@Tomasdv55

A18 años de haberse mudado a Buenos Aires, Donato De Santis no perdió ni una sola pizca de su Italia natal. Cucina Paradiso, su restaurante en los barrios de Belgrano y Palermo, es un oasis mediterráneo en medio de la tumultuosa ciudad. Allí, en su “dispensa italiana e ristorantino”, De Santis se siente como en su propia casa.

Con miles de apariciones y trabajos televisivos, siendo “Masterchef” en 2014 y 2015, y “Dueños de la cocina” en 2016, los últimos y más populares en audiencia, el chef reconocido mundialmente por su estilo preciso y sabroso, hoy goza del respeto de sus pares, la admiración de sus colegas en el medio y el agradecimiento de sus comensales, cada vez que lo visitan en su rincón “paradisíaco”. “Capannone Paradiso” su par en Parque Chas, es un espacio distinto al de los restaurantes, ya que allí se desarrollan workshops, caterings y eventos privados y empresariales. Además de nunca dejar de cocinar y liderar su bar, Donato no dejó de conducir, desde sus comienzos en Elgourmet con “Cocineros en juego”, ni de escribir: cuenta con cuatro libros publicados, hasta ahora. Con su mujer, Micaela Paglayán, comparten pasiones: juntos administran el negocio de restaurante y se dedican a la crianza de sus dos hijas, Francesca (16) y Rafaella (14).

Donato en Master Chef 2015

Santa Mónica, Chicago, Miami, Palm Beach y en Casa Casuarina, la mansión en donde vivía el diseñador Gianni Versace, de quien fue chef y amigo personal forman parte de su recorrido profesional. Con todo ello en su haber, Donato habló con DiarioShow y contó sus platos favoritos, la comida que lo marcó en su infancia y los deberes de un chef que se digne de tal.

-¿En qué aprovechás tu tiempo libre?

-Trato de viajar con mi familia, me dedico a la práctica del budismo, escribo y leo mucho.

-¿Qué música escuchás en tu casa?

-Rock italiano, rhythm and blues, rockabilly y música country.

-¿Tenés mascotas?

-Si, nuestra perrita Gina. Es un Yorkshire y tiene 3 años.

-¿Qué cosas te ponen de mal humor?

 -La incoherencia, la imprecisión y las famosas reuniones de laburo, con cafecito, para reenviar todo a mañana y no concretar nada.

-¿Y de buen humor?

-La gente que me entiende. Es lo que mejor me hace.

-¿Cuál es tu barrio preferido?

En Buenos Aires, mi favorito es Belgrano.

-¿Te cuidás con la comida?

-Para nada. Absolutamente no.

-¿Y ejercicio? ¿Hacés? ¿Cuidás tu cuerpo?

-Hago ejercicios... sólo mentales (ríe).

-¿Cuál es el plato que más te divierte hacer?

-La pastelería es lo que más amo para cocinar.

-¿Y el que más te aburre?

-El arroz, pero es el que más me costó lograr. Que no es risotto, eh, ¡ojo!

-Para comer, ¿dulce o salado?

-Para comer, salado; para picar, dulce.

 

-¿Qué comida marcó en tu infancia?

-Todas las legumbres y hortalizas que me preparaba mi madre con lo que cultivaba en nuestro campo en La Puglia, el pueblo al sur de Italia donde me crié con mi familia.

-¿Qué tiene que tener un buen chef?

-Locura, paciencia, pasión, sentido de aventura, carácter, huevos, capacidad resolutiva y liderazgo.