Grego: de Instagram a la tele y el teatro

Gregorio “Grego” Rossello es una de las 182 personas en el mundo a las que sigue Leo Messi en Instagram. Él es comediante y sube videos para divertir a su millón de seguidores; es decir, forma parte de esos privilegiados que les encontraron la vuelta a las nuevas formas de comunicación masiva, y pueden vivir de eso. “Hay tres factores del éxito: constancia, calidad del contenido y lo más importante: que a vos te guste lo que subís”, comienza a contarle a DiarioShow.com.

Rossello tiene 26 años y desde su infancia supo que quería dedicarse al humor: “Quería vivir del arte, de poder hacer shows”, cuenta el humorista. Por este motivo, se formó para el trabajo de sus sueños: estudió en el Instituto Universitario Nacional de Arte, también teatro con Lito Cruz y hasta es licenciado en Historia.

Como todos los "influencers", Grego empezó desde abajo, subiendo videos en su cuenta de Instagram. A pesar de su pequeño número de seguidores de entonces, no se rindió nunca, hasta que alcanzó el millón. “Tuve mucho tiempo de mala fortuna”, afirma.

En sus comienzos, Rossello se presentaba a una infinidad de castings en los que no quedaba, hasta que probó suerte con las redes sociales y triunfó. Gracias a su talento llenó un Gran Rex y entre su millón de followers hay varios famosos, como el ya mencionado Messi, Tini Stoessel, Marcos Rojo y Lali Espósito.

La fama

Tal es su éxito que lo llamaron de “Polémica en el bar” para que forme parte del clásico programa en el rol del “chico joven” de la famosa mesa. “A mí me llamaron por mi laburo. Yo soy un influencer, pero detrás de esa faceta está la del artista. Si sólo era un influencer, no sé si me llamaban”, analiza Rossello. Con “Polémica”, el humorista abrió una nueva etapa de su vida, en la que se codea con grandes figuras del espectáculo: “Con todos mis compañeros tengo buena onda, pero Iúdica es mi referente. A mí me gustaría ser conductor en algún momento y él es quien más me aconseja. Lo admiro mucho”.

Uno más en la mesa de "Polémica en el bar"

Sin embargo, para Rossello lidiar con la fama y el éxito no es del todo fácil, por lo que necesita un poco de ayuda extra. “Es muy importante la terapia para mí, para estar con los pies en la tierra”, afirma el humorista, y agrega: “En las sesiones busco el sentido de la felicidad, que no necesariamente va por el trabajo, sino por disfrutar lo que hacés y vivir el presente”.

Fuera de cámara

Respecto de su faceta menos conocida, el instagrammer cuenta que “soy un poco más tranqui que en la tele, estoy siempre cansado y voy mucho a la foniatra”, revela Grego, quien se prepara para presentarse otra vez en el teatro Gran Rex con su nuevo show "Ridículo" este sábado 23 de septiembre a las 21. 

Rossello vuelve al Gran Rex con su nuevo show "Ridículo"

Además convive con su novia, Stephanie Demner, de quien es muy celoso. Pero más allá de su personalidad avasallante, tiene una debilidad: los comentarios negativos que recibe en las redes. “Son una especie de rating para mí, los miro todos. Me gustaría poder bañarme en vaselina, para que todo me resbale, pero no puedo”, finaliza.