@perez_daro

Hernán Coronel trabaja a su tiempo. No se apresura para nada, y a medida que habla uno entiende que todo es porque necesita disfrutar. Vive, parece, desincronizado del mundo. “Hoy todos buscan un rédito por lo que hacen, en vez de pensar en pasar más tiempo con su familia”, dirá en charla con DiarioShow.com cuando le toque explicar por qué no edita más música.

Él no lo admitirá, porque el simbolismo perdería sentido, pero es de alguna manera un referente de la humildad. “Que viva la gente humilde” es su lema, y la gente, desde los cumbieros más acérrimos, hasta rockeros que nunca pisarían una bailanta, lo adora. Hace algunas semanas Coronel publicó “Gordo rata”, su nueva canción, grabada junto a Dante Spinetta. De alguna manera, ese integrante de la realeza del rock (hijo de Luis Alberto e integrante de Illya Kuryaki), le otorga una nueva bendición en su trayectoria.

No es que necesite permiso, pero, ya que él mismo afirma “yo hago música para conocer buena gente y estar en lindos lugares”, estas reuniones terminan de reivindicar su aporte a la música. Sin embargo él minimiza el fenómeno: “No sé si a la gente le interesa las cosas que digo. Trato de no estar pendiente de si tengo mucha influencia. Hablo con naturalidad y la gente se alegra, me dice que estuve bien, más o menos. Todos somos diferentes y es imposible terminar de agradarle a todos. Lo importante es tratar de que nadie sufra y que todos estemos tranquilos. Por ejemplo, yo no leo comentarios de internet. A veces veo alguna publicación, pero no me pongo a leer. Es lindo recibir cosas lindas, pero no me cambia nada lo malo, ni ocupa un lugar primordial”.

Hernán tiene una posición tomada respecto de la fama y el dinero, pero no se queda en palabras. Tan agradecido está con la gente que celebra su arte, que siempre dijo “no” cuando le ofrecieron cambiar de estilo por algo más “actual”, y sus shows pueden durar el doble que el promedio de cualquier grupo de cumbia en las bailantas, según él, porque “no hay que forzar un show”.

Coronel confiesa que “varias veces me ofrecieron hacer cosas que no me gustaban. Ahora el estilo de Mala Fama está más establecido que el de los Rolling. Pero hace mucho, cuando se había puesto de moda la cumbia base, mi representante de ese tiempo me dijo ‘¿por qué no hacés cumbia base que está de moda?... y le dije ‘andá a tu casaaaa’. Y cuando se puso de moda el reggaetón me dijo ‘¿por qué no te hacés un reggaetón?’. Ahí sí, fue la última vez que lo vi. Viste que los representantes piensan más en la plata que otra cosa. No uso la música para buscar un interés, las canciones nacen cuando la buscás y la música está dispuesta. La música es sagrada y no hay que manipularla para tu interés comercial. Es muy importante para la gente. Tiene más influencia que cualquier religión. Y es muy útil tener una canción que te haga bailar, reír, emocionar, que te haga extrañar. Agitar el avispero”.

En los últimos años, la cumbia se fusionó con el reggaetón, dando vida a subgéneros más urbanos. Más allá de que no le molestan las mezclas musicales, Coronel asegura que “el reggaetón me parece muy violento por el ritmo que tiene. Es muy poco armónico, y mucho bombo. Muy acelerado. Hay muchas canciones del estilo que están hechas por buenos artistas, pero se degeneró mucho. Salió muy de golpe y pun pan, es muy sexual, habla todo el día de esas cosas. Es el estilo que menos me gusta, a pesar de que me gusta música de todo tipo. El reggaetón es el único estilo que a veces me da un poco de repulsión, che”.

La crisis y la música

Desde hace un tiempo, los artistas hablan públicamente de los problemas que acarrea para la cultura la situación económica actual. En este punto Hernán no separa al mundo artístico del resto y opina: “Todo está más difícil para la gente. Caímos en una trampera. Una trampa de cocodrilo. Nos están sanguijueleando (sic) los que nos tendrían que ayudar. Nos están destrozando. Increíble la gente que está necesitando lo básico, está todo muy fiero. Lo noto en mis amigos, nunca me habían pedido plata y ahora me dicen si tengo algo, o si no les puedo conseguir un trabajo. Es la primera vez que muchos están tan pobres y no tienen para buscar el mango. Se nota mucho la necesidad”.

