@AnaliaCab

Este año cumplirá los 50, algo que se le nota en su forma de opinar y responder preguntas, reflexiva y analítica. Quizá también por el oficio que le dieron las tres temporadas anteriores de “PH, Podemos Hablar”, el ciclo de Telefé con el que volvió a la pantalla chica el sábado pasado, Andy Kusnetzoff desarrolló otra virtud bastante escasa en la frenética tevé de estos tiempos: escuchar.

“Uno nunca tiene que creerse que lo que hace es un éxito, programa a programa tratamos de dar lo mejor y hay que ganar y pelear, para mí ese es el secreto de no caerse, no dar por sentado nada”, explica sobre cómo sintió este estreno.

Y agrega que “es cierto que esta es una cuarta temporada, nos fue bien, pero hay que renovarse, sin perder la mística”.

Un dato insoslayable es que el conductor logra confesiones muy profundas de sus invitados. ¿Cómo lo logra? “Creo que trato de tener empatía con el otro, no porque sea famoso, me gusta preguntar, interesarme, soy curioso, siempre fui así. He charlado una hora con un tachero porque me gusta escuchar historias, ahora parece que es ‘la confesión de los famosos’ pero nunca fue la intención esa; de hecho yo no quería hacer un programa basado en famosos. Es un programa de historias, trato de encontrar la humanidad de las personas, lo que todos tenemos en común”.

Acerca de su naturaleza competitiva, y si hubiera preferido debutar este año contra Mirtha Legrand -ambos debieron postergar sus regresos del sábado 7 por un partido de fútbol importante- Andy comenta: “Nadie quiere debutar con una final así... pero la verdad yo no miro qué hace el otro, aunque entiendo que el rating es la nafta que el programa necesita para que esté todo bien y que no haya que dar volantazos para obtenerlo. Mi ego no está en ganar ni perder con alguien”.

Y aclara: “Obvio que me interesa el rating, pero he rechazado hacer cosas sólo por eso. Siempre tuve mis límites y jamás los pasé. En ‘CQC’ nunca quise entrevistar a dictadores y no lo hice, nunca entrevisté a Aldo Rico por ejemplo. Después fui creciendo y quizá hoy me interesa hacerle una nota a gente que no piensa como yo, pero nunca hago cosas que para mí no tengan que ver con el buen gusto”.

Haciendo un paralelismo con una sección de “PH” en la que los invitados escriben algo en un papel para arrojarlo al fuego así “desaparece”, Kusnetzoff señala: “Hay programas en que las pasé peor y otras mejor. Vergüenza creo que pasé mucha en el 2000, cuando tuve que ir a ‘VideoMatch’ para un sketch de los Tak-seeboys, yo venía de ‘CQC’ y me moría de vergüenza, Tinelli se mataba de risa. Hoy lo veo con humor, pero en ese momento fue terrible”.

Un poco haciéndole “el aguante” al regreso de Andy, Telefé puso al aire, con buenos resultados, “Divina Comida”; un ciclo sin conductor donde cinco famosos se visitan alternativamente en sus hogares y luego se califica al mejor anfitrión.

Las charlas, con tópicos pautados por la producción, abarcaron muchos temas y casi todos los días midió bien. Varios arriesgaron que “era como el programa de Andy, sin Andy”. Ante esto, ¿cómo se planta un conductor consumado para no ceder territorio ganado con años de profesión?

Al respecto, el periodista afirma que “por supuesto hay programas que pueden hacerse sin conductor. Yo hice siempre cosas personales, ‘PH’ tiene mucho de mí. Que haya una mesa no quiere decir que un programa sea igual a otro. No te puedo hablar mucho de ‘Divina Comida’ porque no lo vi. Qué sé yo, me parece que nadie es imprescindible, yo no me la creo ni a palos. Pero ‘PH’ es con conductor y es así, pero querés hacer otro ciclo sin conductor y se puede. Si al programa de Susana con la misma producción y los mismos invitados los grabás hablando a una cámara... bueno podría estar Susana pero no es el programa de ella, no es igual”.

El conductor se confiesa.
El conductor se confiesa.

Argentinos y política

Una las posibilidades que baraja el equipo de producción de “PH” es contar con el presidente Alberto Fernández como invitado. Al respecto el conductor aclara: “Ojalá que se pueda en algún momento del año. Entiendo que es difícil para un presidente disponer de ese tiempo. Lo loco es que Alberto estuvo en ‘PH’ (fue en 2017) pero nadie imaginaba entonces que sería presidente. Estuvo en el ‘Punto de encuentro’ y habló un montón de su vida. Veremos”.

¿Cómo sería entrevistar al mandatario? Andy cuenta que “en ‘PH’ hay un contexto que me gusta que se respete, para hacer un mano a mano político no lo traemos. Por eso sé qué es complicado que venga, porque se debe adaptar a una interacción con otros invitados... una sola vez hicimos una excepción con Estela de Carlotto que entró al programa después de la sección ‘Punto de encuentro’”.

En un país dividido por la grieta política, Andy analiza que “a mí me encanta hablar de política pero todo tiene que ver con el momento. El primer año de ‘PH’ siempre llevábamos dos políticos que piensen distinto y surgió el ‘podemos hablar’. Después vino un momento en el que sentíamos que nadie quería escuchar hablar de los políticos, entonces nos metimos más en las historias, como que la gente ya no quería escucharles decir lo que ya se sabía, que está todo mal”. Sin embargo apunta que “ahora me dan ganas de volver con eso un poco”.

Maldito coronavirus

Resulta inevitable hablar de la pandemia de coronavirus. “Es un tema jodido, acá siempre echamos la culpa a cómo se tratan las cosas pero si ves el mundo... es un desastre. Se está reaccionando fuerte, lo cual está bien, ganando un poco de tiempo, pero es inevitable, la vamos a pasar mal hasta que encontremos una solución acá y en todos lados. Estados Unidos, Alemania o Francia no lo pudieron manejar así que parece algo inevitable. Yo no lo minimizo, me preocupa, si ves que Italia está cerrada, es porque no es nada fácil. China redujo los casos pero sigue cerrada. Entonces, esto vino y se queda hasta que haya solución”.

Kusnetzoff admite que para la inestable economía argentina, los cierres de actividades golpean fuerte: “Puede ser un desastre importante porque ya venimos del pozo, de que todo sea difícil, uno quiere salir y esto no va a ayudar, encima nuestro sistema de salud... En fin, hay que prepararse para lo peor, pero esperar lo mejor”.

¿Qué importancia les da a las redes sociales? “En general miro cuando hay un tema importante, a veces representa algo que a mí me pasó, pero cuando leo a los haters que te bardean porque sí no me interesa. Me hiere más una crítica que sé que puede ser verdad que un odio desencadenado por nada, sé discernir: ni soy un genio porque lo digan, ni un tarado porque lo digan”.

¡El presentador habló de todo!
¡El presentador habló de todo!

Mirando hacia atrás, con tantos años de carrera, Kusnetzoff revela que se quedó con ganas de trabajar afuera del país como experiencia. “Sólo eso. Por lo demás estoy muy contento con mi carrera. Hice una obra de teatro, estuve en ficción, que me divirtió, me di gustos. Estuve muy cerca de irme a vivir a Los Ángeles en el 2000, cuando terminé ‘CQC’, casi tenía firmado el contrato y en 2001 se fundió el país y se cayó todo. Después estuve muy cerca de hacer cosas con España, que estoy tratando de reflotarlo pero ahora es un momento tan difícil del mundo que hay que esperar”.

Hogar, refugio y cable a tierra

El dicho popular “Donde se come, no se ca...” no le cabe a Kusnetzoff, ya que justamente encontró el amor y la estabilidad en su ámbito laboral, bien cerquita. La bellísima Florencia “Kourny” Suárez es productora radial de “Perros de la calle”, donde Andy está desde 2002, y es mamá de Helena, la nena de tres años que tuvieron juntos.

Están en pareja desde 2014, y cultivan un perfil muy bajo: se sabe bastante poco de su vida familiar. Hace unos días Florencia cumplió 34 años, y su enamorado le escribió en Instagram: “Hoy cumple la más compañera, linda, inteligente, sensible. No te voy a decir por acá todo lo que ya sabés. ¡Love you, feliz cumple!”.

El conductor junto a su mujer y madre de su hija, Helena.
El conductor junto a su mujer y madre de su hija, Helena.

Derribando mitos

"Nunca me preguntaron esto pero aprovecho para aclararlo: hay un meme con mi cara en la que digo ‘Uf, muy fuerte, man’ que no sé de dónde salió. ¡Jamás dije algo así, la palabra muy fuerte man! Pero ya me acostumbré a que lo relacionen con mi cara porque lo veo, me ponen esto pero sinceramente nunca diría ‘man’, además me cae mal el que dice ‘qué hacés man’ tan ´90, pero bueno hay alguno que no sé por qué armó ese meme. Entiendo que está eso dando vuelta pero no me representa”, explica Andy sobre la frase que se le atribuye en esa subcultura que existe en las redes sociales.

Ver más productos

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y niñez: todo para acompañar a los más chicos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Ver más productos