@Rfilighera

Es protagonista involuntaria de una serie de rumores que la señalan como la tercera en discordia entre Susana Giménez y Antonio Gasalla, situación que se “resolvió” este domingo por la noche con la despedida del capocómico del ciclo de la diva. En diálogo con DiarioShow.com, Fátima Florez cuenta cómo vive la situación.

-Cuando Antonio Gasalla levantó la escoba en aquel ultrapolémico gesto del sketch del primer programa para que te fueras (el de la empleada pública), ¿no lo entendiste?

-No lo comprendí ni tampoco nadie me lo advirtió. Además, a mí me gusta improvisar y detrás de cámara, por otra parte, me incentivaban a que alargara mi composición de Cristina. Todo lo que se dijo después fue para mí incomprensible.

Fátima dio su visión sobre la salida de Gasalla del siclo de Susana

-¿Creés que Antonio se sintió incómodo por el protagonismo que iba generando tu personaje?

-Habría que preguntarle a Gasalla qué es lo que pasó y le molestó. De mi parte, fue todo divertido y, de hecho, Susana me felicitó varias veces. Entiendo, por lo tanto, que todo había salido fantástico. Después se generó el fuego cruzado del conflicto.

-¿Qué pasó en el siguiente programa, en donde hiciste a Mariana Nannis?

-Le dije que no hacía caso de todo lo que se estaba comentando y que me encontraba feliz de trabajar con él. Entonces me comentó que estaba todo bien pero que yo me había sobrepasado en el desarrollo del guión y que esto no era un monólogo sino un cuadro en el que intervenían cuatro personas. Le contesté, entonces, que lo entendía y que comprendía la inquietud que me estaba trasladando. Todo hasta ahí había quedado bien.

-Sin embargo, perdiste continuidad en el ciclo...

-Fui recorriendo el cuadro de la empleada y el living, en otras situaciones. Yo soy dúctil y me adapto.

-La realidad es que Gasalla se sintió perjudicado...

-No lo puedo creer esto, no entra en mi razonamiento. Si se sintió molesto, perfecto, yo lo que quiero es conservar mi trabajo y que me deriven a otro lugar. Aclaremos algo que es muy importante. Antes del debut tuve conversaciones telefónicas con él donde le pedí que me brindara una orientación de cómo íbamos a desarrollar el cuadro. En un primer momento, me envió un breve texto y luego me dijo: “Mirá, vos andá para adelante. Vos componés a Cristina que es muy avasallante. Entrá y rompe todo”, me subrayó.

-Estamos entonces ante una enorme contradicción.

-Qué querés que te diga. De esta manera, no sé qué hacer. Yo soy una persona súper conciliadora; me gusta trabajar en permanente equilibrio y armonía.

Los humoristas se sacaron chispas en todos los programas

-Está todo bien, pero aquí la relación del equilibrio natural se rompió.

-Imagínate que me vino a ver al teatro en el verano y se deshizo en elogios. Me desconcierta esto.

-¿Cómo te afectó a nivel emocional?

-Mal. Una sumatoria de tristeza, angustia y bronca.

-¿Y por qué creés que la producción del programa no te vuelve a llamar?

-Esa respuesta, realmente, no la tengo (risas). Hasta ahora todos los personajes que me pidieron salieron muy bien.

-¿Qué pensás de esta partida anticipada de Gasalla?

-Creo que va a volver. Hace el viaje y vuelve en un par de semanas.

-Va a volver cuando vos, precisamente, no estés más.

-¿Te parece que pueda ser así? Y bueno, “volará” entonces una cabeza. Y será, finalmente, la mía.

-¿Y qué opinión te merece la incorporación de Lizy Tagliani?

-Me parece fantástico. Insisto, yo me adapto a todo.