"Buenos días para todos y todas”, fue una de las frases que más repitió en su célebre imitación de la ex presidente de la Nación Cristina Fernández de Kirchner.

Con 38 años recién cumplidos, se luce en Argentina como una de las mayores humoristas del país. Su nombre de pila es María Eugenia, aunque todos la conocen como Fátima Florez, el rótulo artístico con el que llenó las marquesinas de los grandes teatros nacionales.

Con habilidades múltiples y una personalidad versátil, Fátima se formó en diversas disciplinas dentro del mundo artístico y se la identifica como humorista, imitadora, bailarina, cantante y conductora de televisión.

En este último rubro se lució con Gabriela Sobrado en la conducción de “Plan Tv”, trabajo que le sirvió como punta de lanza para comenzar a hacer conocer su nombre en el ambiente. Sin embargo, el ciclo de televisión que más popularidad le entregó fue “Periodismo para todos”, conducido por Jorge Lanata, en el que la rubia brilló al ponerse en la piel de la ex mandataria, causando la simpatía y la risa de los miles de fanáticos que consiguió con su talento, sobre quienes asegura: ”No los cambiaría por nada”.

Pese al exitoso estatus laboral en el que hoy se encuentra, sus inicios no estuvieron emparentados con actividades netamente artísticas. En el barrio de zona norte de donde es oriunda vivió su infancia completa hasta llegar a la secundaria y de los 6 a los 14 años jugó al hockey. “Practicar deportes es una de mis actividades preferidas fuera del ámbito de mi trabajo. De todas formas gimnasia por ahora no hago porque con lo que bailo y trabajo en el escenario todos los días, ya basta y sobra”, confiesa Florez a DiarioShow.com.

Por la cantidad de horas que le demanda su agenda teatral reconoce que está muy delgada, ya que la tiranía del reloj no la deja hacer muchas pausas: “Estoy haciendo dos funciones todos los días de dos horas cada una y estoy a full con notas y todo lo que implica hacer una temporada exitosa para el verano. Siempre bajo de peso para esta época. Como bien, pero en horarios poco normales”.

Actualmente, Fátima se encuentra con un espectáculo que es taquilla en la temporada 2019 de Villa Carlos Paz: “Fátima es mágica”. El show cuenta con músicos, acróbatas y bailarines en escena, en donde ella tiene un despliegue escénico impactante.

Al ser consultada sobre cómo se siente con el público cordobés en las propuestas que lleva cada año a la Villa confesó: “Siento que es algo mágico. Ver todas las noches cómo se va llenando de a poco el teatro es algo que me emociona, me hace sentir una agradecida de la vida”.

Y vaya si es así: hace pocos días se llevó el premio Carlos de Oro. Y hablando de magia... ¿en qué momentos se siente con un poder especial? “Siento que cuando reacciono de la forma en que se comportaría la persona a la que estoy imitando es cuando la gente más se sorprende. Por eso me esfuerzo mucho por captar la psicología de cada personaje. Por ejemplo saber cómo actuaría o contestaría en cada circunstancia. El poder de la improvisación, diría yo”.

Aunque ve su nombre entre los primeros puestos de lo más demandado de la villa, Fátima reconoce que no tuvo un camino fácil para conseguir el lugar en el que está posicionada hoy. “Vivo todo el éxito que estoy teniendo con mucha alegría porque me costó tanto esfuerzo llegar a donde estoy hoy que disfruto de cada aplauso, de cada foto que me pide la gente, de mis compañeros y de las constantes sorpresas que me depara esta hermosa profesión, que claramente no cambiaría por nada”.

"Vivo todo el éxito que estoy teniendo con mucha alegría porque me costó tanto esfuerzo llegar a donde estoy hoy que disfruto de cada aplauso".

Uno de los aspectos que más la decidió por el camino artístico fue su pasión por el humor. “Es todo lo que está bien. Sin humor no se puede vivir y siento que es el combustible que todos necesitamos para superar los momentos difíciles. Siempre digo que es la vitamina que más necesita nuestro cuerpo para sanar. La llamo la vitamina H, la inicial de la palabra que más me gusta”.

Y ¿cuál es el desafío más grande de ponerte en la piel de otras personas? “Conseguir que el público vea en mí, sin necesidad de caracterizarme, a la persona que estoy imitando. Es para una actriz el desafío más grande y difícil de conseguir, porque por lo general hago a personas a las cuales la gente tiene muy identificadas, lo que me obliga a que la imitación sea mucho más exigente”.

"Sin humor no se puede vivir y siento que es el combustible que todos necesitamos para superar los momentos difíciles".

Carmen Barbieri, Catherine Fulop, Britney Spears, Esmeralda Mitre, Gilda, Graciela Alfano, Lady Gaga, Luis Miguel, Maradona, Mirtha Legrand, Moria Casán, Michael Jackson y Valeria Lynch son solo algunas de las personalidades que Fátima Florez tomó para hacerlas propias y parodió con un humor creativo lo mejor de sus perfiles.

Por este motivo fue consultada sobre qué imitación es la que más disfrutó y le aportó a su crecimiento como profesional y la diva de las mil caras disparó: “Todas -risas-. Son como hijitos que tengo, por lo tanto no podría elegir a una por sobre el resto. De todas me nutro y de todas aprendo siempre”.

La imitadora en la piel de Cristina Fernández de Kirchner.

Es cierto que además de talento, una persona es un complemento de muchos factores. Fátima tiene chispa mágica por su alegría, su carisma y el derroche de energía que reparte a todos sus fanáticos en cada función que realiza. Sin embargo, atribuye parte de los buenos sucesos de su vida a sus creencias. “Soy una fiel creyente en Dios, creo en él y en nada más. Soy una auténtica privilegiada, porque tengo la felicidad del poder disfrutar de las cosas que más amo. A mi esposo, mi familia, mi profesión y mi público, eso es algo que atesoro”.

El Oro de la polémica

-Tu obra y la de Flavio Mendoza se disputan el puesto uno en la temporada. ¿Qué es más importante para vos: estar primera o disfrutar?

- Soy muy competitiva y no existe en esta profesión quien no quiera triunfar. Pero a pesar de esto, tengo muy claro los roles en la vida y sin dudar te respondo que lo que más me importa es disfrutar.

Fátima se llevó el premio Carlos de Oro en Córdoba.

Finalmente, su espectáculo “Fátima es mágica” se llevó el Carlos de Oro 2019. Los protagonistas de la obra ganadora recibieron el galardón en Los Jardines Municipales de la villa serrana, en un acto que contó con una gran cantidad de espectadores, y que tuvo la anunciada ausencia de Flavio Mendoza, quien semanas atrás se bajó de la premiación junto con toda su obra, “Siddharta”, por estar disconforme con las nominaciones.

Sin embargo, después de la tormenta llegó la calma y se produjo la reconciliación entre los artistas el día que Fátima cumplió años, cuando el padre de Dionisio la fue a ver al teatro y subió al escenario para saludarla.

Dupla perfecta

Aunque es una de las artistas más demandadas del momento, entre sus prioridades no dejó de nombrar a su familia. Fátima está casada desde el 2001 con Norberto Marcos Berenstein y lleva un estable matrimonio desde entonces. Ambos se complementan y ayudan para llegar con la economía de la casa. Sin embargo, la rubia asegura que el que maneja el barco financiero de su casa es el empresario.

“Yo prácticamente ni toco el dinero. Eso es una tarea que está asignada a mi marido, él se encarga de manejar todas esas cuestiones. Pero creo que somos un equipo que funciona a la perfección”, asegura entre risas.

La actriz junto a su esposo Norberto.

Además de una trabajadora incansable es una ciudadana argentina que no les da la espalda a los cambios y giros culturales que dio el país, principalmente en los últimos dos años.

Por este motivo, Fátima realizó un balance del cuadro social y manifestó su visión: “No me suelo enroscar en las peleas que no conducen a nada sano. Pero a los argentinos nos hace falta mucho diálogo, aprender a escuchar al otro y dejar el fanatismo de lado. Parece que ya la gente se olvidó del Martín Fierro cuando José Hernández decía: 'Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera, tengan unión verdadera por cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera'”.

"A los argentinos nos hace falta mucho diálogo, aprender a escuchar al otro y dejar el fanatismo de lado".

Aunque el país no esté transitando sus mejores momentos, la artista tiene decidido quedarse por el momento y a sus deseos profesionales une la emoción de querer formar una familia.

-¿Tenés planeado para el corto plazo ser madre?

“En mi caso, que por el momento estoy atravesando pleno ascenso, se me hizo muy difícil detenerme para dedicarle a un hijo el tiempo que me gustaría. Las ganas siempre están. Norberto incluso ya tiene un hijo de su anterior matrimonio y, bueno, seguramente nos haremos ese tiempo dentro de muy poco”.

"Las ganas siempre están (de ser madre). Norberto incluso ya tiene un hijo de su anterior matrimonio y, bueno, seguramente nos haremos ese tiempo dentro de muy poco".