@VivianaRomano

Con la serenidad que la caracteriza Stella Maris Lanzani contó que hoy celebra su cumpleaños y el cambio de década. Está fantástica a los 70 y se muestra como una orgullosa madre de Víctor Hugo (35) y Hugo Nicolás (34), fruto de su matrimonio con Hugo Moser. "Mis hijos siempre están conmigo aunque son grandes, de modo que a la noche, seguramente, cenaremos en familia".

Alejada de los medios desde hace una década, la actriz cuenta que jamás estuvo deprimida. “Quiero aclararlo porque se dijeron muchas cosas que no son reales. Este medio es cruel y a veces, pienso que es bueno que no esté trabajando, de todos modos, no me volvieron a llamar desde el escándalo que se armó en el programa de Rial cuando discutí con Iliana Calabró y Gerardo Sofovich me echó en vivo mediante un llamado telefónico. Me condenaron. Me tildaron de conflictiva, pisotearon mi dignidad, fui humillada, la verdad, pasé por todos los estados de ánimo, pero repito, nunca me deprimí. Es más, jamás tuve problemas con nadie. Amo mi profesión, pero me aterra volver a la tele, quisiera filmar una película o subir a un escenario”.

También admite que estuvo a punto de tomar un café con Gerardo Sofovich y reconciliarse. “Hablamos, y me contó que le vendieron humo, pero se enfermó y no pudo ser. Igual, el daño ya estaba hecho”. El tiempo transcurrió y tuvo que superar algunos problemas de salud.

“En 2014 me operaron, tuve cáncer de mama. Entré seis veces al quirófano por infecciones, pero gracias a Dios estoy muy bien. Tengo que tomar una pastilla durante cinco años. Nada más”. Con respecto a su vida privada dice que vive sola en un departamento en Villa Urquiza y hace distintas actividades. “Voy a un taller literario, me gusta escribir y trabajo para una fundación. Es la primera vez en mi vida que me siento libre, no necesito un hombre a mi lado. Me casé muy enamorada; pero ya no quiero que nadie me diga cómo tengo que vestirme. Almuerzo y ceno a la hora que quiero. Estoy muy bien”, finalizó.