@Belucandiaok

Posee una gran trayectoria en televisión como actriz y conductora. Supo ganarse el cariño de la gente con su tono dulce y su particular humor. Actualmente, Georgina Barbarossa aporta alegría e información en su ciclo “Quedate con Georgina” por Crónica HD.

Esta nueva aventura la devolvió a la conducción de un magazine. Además, dirige la obra teatral “Doña Disparate y Bambuco” en el Centro Cultural 25 de Mayo.

En diálogo con DiarioShow.com, la artista contó cómo siente su vuelta a la conducción: “Es como si nunca me hubiera ido. Me tuve que aggiornar en muchas cosas porque interactúo con los televidentes y tengo que informar las principales noticias. Me siento muy bien y feliz”.

En cuanto a los temas de actualidad que se tratan en el programa, manifestó: “Eso es lo que más me cuesta porque me gustaría brindar otro tipo de noticias, pero la realidad supera cualquier fantasía”.

Georgina, figura en Crónica HD (Carlos Ventura/Diario Crónica)

Desde hace tiempo, la economía del país genera preocupación en los argentinos, la suba del dólar y los aumentos de las tarifas son algunos de los motivos. “Estamos todos preocupados y pido a Dios que ilumine a nuestros gobernantes. La gente compra por unidad y antes no lo hacía, me hace acordar a otras crisis que ya hemos vivido pero no pierdo las esperanzas de salir adelante. En casa, trato de ahorrar el uso de la luz y el gas porque las boletas cada vez son más caras. Recorro y busco ofertas en los supermercados”, y continuó: “Cuando tengo trabajo, pago deudas de cuando no trabajé”.

"La gente compra por unidad y antes no lo hacía, me hace acordar a otras crisis que ya hemos vivido pero no pierdo las esperanzas de salir adelante"

Los problemas económicos también se reflejan en el escaso corte de tickets en el teatro. Al respecto, manifestó: “En la que dirijo, las entradas son accesibles, por eso la gente nos elige. En cambio, los espectáculos de la calle Corrientes no llenan sus salas porque atravesamos un momento difícil y la gente cuida su bolsillo”.

"Recorro y busco ofertas en los supermercados".

Por otro lado, habló de la despenalización del aborto, proyecto de ley que logró media sanción en la Cámara de Diputados: “Estoy a favor porque acompañé a muchas amigas a pasar por esa situación y me acuerdo que lo hacían atrás de una verdulería. No se puede tapar el sol con la mano. El aborto va a seguir existiendo en todas partes del mundo. A nadie le gusta atravesar por ese momento. Estoy a favor de la vida y no del hecho en sí. Pero si se aprueba, se podrá realizar en condiciones dignas porque no todas tienen la posibilidad de hacerlo en una clínica privada”.

Otro de los temas que preocupan a la sociedad es la inseguridad y Barbarossa lamentablemente tiene una experiencia al respecto. En 2001 perdió a su esposo Miguel “Vasco” Lecuna durante un robo en Palermo. “Desde que mataron a mi marido, la inseguridad creció de una manera espantosa y me angustia mucho” analiza la actriz, que además es muy activa en su barrio (Colegiales) junto a otros vecinos para cuidarse entre todos.

"Desde que mataron a mi marido, la inseguridad creció de una manera espantosa y me angustia mucho".

Respecto a si bajar la pena de imputabilidad ayudaría a que los índices de delincuencia en el país desciendan, explicó: “No sé si hay que bajar la pena, creo que deberían educar al pueblo. Es fundamental la educación de los niños. Me duele que la vida no tenga valor y que los chicos salgan a matar. Me preocupa”.

En su momento, Susana Giménez generó grandes repercusiones cuando pidió la pena de muerte, tras perder a un amigo. Sin embargo, Georgina opinó: “No estoy a favor de la pena de muerte. Quiero un país con un código penal adecuado, donde las leyes perduren y los jueces sean capaces. Pienso que sí debe haber más cadenas perpetuas para violadores y asesinos”.

“No estoy a favor de la pena de muerte. Quiero un país con un código penal adecuado, donde las leyes perduren y los jueces sean capaces".

En cuando a su vida privada, Georgina es madre de mellizos, Tomás y Juan, quienes se dedican a la fotografía y a la música. En cuanto al vínculo que mantienen, aseguró: “Tenemos una relación fantástica. Les cocino la comida que les gusta y cada vez que me encuentro con ellos, es una fiesta”.

