@RFilighera

"El teatro sigue siendo el ámbito más natural para el actor. Una sala escénica la podés alquilar con el esfuerzo del peso por peso, mediante una ‘vaquita’ pero un canal de televisión se presenta como algo inalcanzable”. A lo que agregó: “El teatro es del actor, el cine del director y la pantalla chica de los anunciantes”.

Con estos conceptos, claros y contundentes, Gustavo Garzón se refería a los valores y características de su profesión en los diferentes sectores industriales.

“Las ficciones responden a los criterios de los dueños de los medios de comunicación, en consecuencia, cada ficción obedece a los intereses de su patrón. Y, en este momento, precisamente, por razones financieras, la prioridad la tienen las latas que vienen del exterior. En consecuencia, no hay ficciones argentinas y la cosa no tiende a mejorar. Hace tres años había una serie de concursos y fomentos a la ficción nacional que representaba una valiosa fuente laboral y una apuesta creativa muy importante en la que se daban citas nuevos aportes autorales y también en la actuación. Lamentablemente, esto se erradicó de raíz”, dijo Garzón en el intento de comprender la problemática que se da cita en los diferentes medios audiovisuales.

"La crisis del teatro es la crisis del país. Por más que el teatro comercial está integrado por la clase media alta; los costos de salida para una familia son cada vez más azarosos y, en este sentido, los empresarios del sector han reducido sus pretensiones y ofrecen promos en la búsqueda de poder conquistar más espectadores. El empresario, reitero, bajó sus intereses y nosotros también hicimos lo mismo; lo que queremos es trabajar y ocupar nuestro lugar de trabajo. En consecuencia, resistimos, esta es nuestra profesión a la que le hemos dedicado los mayores esfuerzos. Además, ¿qué otra cosa podemos hacer? Estar en el living de casa, con los brazos cruzados mirando televisión”, reflexionó el actor.

Gustavo señaló más adelante que “más allá de la crisis que vivimos, lo que no falta en Buenos Aires son teatros y para todos los gustos: grandes, medianos y chicos, así sean de la línea independiente como de la comercial”.

Expresó más adelante: “Este panorama forma parte de la gran dificultad que estamos viviendo en lo social: aumenta el pan, la carne, la leche, los transportes, las cargas impositivas y se reduce la salud y la educación públicas. Realmente no sé en qué puede derivar todo esto y hacia dónde nos va a llevar. Y para colmo de males parece que el gobierno no tiene el menor interés en solucionarlo. Me parece espantoso... la gente todavía no ha reaccionado y se me presenta todo muy preocupante”.

La agenda laboral de Gustavo Garzón se circunscribe en dos trabajos puntuales en el terreno teatral: continuará con su participación en la obra “200 golpes de jamón serrano”, los miércoles en el Chacarerean y, a partir del 9 de enero, en el Picadilly, con la obra “Rotos de amor” y un elenco de lujo (además de Garzón) con los aportes de Pepe Soriano, Victor Laplace y Osvaldo Laport. Las verdaderas pasiones de un actor sobre un escenario que no ceja en sus convicciones más profundas.

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos