@AlessAgus

Varios son los cabos sueltos que dejó la exitosa bioserie de Luis Miguel de la que todo el mundo habla hace meses. Lo cierto es que el cantante mexicano, coproductor con Netflix, sólo permitió que se conozcan pequeños aspectos de su vida, siempre rodeada de un halo de misterio. Y entre los muchos personajes influyentes en la vida de “El Sol de México”, la figura de sus dos mánagers argentinos se hizo fuerte: especialmente Hugo López, retratado aquí como la imagen paternal más fuerte que tuvo Luismi, y que falleció apenas un año después que el malvado Luisito Rey (1993) y Alex McCluskey, con menos relevancia en los 13 episodios que arrojó esta producción hasta ahora.

Alex fue fundamental en la carrera del intérprete, ya que junto a Hugo lo cuidaron y apuntalaron en tiempos difíciles. Matías McCluskey es hijo del fallecido representante, también trabajó con el astro mexicano; y visitó la redacción de DiarioShow.com. “La serie está buena pero sólo muestra un fragmento chiquito de su vida, le pasaron cosas muy fuertes a Luis Miguel”, aseguró Matías, que conoció de cerca a “Micky” en su época dorada de 1985 a 1995.

Matías McCluskey (Nahuel Ventura - Diario Crónica)

Acerca del declive del cantante a partir de 1991, Mccluskey evoca: “En ese año lanzó el primer ´Romance´ y cambió rotundamente. Le empezó a costar mucho salir a la calle y realizar actividades que disfrutaba, como jugar al fútbol. Cuando veníamos para Argentina, él se camuflaba con anteojos y gorra y mirábamos los partidos de Boca en La Bombonera, y era pura sonrisa. Todo eso quedó atrás cuando empezó a llenar Luna Park, Ópera, Vélez y otros grandes estadios en el mundo. Luis Miguel, antes del éxito de los boleros, era dócil, incluso alquilaba salones de hoteles y recibía a los presidentes de clubes de fans, firmaba autógrafos, escuchaba historias y ayudaba a los demás. El Micky post baladas era uno que se irritaba con más frecuencia por el alarido de la gente, que no le permitía escucharse cuando cantaba y me acuerdo que decía: ‘A este paso me voy a triunfar en Europa y no vuelvo más’.. y en ese momento a papá se le ocurrió la idea que salvó su carrera”.

Sobre el último aspecto, el productor aclaró que en la serie Luis Miguel se atribuyó como propia la idea de reconvertir su carrera grabando clásicas baladas románticas, como las del célebre Armando Manzanero, cuando el cerebro pionero de esa fructífera etapa fue su manager. “Fue mi papá Alex al que le nació esa idea, aunque entiendo que en la serie él quiera mostrarse como ‘Rambo’. La historia fue la siguiente. Micky tenía un recital en San Luis y el estadio tenía problemas técnicos. Hasta que logramos solucionarlo, se demoró el show y se puso muy nervioso, porque siempre fue súper puntual y perfeccionista y no había podido hacer sus ejercicios vocales. Papá me ordenó llamar a tres mariachis con los que Luis Miguel había pegado buena onda en el cumpleaños de uno de sus músicos esa misma tarde, para que vocalicen con él. Cuando llegaron Micky no quería saber nada, ‘no saben mis temas, que se vayan’ decía. Terminaron cantando 12 canciones en camarines, entre ellos ‘Somos novios’“.

Matías McCluskey (Nahuel Ventura - Diario Crónica)

Y completó la anécdota: “Cuando arrancó el show nadie lo escuchaba cantar, solo gritaban y eso lo irritó. Cuando se fue a cambiar la camisa estaba harto, como un león enjaulado y dijo ‘Basta, no doy más’. Ahí papá le dijo que las chicas que lo fueron a escuchar no conocían las baladas románticas que había cantado antes de dar inicio al recital y que esa era su carta de triunfo para lograr que el estadio quede en silencio. Él no quería, decía que era música ´mersa y de viejos´, pero terminó accediendo con un últimatum a papá: ‘Si me va mal, no te quiero ver nunca más’ le dijo. Se fue al escenario y lanzó ‘adelante muchachos’ y cantó con ellos ‘Sabor a mí’. El estadio se apagó completamente y lo escuchaban con pasión. Ahí miró a Alex porque supo que papá había tenido una idea brillante. Luego lo propusimos en Warner y nos trataron de locos. Sin embargo, esa ‘locura’ le salvó la carrera. Recordarlo me da piel de gallina, por eso me duele ver a mi papá en esta serie como un ‘pichi’ porque lo llamaba “padre”, tenían un vínculo muy fuerte, incluso él le dejó una carta antes de morir muy sentida y le dedicó un capítulo de un libro que escribió, en el cual documentó su vida entera”.

La ruptura

Luis Miguel caminó de la mano de Alex hasta 1995, año en el que se cruzaron en la justicia y rompieron todo tipo de relación. Sobre esto detalló: “En el 1992 muere Luisito Rey y en 1993 fallece Hugo López, que era su contador y a quien admiraba, lo lloró muchísimo cuando se fue. Ya ese mismo año se puso al frente de su carrera entera mi padre. Venía todo bien hasta que se empezó a rodear de gente tóxica que por celos y envidia, lo convencieron de que habíamos hecho reventas por valores altísimos y falsificado contratos para vender el merchandising. Había mucha plata de sus discos y ventas en juego y todos querían sacar una tajada, así que lo dieron vuelta y nos empezó a tratar de ladrones cuando jamás le faltó un peso y lo cuidamos en todo. A mi papá le podías decir todo menos ´chorro´ y no soportó que se manche su honorabilidad, asi que se abrió, le pidió los honorarios que eran más de 2 millones de dólares de comisiones por los últimos tres años y él no se los reconoció, ni tampoco le hizo un ofrecimiento. Así fue como llegamos a juicio y el caso se cerró en 1998 cuando se comprobó que era mentira lo que se decía de nuestro desempeño en su carrera y nos tuvo que pagar mucha plata, así terminó nuestra relación. Sé que si mi viejo estuviera vivo seguiría a su lado y lo hubiera elegido mil veces más porque lo quiso como un hijo, se dedicó más a él que a nosotros que somos seis hermanos, y problamente no lo reconozca por orgullo, pero él no hubiera llegado a donde está sin él y Hugo López”.

César Santa Ana interpretó a Alex McCluskey en " Luis Miguel: la serie"

Al ser consultado sobre cómo les pegó esta situación, Matías revela: “Nunca nos quedamos con rencor y toda mi familia le tiene y tendrá siempre un agradecimiento eterno, porque nos dio mucho. Con mi viejo lo lloramos bastante y Micky no fue nunca más lo que solía ser después de esa grieta y lo dicen las ventas, es como cuando los campeones de Fórmula 1 cambian de escudería y no triunfan más, aca pasó lo mismo, solo que la serie ahora revivió su imagen y su música, fue una buena estrategia de marketing que la felicito e incluso habrá una segunda temporada, es confirmado”. 

Micky y su familia

Uno de los aspectos más duros de su vida fue la dura relación del astro con su padre, Luisito Rey que lo sobreexigía de chico para convertirlo en un exitoso cantante. Entre otros aspectos, le daba efedrina, no lo dejaba dormir, lo explotaba, lo estafaba y le mentía. Parte de estos episodios trascendieron en la serie y el productor de Luis Miguel, sentenció: “Lo conocí a Luisito y si Micky dejó que se lo viera de esa manera, está bien. De lo único que nosotros estábamos siempre notificados era del mal manejo que tuvo con las finanzas de su hijo, porque durante años no pagó un solo impuesto y le desvió plata por todos lados. Mi viejo y López tuvieron que hacer un cronograma con sus temas y programar shows con Hacienda de México y llevó dos años pagar los 2 millones de dólares que le había dejado de deudas. Por eso, Micky se asoció con ellos a la empresa “Publishow internacional” y desde ahí no los dejó más y rompió relaciones con Luis Rey”.

Matías McCluskey (Nahuel Ventura - Diario Crónica)

Sin embargo, más allá de la tortuosa relación con el español, el quiste mayor del cantante fue la desaparición de su madre “Marcela” a quien buscó durante años pagando sumas millonarias a la Interpol e incluso, infidentes que nunca faltan, aseguraron que consultó videntes para colaborar con la causa. Según la serie, a la italiana se la vio por ultima vez en “Las matas” donde Luis Rey acordaría con ella la patria potestad de Luis Miguel para firmar los contratos, cuando “El sol de México” todavía era menor de edad. Según investigaciones, podría estar declarada insana en un manicomio o muerta.

Sobre el caso que tiene desvelado al país, McCluskey afirmó: “Es muy delicado. Lo que contó a través de la serie es con lo que prefiero que la gente se quede y voy a respetar esa parte. Lo que habló conmigo y con mi padre en su momento pido total disculpas en no poder manifestarlo. Lo que sí puedo decir es que la amaba muchísimo y su ausencia lo marcó demasiado”.

Marcela Basteri y "Micky" 

En lo que respecta a sus hermanos, aseguró: “Tenía una gran relación. Alex es un divino y Luis Miguel le dio trabajo y a Sergio lo mando al mejor colegio y universidad, hizo de padre sin saber de qué se trataba. Le puso una persona a su cargo, a modo de ‘institutriz’ para que lo llevara lo más decente, prolijo y derecho posible en su crecimiento. Hizo lo que pudo y con mucho amor. No sé hoy cual fue el resultado de todo eso porque les perdí el rastro, pero seguramente estén bien porque son buenos chicos”, aseguró y agregó: “Hoy lo veo como un tipo experimentado y maduro. Encontró a la madre de quienes son sus hijos (Aracely Arámbula), reconoció a la nena que tuvo de joven (Michelle Salas) y continuó lo mejor que pudo, pero la vida no le resultó nada fácil e incluso así no bajó los brazos, por eso me cuesta creer en los rumores de que no se lo puede mirar a la cara, siempre fue un buen hombre”. 

Recuerdos de juventud 

Matías McCluskey, que lo acompañó en una etapa clave de su vida, contó de qué forma se divertía con Micky cuando hacían giras internacionales. “Le gustaba encontrarle la vuelta a escabullirse de los demás, se reía mucho con eso. De hecho teníamos a un amigo de seguridad cuya función era averiguar las múltiples salidas que tenía el hotel más allá de la principal. Salíamos en una chata o “rastrojero”, autos realmente destartalados y nos ibamos de incógnito y caíamos en boliches que no eran conocidos solo para divertirnos. Recuerdo una gran época antes del primer disco ´Romance´, cuando veníamos para Argentina; íbamos a comer a Fechoría. Quería disfrutar como una persona más”.

-¿Qué podás contar de su personalidad?

-Fue toda la vida el número uno. Siempre muy detallista sobre todo a la hora de chequear el sonido, y las luces que estén bien puestas. Es el mejor director técnico de su propio espectáculo. Como persona puedo decir que fue fantástico, muy amiguero, generoso, divertido y pícaro. Era bastante deportista le gustaba todo lo que tenía que ver con el agua, esquiar, jet ski; ni hablar tomar sol – risas- y nadar. A veces jugaba al fútbol pero en eso era realmente malo aunque se divertía igual y con el tenis también.

Matías McCluskey (Nahuel Ventura - Diario Crónica)

-¿Resignó mucho por la fama?

-Sí. Se perdía boliches, empezó a posponer reuniones con sus 4 íntimos amigos, por falta de tiempo para otras cosas y veía más a los de seguridad que lo cuidaban.

-¿Y en el amor, cómo se manejaba?

-Las mujeres que marcaron su vida fueron la fotógrafa MarianaIsabella Camil, que son las que él mostró en la serie. Luego supongo que la madre de sus hijos fue muy importante porque por algo la elegió para tenerlos. Era un “Romeo” y si bien a sus 18 años se divertía, iba a fiestas y tomaba tequila o champagne, no le pondría el mote de ‘mujeriego’ porque doy fe que si le gustaba una mujer usaba sus mejores herramientas para conquistarla.

Luis Miguel y Mariana Yazbek, su primera novia