@Rfilighera

Alma y corazón de barrio. El porteño Flores lo vio crecer e incentivar su vocación por la actuación y sus universos mágicos. En definitiva, los genes influyeron, ya que tanto su madre como su padre agitaron la llama y el interés por la actividad teatral. Estudió, a los 10 años, con Alejandra Boero y su debut, siendo apenas un niño, un año después, no pudo ser más que auspicioso al pisar escenario con ese enorme clásico de la dramaturgia universal que es "Herederás el viento", de los autores Jerome Lawrence y Robert Edwin Lee. Una trayectoria de esfuerzo, amor y compromiso por la profesión.

En una nueva etapa de tiempos de pandemia, Luciano Cáceres aborda por un lado la nueva tira de Polka "La 1-5/18", y también, a partir del 16 de septiembre, el reestreno de "Desnudos", un éxito ya consagrado (pre-coronavirus) en la temporada teatral de Mar del Plata. Sobre esta temática y los tiempos que nos tocan vivir, el popular actor y director de 44 años charló -agenda abierta mediante- con DiarioShow.com.

-¿Qué te genera realizar ficción televisiva tras un largo parate sanitario?

-Es un placer y un privilegio volver a trabajar, en este caso, en Polka, con todo lo que significa retornar a la ficción y con el enorme esfuerzo que demanda. Y, por otra parte, trabajando a consciencia con todos los protocolos. A diario somos testeados y se mantienen los cuidados pertinentes. Además, existe un espíritu muy lindo de este reencuentro con el trabajo, con el oficio y los compañeros.

-¿Cómo definirías la historia que plantea “La 1-5/18”?

-El escenario principal es un barrio carenciado, una villa, y yo en un principio me encuentro en la periferia, aunque luego, me voy relacionando, de a poco, con los protagonistas de ese lugar. Soy Sebastián, el médico que, precisamente hizo sus prácticas en la sala de primeros auxilios de esa villa llamada 1-5/18.

-Contanos la experiencia de rodar en ámbitos similares a los que dan lugar a la ficción.

-Los escenarios reales ayudan mucho. No obstante, la apuesta de Polka es grande y no menos la recreación de locaciones que se hicieron en los Estudios Baires. También, ir a los lugares reales siempre genera un fuerte desafío.

La tira de Polka es una importante apuesta de El Trece.

-¿Qué tiene tu personaje de parecido o distinto a los que hiciste anteriormente en la tele?

-Es distinto en cuanto a los que vengo realizando últimamente en la televisión. Tenía una continuidad fuerte en la composición de villanos, sin embargo ahora se rompe esta tradición y hago uno de características bondadosas. Esta vez me toca un laburante, un profesional de la medicina, un cirujano que se encuentra feliz con su actividad y que anhela fervientemente hacer el bien.

-¿Cuáles son, a tu entender, las circunstancias más azarosas que, intramuros, exponen la realidad de las villas miserias?

-Las realidades que se viven en los barrios carenciados son distintas. Hay falencias y errores históricos de la política, en general. Hay de todo. Nosotros con la novela no nos planteamos mostrar testimonialmente la realidad, ni tampoco hacer la crítica. Estamos insertados en el género de la telenovela que elige, en esta oportunidad, ese lugar como escenario. Se van a contar historias que tienen que ver con ese mundo, es cierto, aunque, desde un lugar más romántico. La realidad, entonces, en función de lo que me preguntaste, puntualmente, es malísima e injusta en casi todos los casos.

"Nosotros con la novela no nos planteamos mostrar testimonialmente la realidad, ni tampoco hacer la crítica"

-¿Qué pensás de ese contraste tan tremendo, en tan pocas cuadras de diferencia, entre Puerto Madero y la Villa 31 de Retiro?

-Es un contraste tremendo sí pero, también, es histórico, antagónico. Siempre hubo asentamientos humildes alrededor de los pueblos grandes, por otra parte, es una necesidad insoslayable de muchos para sobrevivir y estar cerca de los lugares de trabajo.

-¿Cuál es el rol que cumplen en la actualidad los curas villeros?

-Esteban Lamothe, que tiene ese papel en esta ficción, te la contestaría con más propiedad. No obstante, yo creo que, en nuestra historia política y social, los curas han tenido y tienen una contención tremenda para los habitantes de las villas. Creo que, desde el trabajo solidario, del acompañamiento y de la fe han posibilitado cambiar estructuras. Se encargan de la atención de comederos con una gran vocación y un sacrificio tremendo y entregan su vida, en definitiva, para cuidar al prójimo.

A las tablas

-Volvés al teatro y lo haces con un éxito probado en Mar del Plata, "Desnudos".

-Teníamos muchas ganas de retomar la actividad. Se había frustrado, antes, por una nueva instancia de la cuarentena y, ahora, felizmente, vamos a retomarla a partir del 16. Regresar a un escenario, el abc del oficio, es hermoso. Por otra parte el vivo, el intercambio con el público, te regala esa experiencia que no se iguala con ninguna.

-¿Hubo que readaptar algunas escenas por una cuestión estricta de protocolo?

-En principio, no hubo que modificar nada. Ya desde la época de los ensayos nos manejamos con los testeos. Hasta ahora no hubo modificación del texto ni de la puesta en escena.

Con el mismo elenco, "Desnudos" vuelve al teatro el 16 de septiembte. (Foto: Crónica - Nahuel Ventura)

-La corriente del teatro independiente fue y es uno de los ámbitos más golpeados. ¿Tendría que tener un apoyo económico puntual de parte del Estado?

-Yo creo que están englobados en esta circunstancia todos los trabajadores de la cultura: los actores, los músicos, los cantantes, las corrientes no comerciales del espectáculo en si han padecido muchísimo durante esta pandemia. Toda esa movida teatral en refaccionar salas y acondicionarlas a los tiempos que corren, demandó un enorme esfuerzo financiero. Además, quedó demostrado que el teatro es una de las actividades más seguras y donde el espectador, por otra parte, cumple a rajatabla con todas las reglas de protección. Respecto de las políticas culturales, siempre, deben estar, antes, durante y después de la pandemia.

-¿Ves posible para los tiempos venideros, un país sin tantas antinomias?

-Honestamente, lo veo muy complejo. ¿Por qué? Porque este cuadro de situación le conviene a la clase política. Estar divididos establece claramente de qué lado se paran. Y, paradójicamente, la clase política es más amiga entre sí de lo que nosotros nos imaginamos. Y esto viene desde la mismísima colonia española. Las diferencias son históricas y me encuentro profundamente escéptico ante este panorama.

R.F

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos