista en la actualidad es muy claro y lo encara sin medias tintas: “Es el momento de gritar, protestar y denunciar. Hay más consciencia y más cuidado, aunque sea desde un lugar egoísta. Ahora con esos ‘secretos guardados a voces’ ya no te podés hacer más el boludo, porque si no, sos cómplice”.

Acoso sexual no tuve nunca en la vida. Porque con mi estilo le corto el pene, soy medio (Lorena) Bobbitt”, cuenta entre risas, pero luego aclara: “Sí sentí abuso de poder porque el macho estaba al frente. En ‘Sushi con champagne’ (en 2001), Diego Gvirtz me dijo un día que me tenía que sacar del programa y que yo tenía que decir que quería quedar embarazada. Le dije que lo que me estaba diciendo era una estupidez, me levanté y me fui, triste y dolorida, pero me fui”.

Corcho, denuncias y más...

El síndrome Iliana Calabró”, dijeron todos en septiembre último cuando salió a la luz una denuncia (periodística primero) que vinculó a su marido, Jorge “Corcho” Rodríguez con la causa Odebrecht, como intermediario entre la empresa brasileña y los funcionarios argentinos que percibieron los sobornos.

"Corcho" y Vero

Yo creo lo que él me cuenta. Le pregunto todo y creo en su palabra. No me divierte nada lo que se dice”, explicaba en su momento la conductora, acentuando el paralelismo con lo sucedido entre Calabró y su ex pareja, Fabián Rossi.

El aparente encono de Verónica con el tratamiento de los medios respecto del tema, se esclarece con el tiempo: “No me enojé con la prensa. Al contrario, me cuidaron un montón, con respeto. Me pareció una hijaputez lo que publicaron sobre él sin ningún fundamento ni justificación. Siempre va a estar el que opina. Me dio tristeza por él y por mi familia, porque lo conozco y es el papá de mi hija. Hoy las cosas están igual, porque él no está en la causa, no fue llamado a indagatoria, es todo una paja mediática”, explica.

"Corcho", Vero y su hija Antonia 

Aún así, hay cosas que todavía siguen irresueltas: “Lo que sí tiene es una inhibición que le pesa y que está fundamentada en una nota de Mercedes Ninci, y la Justicia lo inhibió por esa nota. Es un divague todo. Y no tengo dudas de que fue usado mediáticamente”.