En tiempos en que se opina fuerte en todos lados, él aclara que “hay cosas que quizás quiero decir, pero no tengo por qué hacerlo en una red social. Hace un tiempo subí esa foto de Néstor Kirchner y Cristina porque estaba buscando algo lindo para subir y apareció esa. Yo no busco reacciones ni adhesiones ni polémicas, pero no puedo ser mal agradecido y no contar. Yo antes de que aparezca como presidente, a Kirchner lo veía y decía ‘mirá este cara de ñandú lo que dice’. Y después lo vi otra vez, y otra vez, y empecé a sentir que era cierto lo que decía. Y me empezó a agradar, como le debe haber pasado a los millones de argentinos que lo consideran como alguien que los ayudó. Y nosotros estábamos muy mal en el 2000 y monedas, cuando Néstor agarró el país". 

Coronel junto a Karina. 

"Yo fui testigo de cómo la vida de la gente humilde mejoró. Por todos lados la gente estuvo muy bien en ese periodo. Jamás tuve nada que ver con la política y no me siento capacitado para analizar algo muy profundamente, pero no voy a ser mal agradecido. Y a la gente humilde le hizo mucho bien ese periodo con Néstor y Cristina, porque si cualquier multinacional o poder económico atentaba contra la gente humilde ellos enseguida paraban cualquier abuso, ¿vos te imaginás que una empresa de un día para otro te aumente el doble el gas, la luz? No es aceptable que a costa de eso sufra tanta gente. Todo el tiempo crisis, inflación. El peso no vale nada. Nos quieren re-contra en el suelo. Yo hago shows a beneficio cada vez que puedo”.

Las cosas claras

Como artista de cumbia, sigue siendo prolífico, con nuevos temas como “La motito de Carlitos”, el mencionado “Gordo rata”, y “Yo uso visera”, canciones editadas entre 2017 y 2018, además de haber sido nominado por mejor álbum de música tropical en los últimos Premios Gardel. Es casi una excepción dentro de su generación, que alimenta sus shows con éxitos de más de diez años.

Mala Fama

Sobre esa vigencia y contemporaneidad, Coronel expresa que “hago menos cosas de las que podría hacer. Tendría que grabar mucho más, pero la música es tan sagrada que haciendo las canciones justas, te va a ir bien. Es simple para mí, hay que tratar de no hacer covers y subir al escenario en óptimas condiciones. Después la sagrada musiquera va haciendo sola la obra. Tengo muchas canciones que no grabé. En algún momento las grabaré. Desde hace rato tengo la idea de hacer un último disco y después ponerme a producir y dejar de estar al frente un tiempo”.

La idea de Mala Fama fuera del ambiente es sorpresiva, pero su cantante piensa que “hace más de 20 años que estoy, por ahí quiero descansar un poco nomás. La música se va abriendo camino. Hicimos muchas canciones lindas, ¿viste? Pero no quiero más de lo que tengo. Mis canciones son como mis hijas y si las hago, las quiero hacer bien. El supuesto éxito, la supuesta fama y la supuesta plata también traen otras cosas. Si sos conocido tenés menos tiempo para vos, si tenés más plata tenés más quilombo y ves menos a tu familia. No quiero ni siquiera ser más popular de lo que soy, sólo quiero llevar mi show. Después la plata la comparto con mi gente, con la gente que lo necesita, no sirve de nada ser muy famoso ni tener más plata”.

Amar lo que uno hace

Coronel prepara junto a su grupo una gran despedida de año, el 22 de diciembre en el teatro Ópera. Por ello, prepara un recital especial que recorrerá toda su trayectoria. Con un pensamiento anticomercial, el músico también explica que no solo en este concierto, sino en todos los que da.

"No me gusta hacer shows cortos, porque no hay que comprimir un concierto. Yo no hago una rutina, todos los shows son distintos y desde la antigüedad me peleaba con mis representantes porque me querían obligar a hacer los shows rápido y salís sin saludar a la gente y sin sacarme una foto. No podemos hacer una rutina de 15 minutos, pingui pingui y salir corriendo. Algunos entran, dicen ‘las palmas arriba’, pingui pingui y se van al toque. El show musical no puede ser una rutina para cumplir. Yo soy de cantar y de estar con la gente. Tampoco puedo evitar los abrazos y los agradecimientos de la gente. No veo la forma de darle la espalda a alguien cuando te pide una foto. O te dicen algo lindo. Porque es la sagrada musiquera. Si es tan fácil darle un abrazo a alguien y alegrarlo. También me hace feliz hacer feliz a la gente, o quitarle el sufrimiento o la pena, hacerlo bailar. Se debería valorar más eso, no es algo fácil de lograr ¡y es tan lindo che!”.

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos