La diva reveló a DiarioShow.com sus secretos para mantenerse tan activa

@Rfilighera

-Se nos ocurre que la presente es una temporada muy especial desde todo punto de vista.

-Es verdad. Me ha ido y me sigue yendo muy bien. Con ambos programas (sábados y domingos) hemos ocupado una importante franja horaria que nos permitió el abordaje de todo tipo de tema.

-Se la nota muy feliz, quizás más que en otros años...

-No tengo dudas de que esta etapa es la mejor etapa de mi trayectoria. Y lo digo sin falsa modestia, me he convertido en una referente de varias cuestiones puntuales y la gente me lo agradece muchísimo.

Elige cuidadosamente los términos a emplear, los analiza y los emplea. Mirtha Legrand es siempre así, de una sola manera, así en el estudio como en la vida de relaciones humanas. No importa nada, lo que tiene que decir se lo dice a quien se lo tenga que decir y, debido a ello, es que se ha ganado un respeto profesional único, de seguidores y de antagonistas.

Multipremiada por su vigencia en los medios de comunicación

-La política se convirtió, en sus mesas, en uno de sus temas a abordar preferidos.

-Es que la política hace andar al mundo. Desde tópicos ultrasensibles que tienen que ver con el devenir social de las naciones como así también al mundo doméstico de una ama de casa. Y trato de desarrollarlo con todas las inquietudes que tiene cualquier hijo de vecino.

-Notamos, igualmente, que el entusiasmo se apodera, muchas veces, de sus afirmaciones.

-Es imposible evitar esto. Pero yo le diría que en cualquier tema. Me interesa averiguar los detalles que hacen a ese material y no dejar detalle por abordar. Nada lo doy por sabido. Todo es motivo de estudio e investigación. No conozco otra manera.

-Precisamente, le gusta , y esto se nota, ubicarse en la humanidad de quien está viendo en ese momento su programa.

-Es que a mí me interesa preguntar como la señora no entendida que nos está viendo. Trato de hacer todo muy comprensible y que mi televidente lo entienda. Para mí no hay nada más azaroso que algo complicado y que le resulte denso a quien nos esté viendo.

-¿Y su comportamiento con el invitado?

-Siempre busco que el invitado pueda lucirse y, en este sentido, le doy el pie para que esto suceda. Me interesa que se sienta cómodo desde el principio hasta el final del programa.

Una y otra vez Mirtha afirma que “estoy en el mejor momento de mi carrera. La gente me besa y me agradece con sus permanentes muestras de cariño. Esto se da hasta en los lugares, porque yo voy a todo tipo de lados, que no coinciden con mis afirmaciones ideológicas". 

Su cena con Macri generó mucha polémica

-¿Existe algún secreto especial para abordar tanta actividad a su edad?

-Hay cuestiones genéticas que vienen con uno. Fíjese que mis hermanos Silvia (Godie) y José (Martínez Suárez) son también grandes y despliegan mucha actividad y tienen una memoria impecable, mucho mejor que la mia (risas). Mi caso particular es un milagro en el mundo. No creo que haya otra mujer con el desarrollo de mundos cotidianos y profesionales como los míos. Repare usted que yo no tengo la menor necesidad económica ni de ningún tipo para llevar adelante este recorrido. Lo hago porque es mi pasión.

-¿Que le diría Daniel Tinayre ante este cuadro de situación?

-Pará Chiquita, pará la máquina... vamos a viajar (risas).

-Por el momento ya se olvidó de anunciar su retiro como lo viene haciendo desde hace 15 años.

-Es verdad, está en mi deseos, pero, caramba, me cuesta tanto concretarlo.

-¿Vuelve a los escenarios, Mirtha?

-Esta fue una propuesta que me hizo (Carlos) Rottemberg para el próximo verano en Mar del Plata. Pero no... no lo voy a hacer. A esta altura de los acontecimientos, me va a costar bastante. A mí me gusta estar en La Feliz y ser espectadora de casi toda la cartelera teatral. Me gusta disfrutar de esa manera.

-Una última reflexión Mirtha. 

-Cuidarse y exigirle mucha actividad al cerebro.