Por último, reflexionó: “No me gusta este mundo para ellos porque son amorosos, equilibrados y muy buenos. Son chicos sabios”.

El acoso laboral

Todavía resuena la denuncia de Calu Rivero contra Juan Darthés por “excesos inapropiados” durante las grabaciones de “Dulce Amor”, donde Barbarossa también trabajó. Calu señaló a su colega: “Me duele que Georgina diga que no sabía, porque sí estaba al tanto”.

Ella asegura en cambio: “Yo no vi nada de lo que ella contó. Sería injusto que haya visto algo y no salga a decirlo. Tenía el camarín cerca de Juan y nunca me enteré de nada. A veces miraba las escenas de ellos y personalmente, nunca vi algo extraño”.

Asimismo, reveló sobre Calu: “Nunca la vi mal en las grabaciones”.

Los protagonistas de "Dulce Amor" en 2012. 

Por otra parte, hace unos días logró entrevistar a Ari Paluch, luego de 8 meses de silencio tras algunas denuncias de mujeres que trabajaron con él. "Yo me defendí y fue peor porque duplicaban la burla y agresividad. Hay momentos en los que te tenés que correr de escena. Hay más de 500 personas que trabajaron conmigo en la radio que las llamaron y nunca tuvieron ningún problema conmigo. En todo caso, era una persona, o soy, con defectos, que puede ser más o menos intensa pero no un acosador”, argumentó el conductor. Pero Georgina confesó luego que sintió que Paluch “mostró la hilacha” y que “es un psicópata”.

 

 

Su único gran amor: Miguel "Vasco" Lecuna

A pesar de que Georgina volvió a estar en pareja tras el fallecimiento de su esposo, admitió: “Él fue el gran amor de mi vida y lo seguirá siendo”. Estuvieron juntos 26 años pero no apostaban a la convivencia, lo cual llamaba la atención en aquel entonces. Sin embargo, su relación amorosa funcionaba a la perfección y se convirtieron en padres de mellizos, Juan y Tomás. Por esas cosas del destino, Miguel fue asesinado durante un hecho de inseguridad cuando transitaba en un taxi por la zona de Palermo.

Tras enterarse de lo sucedido, la conductora sintió el dolor más grande y desgarrador, pero pudo salir adelante junto a sus hijos. Durante la entrevista, la voz alegre que caracteriza a Georgina, desaparece cuando le toca hablar de su esposo: “Lo recuerdo siempre. Sé que me acompaña y que cuida a los chicos. El Vasco es nuestro ángel guardián. Lo debo tener cansado con mis pedidos y siento que lo extraño cada día más. No hay un día en el que no piense en él”.

Al ser consultada sobre cuestiones del corazón, respondió: “No estoy negada al amor pero tampoco muero por estar con alguien. Al contrario, me encanta estar sola. Tiene que aparecer una persona que se adapte a mi rutina, a mi vida y a mi personalidad”.

Darle pelea al paso del tiempo

A sus 63 años, luce una figura espléndida y está mejor que nunca. Al respecto, contó: “Tengo una vida muy sana. Voy al gimnasio y hago natación. Creo que la vida y estar en movimiento hace que me conserve bien. Hago todo lo que puedo para estar mejor y tener una muerte digna. También, recurro a la medicina preventiva”.

Por otra parte, se refirió a su paso por el quirófano: “Me hice retoques pero ya no me haría más. Me saqué lolas porque siento que soy una mujer grande para tener una delantera prominente. Me operé las bolsas de los ojos, me hice un lifting y una lipoaspiración”, y agregó: “Quedé conforme con las cirugías y me siento bien”.

(Fernando Pérez Re/Diario Crónica)

En cuanto al secreto para cuidar la piel de su rostro, expresó: “Ando a cara lavada, sin maquillaje y me humecto con cremas nutritivas”, pero no se engancha con la fantasía de la juventud eterna: “No me gustaría parecer de 25 porque sería una vieja ridícula y estirada. Prefiero estar digna”.

Por último, la conductora confirmó un fuerte rumor que circuló años atrás cuando trabajaba en Canal 7: “Después que murió mi esposo, tuve un tumor el útero pero resultó ser benigno. Me preocupé pero cuando me lo extirparon, me quedé tranquila”.